Clicks496
es.news
6

Arquidiócesis estadounidense impone pronombres masculinos para una niña

La arquidiócesis de Baltimore ha ordenado a las maestras en la Escuela de la Encarnación, situada en Maryland, utilizar pronombres masculinos para una niña de tercer grado que está bajo la ilusión de ser un “hombre”.

Según publica el 22 de setiembre el sitio web ChurchMilitant.com, las maestras están amenazadas con ser despedidas si continúan siguiendo el sentido común. La niña es la hija del asistente princiapal de la escuela.

El arzobispo de Baltimore, monseñor William Lori, tiene fama de pro-homosxual. Él contrató al activista homosexual Howard Ross como “consejero”. La parroquia de San Mateo, de Baltimore, participa en marchas homosexuales.

Imagen: William Lori, #newsMjczfgvxlb

Gesù è con noi
Como dijo el padre Paul Kramer : “El antipapa y sus colaboradores apóstatas serán, como dijo la Hermana Lucía, partidarios del demonio, los que trabajarán para el mal sin tener miedo de nada”.
la verdad prevalece
El arzobispo apóstata William E. Lori, S.T.D. es el Capellán Supremo de los Caballeros de Colón
jamacor
San Atanasio ora pro nobis
Y este mismo degenerado apostata siervo de Lucifer esta detrás de los caballeros de Colon impulsando su agenda anti católica .
DEFENSA DE LA FE
Bergogliano de la cofradia de la mano caida
Jeyci
Ya he comentado en noticia similar al tema... tengo disforia de género desde pequeña, aunque recién supe que era o como se llamaba esa sensación de sentirse varón siendo mujer a los 24 supe como llamarlo, y es una enfermedad y digo enfermedad psiquiátrica, no me avergüenza admitirlo porque prefiero eso que defender algo tan sufrible y contra-natura y contra la creación de Dios...

Fui hace año y …More
Ya he comentado en noticia similar al tema... tengo disforia de género desde pequeña, aunque recién supe que era o como se llamaba esa sensación de sentirse varón siendo mujer a los 24 supe como llamarlo, y es una enfermedad y digo enfermedad psiquiátrica, no me avergüenza admitirlo porque prefiero eso que defender algo tan sufrible y contra-natura y contra la creación de Dios...

Fui hace año y medio a una Iglesia nueva de Franciscanos Capuchinos, la cuestión que me confesé con un Sacerdote y le comenté esto que me pasaba... Como siempre esperaba me dijera algo acorde a nuestra Fe...

Pero mi sorpresa fue que me apoyó totalmente, incluso me dijo "Acá hay muchos jóvenes que vienen de pueblos y cuando llegan a la ciudad y conocen otros jóvenes se dan cuenta de que les gustan los hombres o las mujeres o sea del mismo género y etc...." como apoyando todo esto, jamás sentí tanta decepción, asco, enfado, y ganas de llorar y de abofetear al Sacerdote con todo respeto lo digo...

Empeoró cuando me preguntó: "Con qué nombre de varón querés que te llame??" y como no le decía ninguno me insistía, estaba como en shock, aturdida y confundida, no sabía qué hacer porque temía descontrolarme, así que dije "Miguel" mientras pensaba "San Miguel Arcángel sácame de aquí"... y el Padre me trataba de "él en masculino" y eso me molestó mucho, mi consciencia me decía "no, esto no está bien"... me sentía con un pie en el infierno...

Así que después de decir Miguel me callé y así terminar esa "confesión" y salir a buscar otra Iglesia donde confesarme de nuevo.

Primero cuántos Sacerdotes no guían correctamente a las almas.
Segundo eso de "darle el gusto" a dichas enfermedades en ciertos casos y hoy más que nada se ha vuelto una moda un pecado del cual gozar porque parece les gusta ir contra los mandamientos de Dios, toman esa elección, y tienen tantas malas influencias alrededor que se dejan engañar.

Yo jamás escuché o ví algo sobre esto de pequeña, lo mío fue totalmente propio, no sé cómo desarrollé eso desde tan pequeña, obviamente ciertas situaciones en la infancia influyeron mucho.

Pero andar apoyando esto.. no es bueno, no hace bien, uno se siente más abominable todavía, mucho mejor me siento si lucho contra esto, aunque sea toda mi vida, pero vale la pena. No sé en parte creo que prefiero que el Gran Aviso llegué ya, aunque no me siento preparada, sobre todo con la cantidad de Gracias que hemos perdido este año sin Misas, sin Adoraciones Eucarísticas, sin confesiones semanales, etc y tantas y tantas!!!....

No apoyo esto, jamás lo haré porque es gravísimo.