“Mi Justicia Llega por lo que es de Mi Propiedad”

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA
30 DE JULIO DEL 2022

Amado Pueblo Mío:

LES AMO, LES GUÍO Y LES REÚNO COMO PASTOR DE ALMAS.

Pueblo amado de Mi Corazón:

VENGO CON MI AMOR PARA BENDECIRLES Y OFRECERLES MI CRUZ DE GLORIA Y MAJESTAD.

Hijos Míos, continúo padeciendo por cada uno de ustedes, los miro alejarse más y más de Mi Redil sumergidos en falsas doctrinas debido a que no Me reconocen.

Mi Pueblo acepta lo pecaminoso, falso y vergonzoso; acoge lo indebido y se familiariza con el mal.

¡LES LLAMO A LA CONVERSIÓN!

Es el momento exacto para que no les guíen sus intereses, sino los de Mi Casa.

Es el momento de los Signos que anticipan el Aviso y Mi Pueblo continúa sin examinarse a sí mismo, sin adentrarse en su interior y sin mirarse sin mascaras.

Mis hijos actúan fuera de Mi Amor. Alejados del obrar y actuar del verdadero cristiano, se permiten ser atraídos por quienes conociéndome Me desprecian buscando sus intereses y no los Míos. Las miserias humanas los han llevado a gustar de lo pecaminoso, amando el poder terreno, llegando a sumergir a Mi Iglesia en las tinieblas y silenciando con un mazo los altares del Sacrificio Eucarístico.

¡OH MOMENTO DE DOLOR! PADEZCO UNA Y OTRA VEZ…

Y Mi Pueblo cegado se mira a sí mismo, desprecia la humildad y con gran soberbia alimenta su “ego” engreído y malcriado.

¡TANTO LES HE DADO, HIJOS!...

¡TANTO PIERDEN POR SOBERBIA hasta que sin encontrar contento ni llenura espiritual se postren nuevamente ante Mí, para que Yo les libere de tanta gangrena que han dejado caer sobre lo que es Mío!

Oren Pueblo Mío, oren, Mi Justicia llega por lo que es de Mi Propiedad.

Oren Pueblo Mío, oren la ciudad de las luces es apagada, la algarabía silenciada y Mis hijos claman.

Oren Pueblo Mío, oren por Argentina, padece ante la humanidad asombrada.

Oren Pueblo Mío, oren, la naturaleza actúa con mayor fuerza.


Mis enemigos se levantan en contra de Mis hijos. Sin temor continúen con Fe, Mis Legiones Angélicas harán huir a los opresores.

Pueblo Mío, la soberbia y la necedad humana deben ser desterradas como preparación para poner en fuga los detentes que viven dentro de cada uno de ustedes.

ENTRÉGUENSE A MÍ SIN RESISTENCIAS HUMANAS, ASÍ YO SERÉ TODO EN USTEDES Y USTEDES SERÁN MI CONTENTO.

Apresúrense hijos, despréndanse de tanto harapo que les impide caminar hacia Mí…

Sean amor, fraternidad, caridad, perdón, esperanza y cada uno sea el soporte del hermano.

Cumplan con Los Mandamientos, amen los Sacramentos, reconcíliense Conmigo y recíbanme con amor por quienes no Me aman. Así serán Mi Contento, así obran y actúan Mis hijos para gustar de Mi Amor y Mi Amor sea en ustedes señal de Mi Presencia.

Les bendigo y les fortalezco.

PUEBLO MÍO, SIN TEMORES CONTINÚEN DE MI MANO Y DE LA MANO DE MI MADRE.

Mi Corazón palpita por cada uno de ustedes. Les amo.

Su Jesús

AVEMARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVEMARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVEMARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

COMENTARIO DE LUZ DE MARÍA

Hermanos:

El Amor Divino lo abarca todo impregnándose en quien se entrega a ser más de Cristo y menos del mundo.

Esta es una palabra muy profunda, reflexionémosla una y otra vez.

Nuestro Señor Jesucristo nos recuerda que vamos a ser examinados por nuestra propia conciencia. El continuar preparándose, arrepintiéndose, confesando los pecados y manteniéndose en un constante acto de reparación y de amor, de amor y de oración es necesario.

Nos llama a dejar los harapos de la necedad humana, esa soberbia que daña el alma e impide que nos veamos tal cual somos.

Hermanos, son momentos urgentes ya que Nuestro Señor Jesucristo nos dice que este es el momento exacto para que quienes no le han buscado, le busquen.

Podemos comprender que a la criatura humana le urge buscar la conversión, buscar ese encuentro personal con Cristo para que sea una criatura en donde more ese Amor Divino al que todos somos llamados.

Atentos y en alerta espiritual así permanezcamos ante las Palabras Divinas que nos dicen: es el momento de los signos y del cumplimiento. Por eso es que somos llamados a prepararnos, porque cada día que pasa es un día más cercano al Aviso o un día en el cual podemos ser llamados ante la Presencia Divina.

Hermanos, Cristo padece continuamente y cada uno de nosotros puede ser un alma reparadora del dolor de nuestro amado Señor Jesucristo.

¡Atentos para no ser presa del mal que se levanta contra la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo y contra el Cuerpo Místico de Cristo!

¡Atentos que el altar del Sacrificio Eucarístico ha sido golpeado por quienes conocen a Cristo, pero quieren poseer la Iglesia de Cristo!

Hermanos, es necesaria la purificación de la criatura humana como nos lo ha mencionado Nuestro Señor, pero recordemos que en medio de la purificación siempre permanece el Auxilio Divino. Ese Auxilio con el que el Pueblo de Dios ha continuado y continuará hasta la consumación de los tiempos.

La Iglesia puede ser golpeada, pero permanece como Cristo permanece.

Amén.