adeste fideles
adeste fideles
Bendecid al Señor todos vosotros,
oh Ángeles Suyos, vosotros
que tenéis gran poder,
y sois los ejecutores de Sus órdenes,
prontos a obedecer
la voz de Sus Mandatos...


Salmo 102, vers. 20

San Miguel es uno de los siete Arcángeles; está entre los tres espíritus angélicos cuyos nombres aparecen en la Biblia. Los otros dos son San Gabriel y San Rafael. La Santa Iglesia Católica da a San Miguel el …More
Bendecid al Señor todos vosotros,
oh Ángeles Suyos, vosotros
que tenéis gran poder,
y sois los ejecutores de Sus órdenes,
prontos a obedecer
la voz de Sus Mandatos...


Salmo 102, vers. 20

San Miguel es uno de los siete Arcángeles; está entre los tres espíritus angélicos cuyos nombres aparecen en la Biblia. Los otros dos son San Gabriel y San Rafael. La Santa Iglesia Católica da a San Miguel el más alto lugar entre los Arcángeles y demás Coros Celestiales, puesto que le llama "Príncipe de los Espíritus Celestiales" y también "Jefe o Cabeza de la Milicia Celestial".
El mismo nombre de Miguel, nos invita a darle honor, ya que su nombre evoca la batalla diaria que hemos de librar los Católicos contra los enemigos de Dios y de la Santa Iglesia, y es que Miguel significa "Quién como Dios". Por eso se le representa como un Ángel guerrero, espada en mano, pues capitaneó el Ejército de Dios que expulsó a los ángeles rebeldes de las esferas celestes; por eso es normal comprender que su sólo nombre causa pavor en el mismo infierno. ¡De cuántos males nos libraría en esta tierra si le fuésemos fieles devotos!.
San Miguel Arcángel, tiene además, como especial misión, presentar nuestras almas a Dios justo después de morir, en el momento del Juicio Particular; de alguna manera actuará como abogado o fiscal en nuestra causa y tratándose del Príncipe de los Ángeles, ¿acaso no influirá su intercesión por nosotros?. Otro motivo más para empezar a ser devotos sinceros de este Defensor de la Iglesia.
San Miguel es figura principal entre los que sirven inmediatamente al Trono del Señor y bajan a la tierra para anunciar o hacer cumplir Sus Designios. Fue Protector del Pueblo de Dios, de Israel, en la Antigua Ley, pero ahora lo es de la Iglesia de Cristo, en el Nuevo Testamento. En la Sagrada Escritura ha hallado su fundamento la Piedad popular de todos los tiempos para erigir a San Miguel en Príncipe de los Ejércitos Celestiales, guerrero victorioso en las luchas cósmicas contra el espíritu rebelde, el Dragón de las tinieblas.
Daniel, el Profeta de las Revelaciones Angélicas, nos da a conocer el nombre de nuestro Arcángel. Miguel, llamado gran jefe de los israelitas, que luchan por la liberación del pueblo de Dios, desterrado y sometido al dominio persa. Allí mismo se habla de los príncipes de Persia y de Grecia, refiriéndose, según el común sentir, a los Ángeles Guardianes de estas naciones.
El Apocalipsis, nos presenta a San Miguel en su misión definitiva, culminante. Ante la aparición de la Mujer, símbolo de la Purísima María y de la Santa Iglesia, con su Hijo, en el Cielo se traba una batalla. Miguel y el Dragón frente a frente, el Arcángel fiel contra el soberbio ángel de la luz. Cada uno manda un ejército de Ángeles. Vence San Miguel y el Dragón es precipitado y sepultado para siempre en el Infierno.

De esta visión del Profeta de Patmos se derivan las imágenes medievales del guerrero de alas brillantes con labrada armadura, al que no le falta la lanza que destruye al dragón, vencido a sus pies.
La Iglesia misma reconoce los privilegios de San Miguel en las Letanías de los Santos, en las que le asigna el primer lugar detrás de la Santísima Virgen, y es que, como enseña la Piedad tradicional, la poderosa protección del Arcángel guerrero, no nos abandona ni después de la muerte.
En el momento solemne de ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa por sus difuntos, la Santa Iglesia le invoca, para que presente las almas de los Fieles Difuntos ante la Luz Santa del Juicio Divino.