Clicks11
Irapuato
1
Día 3 ¡ Te Saludo Oh Inmaculado Corazón de María ! 💖 ¡TE SALUDO OH INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA! Jesucristo enseño a Santa Matilde 10 Salutaciones para honrar el Inmaculado Corazón de María El …More
Día 3 ¡ Te Saludo Oh Inmaculado Corazón de María ! 💖
¡TE SALUDO OH INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA! Jesucristo enseño a Santa Matilde 10 Salutaciones para honrar el Inmaculado Corazón de María El Corazón Purísimo de la Virgen Santísima ha ido revelando sus excelencias a lo largo del tiempo. En el siglo XIII, Santa Matilde de Helfta, mística monja cisterciense, recibió revelaciones sobre esta preciada Arca de salvación. Sin embargo, no ha sido sólo la Madre Quien ha querido dar a conocer su Corazón, es un imperante de su propio Hijo, Nuestro Señor, amante de este Inmaculado Corazón, el cual quiere hacer amar y conocer. Es así en el presente caso, donde el Salvador es Quien le enseña a santa Matilde el modo de honrar al Corazón de la Divina Madre con las diez siguientes salutaciones: 1. Te saludo de lo íntimo de mi alma, Corazón virginal de la Santísima Madre de Cristo, por la afluencia de todos los bienes, con los cuales fuiste gratísimo a Dios y beneficioso a los hombres. 2. Te saludo, Corazón Purísimo de la niña, que fue la primera en hacer voto a su virginidad. 3. Te saludo, Corazón humildísimo de aquella que más que nadie mereció concebir del Espíritu Santo. 4. Te saludo, Corazón devotísimo y deseosísimo, que llevaste a Cristo en las entrañas de María. 5. Te saludo, Corazón llenísimo de caridad, ardentísimo en el amor de Dios y a los hombres. 6. Te saludo, Corazón fidelísimo, que conservaste diligentemente todas las palabras y las obras de Jesús. 7. Te saludo, Corazón pacientísimo, llagado continuamente con la espada de la pasión de Cristo. 8. Te saludo, Corazón excelentísimo de la piadosa Madre, que quiso y hasta prefirió que su Hijo único fuese inmolado por la redención del mundo. 9. Te saludo, Corazón grandemente solícito en las oraciones, intercediendo continuamente por la joven Iglesia. 10. Te saludo, Corazón diligentísimo en la contemplación, que con tus méritos alcanzas la gracia de los hombres». Ha sido Jesús, el Hijo de la Inmaculada Virgen quien ha enseñado el modo de honrarla con estas salutaciones, vayamos pues y ofrezcámoselas con tierna devoción. PRÁCTICA DE AMOR A MARÍA Rezar el Ave María, La Santísima Virgen agradece muchísimo este saludo, porque al oírlo se le renueva el gozo que sintió cuando el arcángel san Gabriel le anunció que iba a ser la Madre de Dios. Nosotros debemos saludarla con el Ave María con esta misma intención. Dice Tomás de Kempis: Saludadla con la salutación angélica, porque este saludo lo escucha muy complacida. Dijo la Virgen a santa Matilde que nadie puede saludarla mejor que con el Ave María. El que saluda a María, será saludado por ella. San Bernardo oyó cómo una vez la Virgen lo saludaba desde una imagen, y le decía: Dios te salve, Bernardo. El saludo de María consistirá en alguna gracia con que corresponde siempre al que la saluda. Añade Ricardo de San Lorenzo: Si uno se acerca a la Madre del Señor diciéndole Ave María, ¿acaso ella le podrá negar la gracia? La Virgen María le prometió a santa Gertrudis tantos auxilios en la hora de la muerte cuantas fuesen las Avemarías que le había rezado. Afirma el beato Alano de la Roche que al rezar el Ave María, así como goza todo el cielo, así tiembla y huye el demonio. Esto lo confirmó con su experiencia Tomás de Kempis, quien al decir Ave María puso en fuga al demonio que se le había aparecido. Las Glorias de María JACULATORIA Te saludo, María, Hija predilecta del Padre eterno. Te saludo, María, Madre admirable del Hijo. Te saludo María, Esposa fidelísima del Espíritu Santo. Te saludo, María, mi amada Madre, mi amable Señora, mi poderosa Soberana. Te saludo, mi gozo, mi gloria, mi corazón y mi alma. Vos sois toda mía por misericordia, y yo soy todo vuestro por justicia. Pero todavía no lo soy bastante. San Luis María Grignion de Montfort
Irapuato
perceo3