Join Gloria’s Christmas Campaign. Donate now!
Clicks16

Isaac Jogues, evangelizador a los Nativos

Bottega
Isaac Jogues, sacerdote Francés, murió martirizado el 18 de octubre de 1646, fue un misionero que predicó en Norteamérica. Los jesuitas Renato Goupil y Juan de Lalande también fueron martirizados. …More
Isaac Jogues, sacerdote Francés, murió martirizado el 18 de octubre de 1646, fue un misionero que predicó en Norteamérica. Los jesuitas Renato Goupil y Juan de Lalande también fueron martirizados. En su honor se construyó el Santuario Nacional de los Mártires Norteamericanos en Auriesville, Estado de Nueva York. Su fiesta es el 19 de octubre Misioneros que regresaban de Nueva Francia contaron a Jogues lo duro que era evangelizar en Nueva Francia. Esos relatos, sin embargo, incrementaron el deseo de "consagrarse allí a la labor de la conversión y el bienestar de los nativos". A su llegada, Jogues padeció fiebre, pues había epidemia. Los hurones culparon a los "abrigos negros". en sus cartas relata, "Somos escuchados con agrado, y prácticamente no hay una aldea que no nos haya invitado a ir a ella [...] Y al final se entiende por nuestra conducta que no hemos venido a comprar máscaras ni a traficar, sino solo a enseñarles, y a procurar la salud de sus almas". Pero, como represalia por consolar a un francés torturado, los mohawk apalearon a Jogues, le arrancaron las uñas y mordieron las puntas de sus dedos hasta que sus huesos quedaron visibles. Lo condujeron a través de un guantelete, que consistía en hileras de iroqueses armados con varillas y palos que golpeaban a los prisioneros que caminaban en una sola fila. Luego, los iroqueses forzaron a Jogues y a los prisioneros a subir a una plataforma elevada donde se burlaron de ellos. Posteriormente, una mujer cautiva algoquina le cortó el pulgar a Jogues. Por la noche, los prisioneros fueron atados con los brazos y pies abiertos en una cabaña. Los niños arrojaron brasas sobre sus cuerpos. Tres días después, Jogues y los prisioneros fueron llevados a otro poblado, donde los iroqueses los azotaron en guanteletes y clavaron palos en sus heridas y llagas. Durante su cautiverio, Jogues consoló, bautizó, escuchó confesiones y absolvió a los otros prisioneros. El 18 de octubre de 1646, los mohawks mataron a Jogues con un tomahawk y a sus compañeros. Tiraron los cuerpos de los misioneros al río Mohawk.