Clicks16
jamacor

«Un Estado sin Justicia sería una banda de ladrones» (San Agustín)

«Un Estado sin Justicia sería una banda de ladrones» (San Agustín)

José Luis Aberasturi, el 31.03.20 a las 1:56 PM

Lo que san Agustín señalaba como una posibilidad, hoy lo vemos convertido -y bien sufrido- en su más evidente REALIDAD: estamos gobernados por una “banda de ladrones". El “sería” se ha convertido en ES. “No hay más cera que la que arde".

Este hombre Santo lo veía como posibilidad, atendiendo a los instintos que están permanentemente presentes en el hombre, dañado por el pecado; pero, en su época, había bastante más Justicia práctica y practicada por los poderes públicos que hoy en día. A los hechos históricos me remito.

El que los quiera valorar de otro modo, está en su perfecto derecho: caso de que exista un derecho a empecinarse en el error, que me da que NO. Con todo, siempre será “su” problema, nunca el mío.

Lo cierto y verdad es que lo denuncia san Agustín es la realidad más que visible, o la “foto fija” de lo que son, ya desde su mismo inicio, las democracias liberales occidentales; porque no hay mejor descripción -acusación, más bien- que las retrate con mayor realismo. Se salva en gran medida y muy por encima de todas las demás, la de EEUU. La única.

¿Por qué el Estado se convierte en una “banda de ladrones"? Desde el momento -su mismo inicio, insisto-, en que pierde de vista la JUSTICIA. Se “revista” de BIEN COMÚN, de justicia DISTRIBUTIVA, o de cualquier otro de los presupuestos del “gobierno de la Polis", como decían los griegos y copiaron, a su modo, los romanos. Por cierto: todo esos términos -Bien común, Justicia distributiva, Derecho, Propiedad- han desaparecido hasta del lenguaje de estas “democracias” tan salvajemente dictatoriales e inhumanas.

Hasta las Revoluciones francesas, con los gobiernos monárquicos, existía la idea clara -clarísima- de que la Autoridad es única y exclusivamente de Dios: Él tiene la MAJESTAD y el PODER: es Rey de Reyes y Señor de los que dominan. Y “lo delega” en las personas que “detentan la potestad": por lo mismo, potestad VICARIA, pues no son el origen de su Poder, sino que LO ADMINISTRAN. Y, administradores, darán estrecha cuenta. Cae de su peso: Dame cuenta de tu administración.

¿Por qué? Porque, por recibirlo de Dios -el sistema da en el fondo lo mismo- deben ejercerlo en SU NOMBRE. Y Él les pedirá cuenta, y muy estrecha: mucho más que a los demás como es obvio, de tan lógico…

Todo este esquema de gobierno -de mandar y obedecer; de pedir cuentas a los gobernantes desde las instancias ad hoc para ello, que las había (el “Justicia de Aragón” es un ejemplo de libro, de libro histórico); de rendir cuentas a sus Cortes y a sus súbditos de tal ejercicio; etc.-, se viene abajo VIOLENTAMENTE, con miles de muertos solo en París en sus mismos inicios; acrecentado luego con el “régimen del TERROR” -"bautizado” así por fuerza de los hechos-; y continuado, hasta su consolidación, con la guerra civil que se montó en Francia.

El “gobierno del pueblo para el pueblo", ha pasado a definirse como “to’ pa’l pueblo", y se ha transmutado, como por arte de magia -nadie debe tener la culpa, fijo- en la “dictadura de las mayorías": más supuestas que otra cosa, porque son “minorías que se imponen por la fuerza -bruta o “ilustrada"- a las mayorías", con todos los chanchullos que estamos viendo y padeciendo; cada vez en mayor escalada de iniquidad en este pais, antes España: para qué nos vamos a ir más lejos.

La traducción exacta de esto y en lo que acaba es: “to’ pa’ mi". Ahí está Iglesias advirtiendo sobre los ahorrillos del personal, que son, por definición del tal Iglesias -nada que ver con lo eclesial-, del Estado, O sea: “pa’ mí, Gracias". Déjalos en el banco, que te quedarás sin ná’. Al tiempo. Y tendrás que seguir pagando a Hacienda, por su.

Pero “en todas partes cuecen habas": todos los gobiernos del mundo occidental son meras FOTOCOPIAS unos de otros, por mor del NOM: masones de raíz, tronco, ramas, hojas y frutos… Todo puro veneno y corrupción. La única excepción, insisto, es USA, y no siempre: ahí están los “demócratas” para demostrarlo.

Antes de esas Revoluciones, se podía acudir, por ejemplo, al término JUSTICIA, y se podía hablar en nombre de la LIBERTAD, porque se sabía lo que era la PERSONA, la única realidad, después de Dios, que debía ser respetada. Por eso se tenía claro porque sin la primera, la Justicia, la segunda, la Libertad, no podía ni tener voz. Así lo hizo la francesa, y hasta la propia revolución marxista en Rusia gritaba estas palabras: que en boca marxista ya son ganas de gritar…

Y se podía acudir, porque significaban algo. Algo OBJETIVO, fuera de las manipulaciones personales o colectivas. Por tanto, eran términos que TODOS entendían de la misma manera, y eran palabras con una carga semántica común para todos, por encima de todos, y en todas las ocasiones.

La JUSTICIA era hacer LO JUSTO. En el caso de los gobiernos, GOBERNAR JUSTAMENTE. Y eso quería decir, gobernar según Dios, porque “solo Dios es Justo", Porque “solo Dios es Bueno". Era el mundo CRISTIANO que pretendía organizarse, personal y colectivamente, para vivir según Dios: con las luces y las sombras de toda obra humana, que esto no es el Cielo.

Ahora, en el mundo político y sus gobiernos, solo hay SOMBRAS, OSCURIDAD y MUERTE. O sea, INJUSTICIA y MALDAD. En definitiva: PECADO.

Y si antes, en esas condiciones, la obediencia era también LO JUSTO, ahora ya no: la Iglesia no se corta un pelo, en defensa de los más débiles y de los más ofendidos por los abusos del Poder, para señalar como “deber de conciencia” la resistencia y la desobediencia a las leyes INJUSTAS: las que actúan -van- contra los mandatos de Dios y contra la persona. Es decir, contra la Ley Natural y contra toda Moral; en consecuencia, contra el propio hombre.

Por estas dos razones son OFENSIVAS, y hay que DEFENDERSE con toda LEGITIMIDAD MORAL.

“Una banda de ladrones” o de “criminales” siempre son, de entrada un pequeño grupo, nunca una MAYORÍA. Y actúan siempre en beneficio propio. Un “beneficio” que se construye CONTRA el BIEN de los DEMÁS. Si roban, por ejemplo, a alguien se lo quitan: nunca lo ponen de sus bolsillos, porque ya no sería robar. Y si matan, no es porque se suiciden: siempre “suicidan” a los demás.

En las democracias liberales occidentales -con la “casta"-, o en los regímenes marxistas -con el Partido y la “nomenklatura"-, o en los regímenes dictatoriales bananeros -con los “listillos” de turno, civiles y militares- solo se gobierna para ELLOS: la “casta", la “nomenklatura", o los “listillos": o sea, para el “grupito": “la banda de ladrones".

Y solo y siempre se ejercita “en beneficio propio": contra el BIEN COMÚN necesariamente. Es decir: el ejercicio del poder, del que se creen fuente y raíz -lo DEMOCRÁTICO es una mera pantomima para el que, a estas alturas, aún se quiera dejar engañar: gente que existe, no se crean-, es cien por cien INJUSTO, porque “los demás” solo están para ser “utilizados” -usar y tirar-, que es la más brutal injusticia.

Pero lo que no podía sospechar siquiera san Agustín, porque en su tiempo ni existía, era que “la banda de ladrones", en una nueva vuelta de tuerca -más criminal aún-, se iba a convertir en una pura y dura MAFIA. Que esto son, pues en esto han quedado, los gobiernos occidentales; o sea, las democracias liberales.

De ahí que el sistema ha devenido, única y exclusivamente, en MENTIRA, DELITO y CORRUPCIÓN: no hay otra cosa, y cualquier método vale. De este modo, la mentira, el delito y la corrupción ES el SISTEMA. Un sistema cerrado en sí mismo y que no pretende ser otra cosa. Porque, con los presupuestos en los que se apoya, no puede salir otra cosa.

Lo que están haciendo, gobierno y ¿oposición? en este último mes es de juzgado de guardia…, si aún hubiera juzgados que no estuviesen vendidos y no participasen del sistema. Que lo dudo: están por la “ensoñación", y no se han despertado

Es el bucle final que culmina el “como si Dios no existiese”: si no existe Dios, solo existe el poder del hombre enfermo de mentira, corrupción, falsedad y muerte. Los nombres de los que nos gobiernan, y que pueblan este horizonte, los pueden completar ustedes.

A mí me coge demasiado asqueado.

PD. La Iglesia, la auténtica, la de siempre, la que salió de las manos de Cristo y quiere seguir en esas manos, NUNCA ha tenido miedo de llamar a las cosas por su nombre, recordar la doctrina, velar por la buena marcha de las cosas y prevenir a todo hombre, en general; y, si falta hacía, en particular también; y siempre PÚBLICAMENTE. Todo en orden a formar las conciencias y ordenar las vidas de las gentes conforme a Dios. La Iglesia Católica ni calla, ni se esconde, ni se desvirtúa.

Las palabras de san Agustín que hemos recogido en el titulo son un botón de muestra, de los infinitos que se podrían aportar.

Categorías : Sin categorías