Clicks15

Despierta...

En el magnetismo los iguales se repelen, en el ambiente del hombre los iguales se juntan, se reúnen, conviven y rara vez aceptan gente diferente a su medio ambiente interior. El medio ambiente del …More
En el magnetismo los iguales se repelen, en el ambiente del hombre los iguales se juntan, se reúnen, conviven y rara vez aceptan gente diferente a su medio ambiente interior.

El medio ambiente del hombre, generalmente respeta al que es de distinta religión si es que tiene, ahí todos entran, menos el pecado, para el hombre sin iglesia, el pecado NO EXISTE.

El medio ambiente del hombre que vive en el mundo, es muy social, donde se consuelan unos a otros y viven de sentimientos, emociones y recuerdos.

Por lo general los iguales se juntan, ese es el medio ambiente interior que exteriorizan, el ambiente del que vive en el mundo, es un ambiente mundano, el ambiente del ser humano que busca la santidad, es muy muy reducido, si cuando era uno del mundo, tenía cientos de amigos, cuando te dedicas a Dios, son contados con los dedos de una mano.

El medio ambiente del católico que no está en un claustro o no es religioso o religiosa consagrada, aparte que su medio ambiente es muy reducido, es un ambiente muy triste y de meditación porque le duele que no se crea en la salvación y condenación.

Para el católico tibio su ambiente es muy a conveniencia, no se decide si sigue en el mundo o sigue a la iglesia, anda pisando los 2 campos según su voluntad y no la voluntad de Dios.

El medio ambiente del católico fiel, es muy extremista, porque a medias Dios nos vomita, casi no habla, no socializa, sino evangeliza, vive en constante angustia por que las personas, quieren seguir siendo personas y no almas.

El reino de Dios es espiritual, el apocalipsis, el último libro de la bíblia y camino de tu alma que debe seguir a través de la iglesia católica, son los elegidos, los 144 mil, número ESPIRITUAL de salvación, conversión y perfección, donde es el último paso y ultimo medio ambiente que el alma debe recorrer.