Clicks496
jamacor
12

¿El Catolicismo hace pobres a los países? Economista refuta este mito común

¿El Catolicismo hace pobres a los países? Economista refuta este mito común

Dante Urbina, el 25.11.21 a las 1:53 PM

¿Te han dicho que si Latinoamérica es pobre es por culpa del Catolicismo? ¿Te han querido vender la idea de que el protestantismo hace ricas a las naciones y el Catolicismo las hace pobres? ¿No has sabido qué responder ante tales afirmaciones o te las has creído incluso? Pues bien, en esta conferencia refuto con detalle y documentación académica el mito de que el Catolicismo hace pobres a los países.

youtube.com/watch?v=2v8ThnFNCKU

A continuación, las citas utilizadas (más algunas ideas de referencia):

1. No todo es economía…

Juzgar religión en función de crecimiento económico es una idolatría al crecimiento

“¿De qué le vale al hombre ganar el mundo, si pierde su alma?”. (Marcos 8:36)

Ideología de género ha afectado más a países protestantes (Suiza y Alemania) y menos a los católicos (Polonia y Croacia)

“Basado en el rápido crecimiento de Singapur luego de la Segunda Guerra Mundial, Lee (Kuan Yew) frecuentemente alabó los ‘valores confucianos’ como el ingrediente clave en la rápida modernización capitalista de su país, sugiriendo que los singapurenses no estarían donde están si no fuera por estos valores. (…) Luego del liderazgo de Lee, numerosos académicos prominentes de los Estados Unidos tales como Tu Weiming (1994, 1996, 2000) y Daniel A. Bell (2007, 2009, 2010, 2014), así como varios académicos chinos tales como Tang Yijie y Yan Xin (2008), Jiang Qing et al. (2012) y Fei Xiaotong (2002), han resaltado crecientemente el confucianismo y su importancia en el desarrollo socioeconómico”. (Sophie Pezzutto, “Confucianism and capitalist development: From Max Weber and orientalism to Lee Kuan Yew and New Confucianism”, Asian Studies Review, vol. 43, n° 2, 2019, pp. 224-225)

“Desde su apertura al capitalismo hace más de tres décadas, China ha vivido la mayor transformación de su historia al crecer a un ritmo del 10% y sacar a 500 millones de personas de la pobreza”. (Pablo Díez, “El ‘milagro económico’ chino”, ABC, 27 de diciembre de 2014)

“Ya es oficial: China ha adelantado a Estados Unidos y se convierte en 2014 en la primera potencia económica del mundo según los últimos datos publicados por el FMI. (…) El PIB a paridad de poder adquisitivo de China ha alcanzado los 17,632 billones de dólares, mientras que el de Estados Unidos se ha quedado en 17,416 billones de dólares”. (“China supera a EE.UU. y ya es primera economía mundial; España se desinfla”, 8 de octubre de 2014)

2. Cuestión de perspectiva histórica

Siglo XVI: España (católica)

Siglo XIX: Inglaterra (protestante)

Siglo XX: Estados Unidos (protestante, pero con importante presencia de católicos)

Siglo XXI: China (atea)

“Las estadísticas de PIB per cápita del 1500 al 2000, compiladas por el finado economista británico Angus Maddisons, muestran un patrón de crecimiento mucho más complejo en los países católicos y protestantes que lo que previamente se creía. Por ejemplo, desde los 1500 a fines del 1600 (…) el PIB per cápita en los principales países católicos (Francia, Bélgica, España, Italia, Austria, Irlanda y Portugal) fue persistentemente mayor que en las principales naciones protestantes (Suiza, Noruega, Dinamarca, Suecia, Países Bajos, Finlandia, Gran Bretaña y Alemania). (…) Los países protestantes solo se movieron ligeramente a la cabeza a inicios del siglo XVIII, incluso a pesar de que Alemania y Suiza quedaban bien por detrás del país católico promedio hasta la década de 1820. Los dos grupos solo comenzaron a divergir realmente de modo significativo entre 1870 a 1900. (…) No obstante, desde 1940 en adelante la brecha se acortó. Entre 1960 y 1980 el PIB per cápita en las naciones protestantes fue solo 10% más grande y para el 2000 la diferencia fue solo del 6%”. (Luis Francisco Martínez, “Religion and economic success in Europe”, The Globalist, June 2, 2012)

“España se caracteriza por su Catolicismo. Estoy de acuerdo. Aquí encontramos, sin embargo, la primera simplificación (…): tomar el Catolicismo de España como una constante, cuando es una variable. Un ejemplo: todos estaríamos de acuerdo en que España era más católica en tiempos de Felipe II que ahora. Pues bien, si España ‘en estos momentos no vive sus mejores momentos’ y teniendo en cuenta que hemos tenido el Presidente más anticatólico desde la Segunda República, no parece que podamos echarle la culpa al Catolicismo de los males de España en general”. (Bruno Moreno, “César Vidal y el prejuicio anticatólico (I)”, InfoCatólica, 1 de noviembre de 2011)

3. Países católicos económicamente exitosos

“¿Por qué no habla, por ejemplo, de Baviera y la Alemania católica, de Austria, de la mitad católica de Holanda, de Bélgica, de Francia, etc.? Porque desmienten su tesis. Toma sólo el ejemplo de países católicos más pobres o que, actualmente, están en mala situación económica para que parezca que el Catolicismo equivale a pereza y desidia. Una vergüenza de argumentación”. (Bruno Moreno, “César Vidal y el prejuicio anticatólico (I)”, InfoCatólica, 1 de noviembre de 2011)

“Su PBI per cápita totaliza los US$ 168.146,02, posicionándose en el primer puesto del ranking global de PBI per cápita de un total de 196 países. Además, no tiene desempleo, ni inflación”. (Natalia Motyl, “Liechtenstein, el país más rico del mundo, donde los ciudadanos tiene más poder que los políticos”, libertadyprogreso.org, 2 de julio de 2019)

“A Polonia, los economistas llevan años calificándola de ‘milagro’ económico. Al contrario de otros casos rumbosos, el país más grande del Este no ha tenido el menor tropiezo durante largo recorrido. Lleva 23 años creciendo y no muestra síntomas de agotamiento. Ni la crisis parece haberle hecho mella. Mientras la UE veía cómo su PIB se reducía en 2009 y en 2012, el de Polonia apenas ha registrado una cierta desaceleración. (…) Su paseo triunfal desde 1990, y sobre todo tras el ingreso en la UE, en 2004, ha ido ganando en firmeza. El producto interior bruto (PIB) creció más del 40% entre el 2003 y 2014 mientras el de la UE no subió más del 12%. En el mismo periodo, su renta per cápita ha pasado de 5.400 a 11.000 euros en términos nominales y está en los 24.000 dólares en poder de compra”. (Fernando Barciela, “Polonia, fortaleza económica del Este”, El País, 1 de marzo de 2015)

4. ¿Protestantismo laborioso y Catolicismo ocioso?

Max Weber, La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo, 1905.

“Santo Tomás, el gran Teólogo de la Iglesia Católica, en el siglo XIII, ya enseñaba que el trabajo no era castigo por el pecado original, lo que era un castigo era que el trabajo resultase pesado para el hombre en lugar de reconfortante. El trabajo, sin esa pesadez, existía ya en el paraíso antes del pecado original (Ver ST I, q.102). Otro ejemplo, uno de los grandes teólogos de la Iglesia Oriental, San Juan Crisóstomo, dice exactamente lo mismo mil años antes de la Reforma protestante (V. Homilía XXXVI sobre el Evangelio de San Juan). Pretender que la bondad del trabajo fue un ‘descubrimiento’ de Lutero es tan absurdo que no merece la más mínima atención”. (Bruno Moreno, “César Vidal y el prejuicio anticatólico (I)”, InfoCatólica, 1 de noviembre de 2011)

“Hipotetizamos que la valoración cultural del trabajo duro y el ahorro, la ética protestante según Max Weber, tuvo un origen previo a la reforma: la orden católica de los cistercienses. Como apoyo, documentamos un impacto de la orden sobre el crecimiento dentro del epicentro de la Revolución Industrial: los condados ingleses que estuvieron más expuestos a los monasterios cistercienses experimentaron un crecimiento más rápido de la productividad desde el siglo XIII en adelante”. (Thomas Barnebeck Andersen, Jeanet Bentzen, Carl-Johan Dalgaard and Paul Sharp, “Pre‐reformation roots of the protestant ethic”, The Economic Journal, vol. 127, n° 604, 2017, p. 1756)

“De forma consistente con el mecanismo cultural, usando datos del European Values Survey hallamos que las regiones católicas de Europa, que históricamente fueron influenciadas relativamente más por los cistercienses, tendieron a tener poblaciones con mayor gusto por el trabajo duro. (…) Estos resultados se extienden a Inglaterra así como a Europa más ampliamente”. (Thomas Barnebeck Andersen, Jeanet Bentzen, Carl-Johan Dalgaard and Paul Sharp, “Pre‐reformation roots of the protestant ethic”, The Economic Journal, vol. 127, n° 604, 2017, p. 1791)

5. ¿Protestantismo económicamente responsable y Catolicismo económicamente irresponsable?

“Cuando se trata del origen de las mayores crisis financieras en la historia del capitalismo, ¿a dónde deberíamos mirar para encontrar al culpable? La respuesta puede hallarse en el clásico trabajo de Charles Kindleberger sobre manías, pánicos y crashes. Se encuentra que de las diez crisis financieras que han ocurrido en los últimos 300 años (once si incluimos la actual recesión), siete se originaron en países protestantes. Cada una de ellas tuvo como causa lo que hoy llamamos exuberancia irracional -desde la burbuja de los tulipanes holandeses en los 1600 a la burbuja del mar del Sur y la burbuja de Mississippi en los 1700, a la burbuja tecnológica de finales de los 1900 en los Estados Unidos hasta la burbuja causada por la laxa política monetaria estadounidense y la creación y diseminación de productos financieros tóxicos en la City de Londres y Wall Street. ¿Son, entonces, los protestantes realmente más responsables financieramente que los católicos?”. (Luis Francisco Martínez, “Religion and economic success in Europe”, The Globalist, June 2, 2012)

6. ¿El Catolicismo trae corrupción?

Corrupción está ampliamente extendida en Latinoamérica

Pero la región con más corrupción del mundo es África (véase mapa del Índice de Percepción de Corrupción), que fue en gran parte colonia de la Inglaterra protestante e históricamente ha tenido al Islam como religión dominante

Bajo la Hispanidad hubo un fuerte combate a la corrupción

“La administración de los reinos de ultramar estuvo sometida desde el principio a sistemas cruzados de control y a contrapesos de poder que dificultaban la corrupción y la ineficacia. Uno de estos procedimientos era el juicio de residencia, un proceso judicial característico del derecho castellano e indiano. Cuando un funcionario público de cualquier categoría, desde virrey a alguacil, terminaba su tiempo de servicio era automáticamente sometido a un juicio durante el cual se escuchaban todas las acusaciones que cualquiera pudiera presentar contra él por haber desempeñado de manera deshonesta o ineficaz su cometido. Se analizaban tanto la honradez en el trabajo como la consecución de objetivos, esto es, que el representante de la Administración había hecho aquello para lo que se le nombró. El juicio de residencia podía durar varios meses y el responsable público no podía abandonar la ciudad en que había estado ejerciendo sus funciones hasta haber sido absuelto. De ahí el nombre, juicio de residencia. Una parte de su salario se le retenía para garantizar que pagaría la multa en caso de condena. El juicio era sumario y público, aunque una parte de la instrucción era secreta al objeto de proteger a los testigos o acusadores de hombres que tenían mucho poder. No se olvide que virreyes, oidores, corregidores, alcaldes y jueces debían pasar estos juicios. Una vez absuelto, el funcionario o cargo podía seguir progresando en el cursus honorum de la Administración imperial, pero si era condenado por errores o ilegalidades se le sancionaba con una multa, un destino inferior, e incluso cárcel o la prohibición de tener un cargo público de por vida. El juicio de residencia era un acontecimiento público que se pregonaba a los cuatro vientos por los alguaciles para que toda la comunidad participase”. (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y Leyenda Negra, Ed. Siruela, Madrid, 2016, Part. II, cap. 7)

“Cuenta Solórzano Pereira (1575-1655) en su De Indiarum Iure que un oidor del Perú que abandonó su puesto un día antes de que se cumpliera la residencia, por no perder el barco, y a pesar de que había sido declarado inocente, fue obligado por el Consejo de Indias a regresar a Lima, pagando el viaje a sus expensas, para rendir el día de servicio que le faltaba”. (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y Leyenda Negra, Ed. Siruela, Madrid, 2016, Part. II, cap. 7)

“Los juicios de residencia existieron hasta que fueron derogados por las Cortes de Cádiz en 1812, y es muy significativo que fueran los liberales los que promovieran la eliminación de la que había sido herramienta poderosa y eficaz contra la corrupción y los abusos durante siglos”. (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y Leyenda Negra, Ed. Siruela, Madrid, 2016, Part. II, cap. 7)

“Criollada”

7. “¿Cuándo se jodió el Perú?”

“«¿Cuándo se jodió el Perú?» Con esta expresión se alude a un asunto fundamental que surge en cuanto se plantea la vida histórica de Hispanoamérica en cualquiera de sus aspectos: el fracaso económico de los países hispanos frente al éxito espectacular del Norte”. (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y Leyenda Negra, Ed. Siruela, Madrid, 2016, Part. II, cap. 7)

Fuimos del Primer Mundo durante el Virreinato y del Tercer Mundo desde la “Independencia”

“Las condiciones laborales de los indios mineros de Nueva España en 1804 eran mejores que las de un minero inglés de la misma época. No había ni mujeres ni niños en las minas del Imperio español, pero sí en Inglaterra”. (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y Leyenda Negra, Ed. Siruela, Madrid, 2016, Part. II, cap. 7)

“El declive económico del Sur se produjo después de la década de 1830, no antes. En el momento de la independencia, América del Sur cuenta con las ciudades más pobladas y con las mejores infraestructuras del continente. México tiene, alrededor de 1800, unos 137.000 habitantes, y Lima, Bogotá y La Habana superan los 100.000. En este momento Boston, que es una de las ciudades más pobladas del Norte, cuenta solo con 34.000 habitantes”. (María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y Leyenda Negra, Ed. Siruela, Madrid, 2016, Part. II, cap. 7)

Naciones protestantes (Inglaterra y Estados Unidos) son los que más han determinado el subdesarrollo económico de América Latina

8. Patrones anticristianos de “desarrollo” económico

Colonialismo de Inglaterra

“La hambruna de Orissa de 1866: Hoy en día casi nadie está enterado de esta hambruna. Escasamente se menciona, aún en los tomos más extensos de historia india. Habrá pocas, tal vez ni una sola conmemoración solemne. Sin embargo, la hambruna de Orissa mató a más de un millón de personas en el este de India. (…) Aunque la hambruna no era un evento desconocido en el subcontinente asiático, sí aumentó en frecuencia y mortalidad con la llegada del gobierno colonial británico. La Compañía Británica de las Indias Orientales contribuyó a la destrucción de las otrora robustas industrias textiles indias, forzando cada vez más gente hacia la agricultura. Esto, a su vez, hizo que la economía de India fuera más dependiente de los caprichos de los vientos monzones estacionales. (…) A mediados del siglo 19, la creencia económica establecida era que la intervención del gobierno en hambrunas era innecesaria y hasta dañina. Se pensaba que el mercado restablecería el equilibrio necesario. Cualquier número excesivo de muertes, de acuerdo a los principios económicos de Thomas Robert Malthus, era la respuesta de la naturaleza a la sobrepoblación. (…) El regular los precios disparados de los granos arriesgaría alterar las leyes naturales de la economía. ‘Si intentáramos hacer esto’, dijo el gobernador, ‘me estaría rebajando al nivel de un dacoit (un bandido birmano) o un ladrón’. Con esas palabras, Beadon abandonó a sus demacrados súbditos en Orissa. (…) India tenía suficientes suministros de comida para alimentar a los famélicos (…). Mientras en Orissa morían en masa en 1866, (…) India había exportado unos 100 millones de kilos de arroz a Gran Bretaña”. (Dinyar Patel, “Cómo el gobierno colonial británico dejó morir de hambre a un millón de indios”, BBC News, 12 de junio de 2016)

Imperialismo de Estados Unidos

“George Kennan, (…) dirigió el staff de planificación del Departamento de Estado hasta 1950. (…) En un comunicado para los embajadores estadounidenses en países latinoamericanos en 1950, Kennan observó que una cuestión central de la política exterior estadounidense debe ser ‘la protección de nuestras materias primeras’ [es decir, las de América Latina]. Por tanto, debía combatirse la peligrosa herejía que, según reportaban los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, se estaba expandiendo por toda América Latina: ‘la idea de que el gobierno tiene responsabilidad directa por el bienestar de su gente’. Los planificadores estadounidenses llamaron a tal idea Comunismo, sean cuales fueren las visiones políticas reales de las personas”. (Noam Chomsky, What Uncle Sam Really Wants, Odonian Press, Boston, 1992, ch. 2)

No digo que esas sean las únicas causas del crecimiento económico de esas naciones, pero es innegable que fueron factores relevantes que influyeron en su “éxito”

“¿De qué le vale al hombre ganar el mundo, si pierde su alma?”. (Marcos 8:36)

Categorías : Sin categorías
Ludovic Denim
China es la mayor economía del mundo en PPA, pero los chinos no viven tan bien como en Occidente y esta comparación del PIB no tiene mucho valor.

¿De qué les sirve a los estadounidenses que son protestantes tener 11 o 12 portaaviones cuando van a recoger paquetes de comida? Lo que se puede ver en contraste es que países católicos como Francia, España e Italia tienen una de las mejores …More
China es la mayor economía del mundo en PPA, pero los chinos no viven tan bien como en Occidente y esta comparación del PIB no tiene mucho valor.

¿De qué les sirve a los estadounidenses que son protestantes tener 11 o 12 portaaviones cuando van a recoger paquetes de comida? Lo que se puede ver en contraste es que países católicos como Francia, España e Italia tienen una de las mejores atenciones sanitarias del mundo y que Francia, que siguió la doctrina católica durante más tiempo hasta la revolución protestante francesa, disfruta de una de las mejores condiciones de vida.

Algunas economías son como lo que dijo un jefe indio sobre los blancos, afirmando que cuando los últimos ríos estén contaminados entonces lo entenderemos. Lo que no sabía este jefe indio es que hay cosas peores que los católicos y los protestantes, como los chinos, que han contaminado el 80% de sus recursos hídricos en gran parte de su país. ¿No dijo Jesucristo que volvería cuando el mundo fuera destruido? Los hombres con la filosofía de la "iluminación" como los confucianos tratan de negar que el hombre tenga el pecado original, pero todos podemos ver que el pecado está destruyendo nuestro entorno en todas p

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor deepl.com/translator
joao luis
Todos los países católicos han sido perseguidos y machacados por años de guerra económica de los países protestantes. Bendiciones.
Pablo Gamberoni shares this
1