Clicks87
jamacor

Agenda 2030. (más por lo eclesiástico... que por Biden)

Agenda 2030. (más por lo eclesiástico... que por Biden)

José Luis Aberasturi, el 21.11.21 a las 9:26 PM

Va de Agendas. Unas libreticas que se usaban antes para apuntar cosas; en especial, aquellas que teníamos más intención de estar pendientes, y no se nos olvidasen.

Pero ahora va de GRAN AGENDA, ‘la madre de todas las agendas’, pues la patrocina ni más ni menos que la ONU -organismo perfectamente prescindible, y de infeliz memoria, orquestadora de crueles genocidios, en especial entre los países más pobres-, abrazando oficialmente los ‘Objetivos de Desarrollo del Milenio’ (2000).

Todo en plan grande, cuasi universal y súper-planetario -y sin cuasi y con súper-; y que no es sino un ensayo más -aunque quizá ya no sea ensayo, sino puesta en práctica-, del intento de echar a andar el ‘Gobierno Universal’: no por otro motivo están detrás los masoncetes del NOM, y sus “hombres de paja": los diversos y homogéneos hombres públicos: tan públicos que están todos comprados con nuestro dinero: el que nos roban descaradamente. Que con algo hay que ganarse la vida -y muy bien, por cierto-, dicen estos últimos, mientras cuentan los billetitos que les llueven.

Un GU que no pretende sino esclavizarnos aún más si cabe -se cumple aquella máxima que afirma que: “la sangre del soldado hace grande al capitán”, o cosa por el estilo; me parece que es de origen italiano-, pues todo se les hace poco a nuestros “capitanes” para seguir instalados en su dolce vita. Mandando, que es lo suyo, y refocilándose con ello y con lo que trae consigo, que “no es moco de pavo”: no hay más que verlos o imaginarlos.

Además, como nos han programado para obedecer ovejunamente -es la obligación que nos han metido en el ADN-, ahí estamos: balando a sus pies. Solo se escapan, de momento, personas muy singulares y con ganas de dar la batalla de la auténtica LIBERTAD. ¡Cada vez se hace más evidente, por necesaria, la grandeza de vivir en LIBERTAD! ¡Ser verdadero HOMBRE, conquistando con sangre cada día la LIBERTAD!

Ahí están, para ejemplo, esos miles de manifestantes que ya se han hartado de agachar perrunamente la cresta ante los intentos de encerrar a todos los que no se han querido vacunar. Y, ¿qué gritan? ¡¡¡LIBERTAD!!! Y lo hacen contra los marxistas, los socialistas y los masones, que daban la impre de tener la patente y, por tanto, la exclusiva del grito y de su significado.

A la vez, esos mismos añorantes de la LIBERTAD, nos sacan los colores a todos los que, sumisos, solo sabemos decir: “¡Sí, bwana!". Que me da que ni suena igual, ni significa lo mismo, ni deja a la persona en el mismo sitio, sino rebajada a esclavo del modernillo “hoy".

Pues como bien enseñan los marxistas de turno y espléndida nómina -aprendices aventajados y fieles de los de la escuela original y primigenia-: la primera y esencial premisa es la aniquilación de la Iglesia Católica. Y en ello están. Y con gran éxito: los únicos que no lo reconocen son los mandamases de la propia Iglesia… Católica. Que será por algo, digo yo. Y solo con honrosísimas y menguadísimas excepciones.

Bueno: ya puestos, de cualquier cosa que suene parecido, o lo pretenda. Porque no se puede pretender ser “borrego integral y sumiso", y sostener que se tiene alma, y con sus “infantiles” pretensiones de vida más allá de la terrenal y pastueña que nos obligan a sufrir. “¡Hasta ahí podíamos llegar, oiga!

Esa A-30 y su despliege en Glasgow hace ya varias semanas con la COP26 en su horizonte-nada ecológico, nada respetuoso con el medio ambiente, y nada amable con el calentamiento global, por cierto; o sea: nada de predicar con el ejemplo para, al menos, dar la apariencia de que se creen lo que pregonan y nos inyectan en vena-, es un PANFLETO engañabobos que contenta y aletarga a todo el que se lo meta -que se lo “pinche” en vena, lisa y llanamente-, y renuncie así a pensar; que acaba siendo una lata…

No digamos a pensar auténticamente y “en católico". Nada que ver, por supuesto, con lo de “católico a lo biden” de moderna, actual, ecológica y prolífica factura, de nuestros tiempos; y con gran proyección no solo social sino, incluso, eclesial. Y sobran ejemplos, con nombres y apellidos.

Pues, “a lo que voy, Juana”.

Los 4 Objetivos de la COP26 eran:

*Asegurar el cero neto global para 2050, y mantener el alcance de la meta de 1,5ºC.

*Trabajar juntos para hacer frente al desafío del cambio climático.

*Movilizar las finanzas comprometidas en el Acuerdo de París.

*Alcanzar la adaptación para proteger las comunidades y los hábitats naturales.


¿En qué han quedado?

El final ha sido desesperanzador total. Ha quedado en una tan NADA PLANETARIA, que hasta la Greta, el jovencísimo icono de la progrez abanderada de la lucha climática, y la “bién pagá” por sus bien enriquecidos promotores, ha mandado a tomar por… ahí, a los mandamases del evento de Glasgow.

¿Por qué? Pues porque se ha desencantado de todos esos vividores de salón con un tema que para ella es de lo más serio. Claro que antes, bien que se ha forrado a cuenta de esos mismos masones soplagaiticas…

Y si hasta la Greta ve que todo es un camelo -de ahí su enfado de adolescente mayorcita-, ¿cómo va la Iglesia Católica como tal a mojarse en ese tema de una manera tan cerril, tan a fondo y sin valorar las consecuencias? ¿No se da cuenta de que eso, caso de que falle, la va a dejar como a Cagancho? ¿Y, respecto a la trama nada oculta de los abortos, de la pederastia mundial y demás, no tiene nada que decir, excepto que espera que no se pasen en esos temas? ¿Tan astuta para algunas cosas -o eso se creen sus jerarcas tantas veces, y pierde en todas sus apuestas mundanas-, y tan inocentona sorprendentemente para todo lo que estas cosas conllevan?

Y seguimos preguntando: ¿Se va a decantar por el SILENCIO en lo fundamental, dejando hacer lo que quieran, y poner el acento en lo accidental: por ejemplo, en los plásticos, y en el medio punto de calentamiento? ¿Se va a “calentar” alguna vez por defender a Dios contra los pecados de los hombres y las estructuras de pecado -que se han multiplicado, y se han hecho más ferozmente inhumanas-, incluidos los de los eclesiásticos, más allá de las peticiones vacuas e inútiles de perdón, pero sin pretender arreglar nada, pues nada se cambia en esa dirección?

Y ya, la pregunta de fondo: ¿Dónde está la relación de todos estos berenjenales, que tienen su origen en la Masonería-marxista, con la Revelación? O sea: con los mandatos recibidos del Señor. ¿Cómo se puede pretender co-gobernar en el mundo con los que todo lo montan para intentar destruir a la Iglesia Católica?

¿Ganó algo la Iglesia Católica con la desgraciada y desnortada ost-politik? ¿Ha ganado algo con los acuerdos -bajada de pantalones sin pudor y sin dignidad- con la China Comunista? ¿Ha ganado algo en España con el desprecio de la católica Nación?

Desde la propia Iglesia -más ya “la nueva iglesita de los ‘viejos’ tiempos” que otra cosa-, se nos está llevando a mirar única y exclusivamente a la tierra. Vamos, que seamos como los CERDOS, que solo miran para abajo; y por si a alguno se le ocurre levantar el morro, las orejas le caen sobre los ojos. O sea: mirar solo hacia abajo; y así poder escoger el mejor lodo donde revolcarse, y el más apetitoso lodazal donde ozar a gusto. Es el máximo y único horizonte que se nos promete

Pues en esto está quedando -pues a esto se le está induciendo y reduciendo- el “nuevo católico", o sea, el “católico a lo biden” [perdón por la repetición, pero creo que no sobra], y demás asimilados y aficionados.

¿Qué otra cosa es eso de montar una amazonia en el Vaticano, con su pachamama tan pincha y oronda a la que rendir pleitesía, como mínimo, incluso con ofrendas al uso?

¿En esto queda, porque a esto se reduce, la opción preferencial de la Iglesia por el COP21?

¡Que les aproveche! Que yo, personalmente, prefiero el vermú -nacional, por supuesto-, para el aperitivo. Y siempre que haga falta acompañarse con algo bueno, y nacional.

Categorías : Sin categorías