Christmas Campaign: Financial Insights
Clicks31
Bottega
Moda y Miedo. En las cartas de Diablo a su Sobrino del famoso C.S. Lewis autor de las Cronicas de Narnia se relata como el diablo tuerce las mentes de los hombres y le enseña a su sobrino la mejor …More
Moda y Miedo.

En las cartas de Diablo a su Sobrino del famoso C.S. Lewis autor de las Cronicas de Narnia se relata como el diablo tuerce las mentes de los hombres y le enseña a su sobrino la mejor forma de lograrlo. «- ¿Y cómo lograste llevar tantas almas al infierno en aquella época? – Por el miedo. – Ah, sí. Excelente estrategia; vieja y siempre actual. ¿Pero de qué tenían miedo? ¿Miedo a ser torturados? ¿Miedo a la guerra? ¿Al hambre?… – No. Miedo a enfermarse. – ¿Pero entonces nadie más se enfermaba en esa época? – Sí, se enfermaban. – ¿Nadie más moría? – Sí, morían. – Pero, ¿no había cura para la enfermedad? – Había. – Entonces no entiendo… – Como nadie más creía o enseñaba sobre la Vida Eterna, y la Muerte eterna, pensaban que solo tenían esa vida, y se aferraron a ella con todas sus fuerzas, incluso si les costaba su afecto (no se abrazaban ni saludaban, ¡no tenían ningún contacto humano durante días y días!); su dinero (perdieron sus trabajos, gastaron todos sus ahorros); Su libertad (no salían de la casa, no caminaban, no visitaban a sus parientes… Aceptaron todo, todo, siempre y cuando pudieran prolongar sus vidas miserables un día más. Ya no tenían la más mínima idea de que Él, su Creador, y solo Él, es quién da la vida y la termina. Luego engaña a los hombres con la moda, para que se cumpla lo que dice en Romanos 1, 22. y alardeando de sabios, se hicieron necios, las mujeres mudaron el uso natural en uso contra naturaleza; e igualmente los varones, dejando el uso natural de la mujer, se abrasaron en la concupiscencia de unos por otros, los varones de los varones, cometiendo torpezas y recibiendo en sí mismos el pago debido a su extravío. Pero lo más asombroso es, que en el nombre de la libertad, logra que las mujeres se prostituyan a cambio de nada y en el nombre de sus derechos maten a sus propios hijos, esto es para que se cumpla aquello de que “ya no podrían confiar ni en sus propias madres”, es decir, Cómo, en la sociedad ideal del diablo, ni siquiera el lugar mas sagrado, el vientre materno, es seguro y se convierte en el lugar de crimen más perverso. Así se cumple aquello de isaias 19, 15 ¿Puede acaso una mujer olvidarse de su criatura, no compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaría.