Clicks2.4K
jamacor
23

Señor, danos sacerdotes santos

Siempre habrá sacerdotes. "Os daré pastores según mi corazón" (Jer 3,15). Esta promesa de Dios se cumple con plenitud en Jesucristo: "Yo soy el Buen Pastor" (Jn 10, 11). Él encomienda a los apóstoles y a sus sucesores el ministerio de apacentar la grey de Dios.

Sin sacerdotes la Iglesia no podría vivir el mandato de Cristo de anunciar el Evangelio, y de renovar cada día el sacrificio de su Cuerpo y de su Sangre.

Sabemos por la fe que la promesa del Señor no puede fallar: "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (
Mt 28, 20). Nunca faltarán en la Iglesia sacerdotes, y no unos sacerdotes cualquiera, sino unos pastores según el Corazón de Cristo, buen Pastor.

RECEMOS PARA QUE HAYA VOCACIONES


Para que haya un sacerdote en Rusia o en cualquier parte de la tierra, tienen que coincidir tres voluntades: la de Dios, que desea que yo sea sacerdote, la del Obispo que confiere la ordenación, que ve en mí un candidato idóneo, y la del candidato, que efectivamente anhela ser sacerdote. Además debe darse una preparación para poder llevar a cabo con "profesionalidad" la misión que se le confía al sacerdote. La virtud de la piedad suple muchas deficiencias. Un sacerdote piadoso y entregado saca adelante las tareas que humanamente son "imposibles".

Hoy más que nunca tenemos necesidad de rezar para que haya abundantes y santas vocaciones sacerdotales y religiosas; y para que los sacerdotes seamos santos, personas que seamos creíbles por lo que decimos y por lo que hacemos, porque dejamos transparentar la vida de Jesucristo y los demás ven en nosotros a Cristo que pasa.

La Iglesia necesita vocaciones sacerdotales

La escasa presencia y disponibilidad de sacerdotes crea graves problemas. La Iglesia no puede dejar jamás de rogar al dueño de la mies que envíe obreros a su mies (cf. Mt 9, 38).

Esta escasez de vocaciones puede cesar inesperadamente en poco tiempo,-como demuestra la experiencia actual en tantos seminarios florecientes- fomentando ardientemente el deseo de que haya vocaciones sacerdotales, y solicitando la oración de todo el Pueblo de Dios, especialmente de los sacerdotes; de los enfermos y ancianos; niños y jóvenes,...familias enteras, clamando sin cesar:

¡Danos vocaciones! ¡Danos sacerdotes santos! ¡Oh Jesús, danos pastores según tu Corazón!

Propongo que reces con frecuencia las oraciones que siguen. Estarás poniendo los medios para que surjan y arraiguen las vocaciones sacerdotales y religiosas que la Iglesia necesita.

Oración para pedir la santidad de los sacerdotes


Oh Redentor Nuestro, acepta vivir en los sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos por tu gracia ministros de tu misericordia, obra a través suyo y, haz que imitando fielmente tus virtudes, se revistan en todo de Ti, y actúen en Tu nombre y con la fuerza de tu Espíritu.

Contempla Señor Jesucristo cuántos son todavía los que duermen en las tinieblas del error, cuántas son las ovejas que caminan al borde del precipicio. Dirige tu mirada a tantas y tantos pobres, hambrientos y débiles, que lloran en medio de su soledad. Vuelve Tú a nosotros por medio de tus sacerdotes.

Muéstrate en ellos y, obrando a través suyo, recorre el mundo de nuevo, enseñando, perdonando, ofreciendo sacrificios y renovando los lazos de amor entre tu Corazón divino y nuestros pobres corazones. Amén.

Fishers of men - Pescadores de hombres: Vídeo

PRECES PARA PEDIR SACERDOTES SANTOS

Como en todas las épocas, pero especialmente en ésta, la Iglesia necesita buenos sacerdotes, sacerdotes santos. Todos tenemos la obligación de rezar por esta intención. Voy a rezar de modo particular por el sacerdote de mi Parroquia.


V. Para conseguir el perdón de los pecados.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que no nos falte la Sagrada Eucaristía.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que prediquen a Cristo, y a éste crucificado.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que den testimonio de la Verdad.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que los niños conserven la Gracia.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que la juventud conozca y siga a Cristo.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que los mayores conformen sus vidas según la Ley de Dios.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que tengamos hogares cristianos.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que en nuestros pueblos se viva la unión y la caridad cristiana.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que los enfermos reciban los auxilios espirituales.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros.
R. Señor, danos sacerdotes santos.

Santa María, Madre de la Iglesia, Reina de los Apóstoles, alcánzanos del Señor muchos y santos sacerdotes. Así sea.

Oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas

Señor Nuestro Jesucristo, Tú dijiste a tus Apóstoles: "la mies es mucha pero los obreros pocos; rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su campo". Humildemente te suplicamos que envíes a tu Iglesia numerosas y santas vocaciones sacerdotales y religiosas. Te lo pedimos por la intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, y por la de nuestros Santos Patronos y Protectores, que con su vida y merecimientos santificaron nuestro suelo. Amén.

Ofrecimiento diario de sí mismo por las vocaciones sacerdotales

Oh Jesús, Salvador mío, Tú que confiaste a los sacerdotes, -y solamente a ellos-, el poder de celebrar la Eucaristía, fin principal de su ordenación sacerdotal, perdonar los pecados, administrar otros Sacramentos, predicar con autoridad la Palabra de Dios y dirigir a los demás fieles a mirar y a subir hacia Ti, por medio de tu Santísima Madre, te ofrezco para la santificación de los sacerdotes y seminaristas, durante este día, todas mis oraciones, trabajos y alegrías, mis sacrificios y sufrimientos. Danos, Señor, sacerdotes verdaderamente santos que, inflamados del fuego de Tu amor, no procuren otra cosa que Tu gloria y la salvación de aquellos a los que Tú encomendaste. Amén.

Voy a rezar en particular por esos muchachos que conozco, que tal vez puedan recibir la vocación sacerdotal, y responder a la llamada de Dios: Mira Jesús, tu Iglesia y el mundo necesitan hombres generosos que se entreguen a Ti para ser apóstoles tuyos. Elige a los que quieras; llama y da la valentía de dejarlo todo y seguirte para ser sembradores de tu doctrina de amor y portadores de tu salvación. Amén.

RECEMOS PARA QUE SURJAN Y ARRAIGUEN LAS VOCACIONES

Para los padres de familia: Oración por la Vocación de los Hijos


Oh Dios, Tú me has concedido estos hijos. Sé que gran parte de las vocaciones surgen en familias cristianas, atraídas por la vida ejemplar de sacerdotes fieles. Elige a alguno de mis hijos para que sea sacerdote. Sé que la Iglesia los necesita para proseguir la misión de tu Hijo Jesús. Ayúdame a no ahorrar ningún medio para que cuaje en alguno de ellos tu llamada, y el resto lo confío a tu Espíritu. Guárdalos en tu amor, guíalos y protégelos. Amén.

Para el Seminario

Señor Jesucristo, que fuiste el primero que se preocupó de la formación sacerdotal de los Apóstoles, para después enviadlos a predicar (cf. Mc 3,13); siguiendo tus huellas, y -para que las vocaciones arraiguen- te pedimos que los profesores del Seminario sean sacerdotes íntimamente unidos a Ti, de vida ejemplar, hombres de fe y llenos de amor a la Iglesia. Amén.

Amor y veneración al sacerdote

- El sacerdote es otro Cristo.
- Es representante de Dios, debo confiar en él y respetarle.
- Es mi bienhechor, me mostraré agradecido con él.
- En el confesonario, es médico de mi alma, le manifestaré mis heridas.
- Es guía de mi camino, seguiré sus consejos.
- Es juez de mis actos, obedeceré sus amonestaciones.
- En el altar ofrece mis oraciones a Dios, no me olvidaré de él.
- Él reza por mí, por los míos y por las almas del Purgatorio; pediré a Dios misericordia para mí y para él.
- En su vida diaria es hombre, no le condenaré.
- Si observo en él defectos, pido a Dios para que le ilumine y le dé ánimo para corregirlos.
- Es un hombre, una palabra de afecto le alegrará.
- Tiene una gran responsabilidad, pido a Dios que le guíe en su vida y tenga misericordia de él en el trance de la muerte.

De mi experiencia de más de 40 años

Con la gracia de Dios he orientado a bastantes muchachos en su llamada divina, y siempre les he inculcado: "Cada caminante siga su camino". Hoy, unos son Religiosos. Otros pertenecen al clero secular. En más de una ocasión algún muchacho quiso ir a un determinado seminario. Y le contesté tajantemente, ahí te van a corromper. No hicieron caso, y hoy día. todos están rebotados. Les bastó un año en aquellos seminarios para comprobar que lo que les decía era cierto.

Si conoce a alguna persona que quiera ser sacerdote, o que se haya planteado serlo, puede comunicarse con: Javier Martínez jmc2222@gmail.com. o mucho mejor con: Seminario Bidasoa

¿Quiénes somos y dónde estamos?

Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa

Carretera de Pamplona, s/n, Cizur Menor, Navarra, España.

Código Postal 31190


Tfno: (34) 948 18 16 15 | Fax: (34) 948 18 47 55

seminariobidasoa.org/

Email

Puedes comunicarte con nosotros a través de nuestro correo electrónico


bidasoa@ceibidasoa.org

-Seminario internacional en Roma Collegio Ecclesiastico Internazionale Sedes Sapientiae.

CARF > TESTIMONIOS

Benefactores CARF: «Sin sacerdotes no hay eucaristía»

10 min

María Dolores y Carlos son dos benefactores de CARF que contribuyen en la campaña "Pon cara a tu donativo". Para ellos "sin sacerdotes no hay eucaristía".


La campaña de CARF «Pon Cara a tu donativo» está dirigida a personas comprometidas, dispuestas a contribuir económicamente con la formación de sacerdotes y seminaristas de todo el mundo. Cientos de candidatos de diócesis carentes de medios nos necesitan. El objetivo es que sus seminaristas y sacerdotes puedan recibir una formación de excelencia, que sería muy difícil de conseguir en su propio país.

María Dolores Cuadrado y Carlos Arbesu son dos benefactores de CARF que contribuyen en esta campaña. Nos cuenta su testimonio.

«Sin sacerdotes no hay eucaristía»


María Dolores Cuadrado tiene 82 años, 20 nietos y tres bisnietos y su marido en el Cielo.

“Os contaré cómo empecé a colaborar con CARF. Desde muy pequeña mi padre me enseñó lo importante que era para la Iglesia que existieran Sacerdotes Santos y que un sacerdote es algo muy importante para la iglesia.

En Valladolid, teníamos una beca para un seminarista al que mi padre conocía y trataba. Cuando mi padre falleció y me acaba de casar, mi marido Mariano siguió ayudando a los seminaristas. Y cuando Mariano se fue al Cielo, quise implicarme más en esa colaboración para seguir ayudando a los sacerdotes.

Conocí CARF en un viaje a Roma y a Pamplona, y allí vi in situ los seminarios y lo que hacía esta Fundación por la formación de los sacerdotes.

El lema que oí a Alejandro Cantero, entonces director de CARF, que buscaba fondos para sacar adelante el CARF, llenó mi corazón de fuerza para trabajar: `Sin sacerdotes no hay eucaristía y sin eucaristía no hay Iglesia´.

«Gracias por ayudar a mis seminaristas»

Me entusiasma experimentar que, con mi granito de arena, podía ayudar a que un seminarista pudiera ser sacerdote con una beca de estudios. Desde el 2008 tengo la alegría de tener una beca anual.

Como son muchos años, han sido varios los sacerdotes a los que he podido ayudar De los últimos me acuerdo de d. Félix Amani Luboya de Tanzania. En estos momentos colaboro con un sacerdote de Japón, D. Akira Kirishima.

En uno de los viajes a Roma que organiza CARF, conocí a un Obispo de Uganda que nos daba las gracias por ayudar a sus seminaristas a formarse y a esparcir la semilla del evangelio en su país. Son países que tienen pocos medios económicos y gracias a la ayuda de muchos colaboradores, pueden contar con una buenísima formación para sus seminaristas.

«Conocí a un Obispo de Uganda que nos daba las gracias por ayudar a sus seminaristas a formarse y a esparcir la semilla del evangelio en su país»

Akira Kirishima, sacerdote de Japón, se está formando en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma. Su formación le ha ayudado a hacer frente a los desafíos que implica ser católico en una sociedad no cristiana. Conocer distintas culturas en Roma le ha ayudado a dialogar con diversas mentalidades. Ha sabido descubrir en la diversidad cultural su fortaleza para hacer ofrecer a su comunidad una mejor liturgia, anunciando el Evangelio de un modo que sea más adecuado para su comunidad en Japón. María Dolores Cuadrado le ayuda económicamente a formarse.

Consuelo durante la pandemia

«En esta pandemia tan grande que estamos sufriendo, estos sacerdotes han dado consuelo a muchas personas. En mi ciudad, Valladolid, durante el confinamiento han fallecido bastantes amigos y conocidos. El desconsuelo de las familias de no poder acompañarle ni poder celebrar un funeral se aminoraba con las misas que estos sacerdotes, desde Pamplona, celebraban ofreciéndolas personalmente por la persona que había muerto. ¡A todos los que les di esa posibilidad lo agradecieron tanto!

En mi casa, mis hijos y mis nietos colaboran y están felices que yo tenga esa ilusión. En Nochebuena suelo darles unos sobres con algo de dinero como regalo. Uno de mis nietos me dejó en mi mesilla (y lo sigue haciendo) el mismo sobre que le había dado con unas palabras: “Para los curillas de la abuela”.

Por experiencia propia yo os animaría a que ayudarais y buscarais ayuda para estos seminaristas. La cantidad es la que podáis. Dios la multiplica, pero la oración por ellos esa no tiene límites”, concluye María Dolores.

«Uno de mis nietos me dejó en mi mesilla el mismo sobre que le había dado en Nochebuena con unas palabras: Para los curillas de la abuela”.

María Dolores Cuadrado lleva doce años ayudando con una beca anual a la formación de seminaristas y sacerdotes. Organiza actos en Valladolid para dar a conocer a los seminaristas a los que se les ayuda, como D. Herman Joseph Kalungi de Uganda. Las diócesis más necesitadas del mundo requieren una beca completa para sus candidatos. En muchos casos, la diócesis sufraga parte de este coste requiriéndose un importe menor, que siempre esta indicado junto al candidato que lo solicita. Más de 800 obispos de los cinco continentes solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas.

Apoyar a la Iglesia y al desarrollo del mundo

Carlos Arbesu conoció CARF hace más de 20 años por algún boletín que le llegó a casa y algunos anuncios en revistas de inspiración cristiana a las que sus padres estaban suscritos.

“Desde el primer momento me pareció que ayudar a la formación de sacerdotes era la mejor y primera manera que tenía a mano para apoyar a la Iglesia y además al desarrollo del mundo. Me convenció desde el inicio su inspiración universal”, explica.

Como benefactor, habitualmente recibe noticias del sacerdote o seminarista al que becan y conocen su historia, “aunque en el fondo estamos muy satisfechos de ayudar, aunque no sepamos quién es el destinatario concreto de la ayuda. Conocerle, en realidad, nos ayuda a rezar más, pero no determina nuestra ayuda económica”, manifiesta Carlos a CARF.

Anima a otras personas a invertir en la formación de sacerdotes. “Por experiencia personal, se que sin sacerdotes y sin sacramentos no tendríamos aliento para comportarnos como hijos de Dios. Además, soy consciente de que, con esa ayuda, un desarrollo humano de la sociedad es posible en cualquier parte del mundo y eso me hace estar muy orgulloso de poder seguir ayudando”.


CENTRO ACADÉMICO ROMANO FUNDACIÓN – CARF

Dirección: Conde de Peñalver 45, entreplanta, oficina 1 · 28006 · Madrid · España
Teléfono: +34 914029082
WhatsApp CARF: +34 638078511
Email: carf@carfundacion.org

carfundacion.org
Irapuato
jamacor Gracias...
vndres shares this
3
Señor, danos sacerdotes santos.
Barca
Gracias,,un sacerdote santo lleva muchas almas al cielo,,,los que no lo son,,al infierno.
Y van allá ,,la misma Virgen María lo dijo;
Porque no hay quien rece por ellos.
Gracias de nuevo por las oraciones, gracias por la preocupación de sus almas, y por éstas oraciones
Angy solano shares this
5
Gracias muy completo el aporte que nos haces. Unidos en oración por los Sacerdotes del mundo entero🙏🏻
JOSE LUIS CAZARES
Gracias hmno. Estaba buscando oraciones para rezar por los sacerdotes y estas muy gracias. Gracias de nuevo.