jamacor
16

El diablo y los burócratas

**

Por The Catholic Thing | 13 agosto, 2022

Por David Warren

La palabra «burocracia» representa una cosa que es (secretamente) bastante popular – más de lo que yo hubiera imaginado antes de hacer mis indagaciones. Estas indagaciones las hice a lo largo de mi vida adulta, y en algunos casos se remontan a mi infancia. (Una vez fui un miembro desagradable de los Boy Scouts).

Todo el mundo quería unirse a los Scouts, pero las chicas no eran bienvenidas. Nos vestíamos, exclusivamente como chicos, descuidando incluso la provisión de drag queens para las horas de cuentos, con uniformes con insignias, mantenidos pulcros y limpios. Aprendimos saludos especiales. Sí, era una organización fascista, como cualquier persona woke debe imaginarse hoy.

Pero me estoy adelantando. Yo sólo era un cachorro. Pronto me permitieron marcharme, cuando me harté de la disciplina de los lobatos y de las acampadas organizadas. Odiaría que algún lector, que llegó a Scouts, pensara que estoy tratando de sacarle el rango. Porque incluso hace unos sesenta años, mis aspiraciones eran modestas. Favorecían la libertad. Me escapaba.

Me parece recordar que me diagnosticaron un «problema de actitud», aunque quizá esté confundiendo varios diagnósticos posteriores. Puede que no me haya curado, ya que en un reciente encuentro con un «médico de cabecera» volví a recibir este diagnóstico. Fue a cambio de mi observación de que la «sanidad pública» era una inmensa, incompetente y tiránica burocracia. (Permítanme dar este dato de color: vivo en Canadá).

Al salir de la consulta con este médico, tuve una visión. Miré vagamente cuesta abajo hacia donde, en el espacio de unas dos millas, se acercaban presumiblemente dos tranvías. Estaba deseando subirme a uno, para llegar a casa, pero me di cuenta de que ambos se habían detenido por los semáforos en rojo.

Algún avispado había programado los semáforos para que todos los vehículos, incluidos los tranvías, redujeran su velocidad al ritmo de los caracoles. Si obedecían un semáforo en rojo, se encontrarían con semáforos en rojo hacia adelante, hasta arriba. Aunque los tranvías eran numerosos, la espera sería interminable; igual que la que había experimentado en la consulta con el médico.

Me decidí por una de mis desalentadoras encuestas. Desde mi lugar en la parada del tranvía, sin moverme, conté cuántas señales de tráfico daban órdenes «que deben ser obedecidas» en el barrio que me rodeaba. Naturalmente, pronto perdí la cuenta, y como sufro de «problemas de actitud», abandoné el ejercicio prematuramente. Todavía no había llegado un tranvía. Tampoco había visto una sola señal de entretenimiento.

Tengan la seguridad de que no tengo intención de continuar con estas memorias en ninguna oficina gubernamental. Pero una noticia, sobre el plan del gobierno de Biden de contratar 87.000 nuevos auditores fiscales para el Servicio de Impuestos Internos, como parte de una «Ley de Reducción de la Inflación», me recuerda la magnitud del problema. Porque el IRS ya era más grande que el Departamento de Defensa de Estados Unidos, además de otras enormes burocracias gubernamentales.

Se trata, por supuesto, de burocracias formales, legalmente constituidas, a una escala más allá del alcance de la imaginación humana. Las personas que trabajan en ellas están lo suficientemente bien pagadas como para evitar que emigren a trabajos productivos. En cambio, dedican todo su tiempo de trabajo a destruir la productividad.

Cuando dirigimos nuestra atención a las numerosas burocracias educativas (no cuento a los profesores propiamente dichos), y a las que gobiernan todos los demás aspectos de la vida cotidiana, obtenemos una convincente visión del infierno: cientos de millones de personas que se ganan la vida empujando papel, o haciendo alguna otra cosa esencialmente inútil.

La gente ama la burocracia; o mejor dicho, no la ama. La palabra es recibida como un insulto, por cualquiera que se identifique como burócrata, independientemente de lo cómoda que sea la definición. De alguna manera, el burócrata cree que todos los demás son burócratas. Se imagina a sí mismo como un caso especial.

Teme tener que tratar con los diversos burócratas que debe encontrar en el transcurso de su día, para conseguir todos sus permisos y exenciones, y evitar las leyes y reglamentos que, en Canadá como en Estados Unidos, fueron escritos en «departamentos».

En otras palabras, en dos de las democracias libres mejor establecidas del mundo, es el gobierno de los burócratas, por los burócratas, para los burócratas – sin perspectiva de que alguna vez perezca de la Tierra.

Sin embargo, mi interés en este fenómeno no es político, excepto porque la política entra en todo lo que es intrínsecamente aburrido. Mi interés es más bien religioso, concretamente cristiano y católico. Aunque se nos ha acusado de operar una burocracia, nadie ha acusado todavía a Cristo.

Buscando lo que podría ser lo opuesto a la burocracia, rápidamente desciendo al término «familia». Hace falta un compendioso acuerdo prematrimonial para convertir la vida familiar en una pesadilla procesal, y la destrucción de la familia pasa por el derecho de familia.

Pero resistirse a esto es lo que podríamos llamar «el espíritu del paternalismo». O estaría más de moda llamarlo «orgánico». Por costumbre, revisada paulatinamente a lo largo de la mayoría de los siglos, la vida familiar queda fuera de los papeles (excepto en la literatura). Las empresas familiares tradicionales, como la granja, constituían una extensión de la vida no burocrática, que trascendía incluso a la economía.

Todas estas empresas tienden a ser invadidas, como la propia Iglesia, por los agentes de la burocracia gubernamental. Operan con la autoridad de leyes frecuentemente reescritas. No conozco ningún teatro de la actividad humana en el que la costumbre, sancionada por la tradición, pueda hacer frente al legalismo cuando se le desafía.

Sin embargo, el mundo se las arregló con la costumbre, incluido el derecho consuetudinario, a lo largo de la mayor parte de su historia, y de alguna manera se obtuvo justicia de vez en cuando.

Lo que es más revelador es la pérdida de tiempo. Porque el tiempo que se pasa al servicio de la burocracia es tiempo que se pasa alejado de Dios. No es una pérdida inocente. Porque a medida que las sociedades estadounidenses y la mayoría de las demás se han burocratizado, también se han vuelto irreligiosas.

El esfuerzo que antes se dedicaba a la observancia y la devoción religiosas debe ahora «invertirse» en rellenar formularios de impuestos y en otras cien mil funciones del Estado en constante expansión.

**Government Bureau by George Tooker, 1956 [The MET, New York]

Acerca del autor:

David Warren fue editor de la revista “Idler” y columnista en periódicos canadienses. Tiene una amplia experiencia en el Cercano y Extremo Oriente. Su blog, “Essays in Idleness”, ahora se puede encontrar en: davidwarrenonline.com.