Clicks24

Despierta...

Ya dejamos de ser la iglesia fervorosa con ese celo santo por las cosas de Dios, ya estaba estipulado y escrito en las 7 iglesias, donde la iglesia recorre desde que la fundó Jesucristo, hasta el …More
Ya dejamos de ser la iglesia fervorosa con ese celo santo por las cosas de Dios, ya estaba estipulado y escrito en las 7 iglesias, donde la iglesia recorre desde que la fundó Jesucristo, hasta el fin de los tiempos, donde después de éste, tomara como lo fue al principio y más su santidad.

Son 7 iglesias históricamente, pero espíritualmente son las etapas donde va recorriendo la iglesia y sus fieles hasta encontrar la plenitud y perfección (7).

Apocalipsis 1, 11 "«Lo que veas escríbelo en un libro y envíalo a las siete Iglesias: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea»."

Ya dejamos de ser fervorosos y poco a poco, el mundo, el demonio y la carne nos han orillando a salir de la iglesia de TIATIRA, para entrar, a la iglesia de PÉRGAMO.

Apocalipsis 2, 18-29 'Escribe al Ángel de la Iglesia de Tiatira: Esto dice el Hijo de Dios, Conozco tu conducta: tu caridad, tu fe, tu espíritu de servicio, tu paciencia; tus obras últimas sobrepujan a las primeras. Pero tengo contra ti que toleras a Jezabel, esa mujer que se llama profetisa y está enseñando y engañando a mis siervos para que forniquen y coman carne inmolada a los ídolos. Le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. Mira, a ella voy a arrojarla al lecho del dolor, y a los que adulteran con ella, a una gran tribulación, si no se arrepienten de sus obras. Y a sus hijos, los voy a herir de muerte: así sabrán todas las Iglesias que yo soy = el que sondea los riñones y los corazones, = y yo os = daré a cada uno según vuestras obras. = Pero a vosotros, a los demás de Tiatira, que no compartís esa doctrina, que no conocéis «las profundidades de Satanás», como ellos dicen, os digo: No os impongo ninguna otra carga; sólo que mantengáis firmemente hasta mi vuelta lo que ya tenéis. Al vencedor, al que se mantenga fiel a mis obras hasta el fin, = le daré = poder sobre = las naciones: = las regirá con cetro de hierro, como se quebrantan las piezas de arcilla. = Yo también lo he recibido de mi Padre. Y le daré el Lucero del alba. El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias."

Ya se venía cocinando el plan malévolo que dividió y fragmento a la iglesia católica, después del CVII, Dios lo sabía y alentó al remanente fiel a aguantar, a ser fiel a la sana doctrina.

Apocalipsis 2, 12-17 "Al Ángel de la Iglesia de Pérgamo escribe: Sé dónde vives: donde está el trono de Satanás. Eres fiel a mi nombre y no has renegado de mi fe, ni siquiera en los días de Antipas, mi testigo fiel, que fue muerto entre vosotros, ahí donde habita Satanás. Pero tengo alguna cosa contra ti: mantienes ahí algunos que sostienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balaq a poner tropiezos a los hijos de Israel para que comieran carnes inmoladas a los ídolos y fornicaran. Así tú también mantienes algunos que sostienen la doctrina de los nicolaítas. Arrepiéntete, pues; si no, iré pronto donde ti y lucharé contra ésos con la espada de mi boca. El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor le daré maná escondido; y le daré también una piedrecita blanca, y, grabado en la piedrecita, = un nombre nuevo = que nadie conoce, sino el que lo recibe."

De ese remanente fiel, poco a poco se ha estado disminuyendo, por la tibieza, por la conveniencia y por falta de celo santo por las cosas de Dios y se formó ya el pequeño remanente fiel y verdadero, donde el demonio sabe que le queda poco tiempo, después del CVII, lo sagrado ya casi no se respeta, viene la unión de iglesias, para formar la iglesia universal, se destruirá Roma, la Roma vaticana y se empezará de nuevo en Fátima.

Lamentablemente ya entramos, no en esta penúltima parte de la iglesia " PÉRGAMO ", y en Fátima entraremos en Filadelfia, iglesia limpia y pura después de la gran tribulación.

Ya estaba también profetizada, sacerdotes vestidos como laicos, mujeres como hombres y hombres como mujeres, donde ya de perdió el celo santo por la santa misa, ya todos los reciben como quieran, todos tocan al Señor, nadie Lee y creé en la biblia, prefieren a los Psicolocos y ciencias humanas en vez de tener verdadera fe en la santa biblia.

Ya no falta mucho que quiten la santa misa, la eucaristía, donde reinará el enemigo 3.5 años, es tiempo de definirnos, con Dios o contra Dios .

Te sientes vacío aunque tengas todo o casi todo, te hace falta algo más profundo que tus sentidos y razón, el demonio sabe que te guías y formas por Medio de tus emociones, por eso no crees en la iglesia católica, porque está pasando su noche triste, pero no te das cuenta de eso, la masonería eclesiástica la tiene por el cuello y está agonizando.

La iglesia católica es espiritual y así debe entenderse la doctrina de Jesús, a través de la santa biblia y tradición.

El demonio sabe que con milagros en falsas iglesias o congregaciones, te acercas más a él ( demonio) y te alejas de la verdadera iglesia.

alejas de la verdadera iglesia.

"También en la Iglesia, la tiniebla se hará aún más densa y logrará envolverlo todo.Los errores se difundirán más, y muchos se alejarán de la verdadera fe. La apostasía se propagará como una epidemia y muchos Pastores y los rebaños a ellos encomendados serán golpeados por ella.En todas las partes de la tierra, la Iglesia, esta pobre hija mía agonizante y crucificada, tendrá que sufrir mucho." (pág. 902, libro azul del padre Gobbi).

"Mi Iglesia será sacudida por el viento impetuoso de la apostasía y de la incredulidad, mientras aquel que se opone a Cristo entrará en su interior, llevando así a cumplimiento la abominación de la desolación que os ha sido predicha por la Divina Escritura.La humanidad conocerá la hora sangrienta de su castigo: será herida por el flagelo de las epidemias, del hambre y del fuego; mucha sangre será esparcida en vuestras calles; la guerra se extenderá por doquier, llevando al mundo una devastación inconmensurable."(pág.967, libro azul del padre Gobbi).