Clicks1.6K
Retazos y puntadas
3

"Si hablas mal del hermano, lo matas"-Papa Francisco

En su homilía diaria en Santa Marta hoy viernes 13 de septiembre, el Papa Francisco ha dicho que quien habla mal del prójimo es un hipócrita que no tiene “el coraje de mirar sus propios defectos”. El Pontífice subrayó que las habladurías tienen una “dimensión de criminalidad”, porque cada vez que hablamos mal de nuestros hermanos, imitamos el gesto homicida de Caín.

“¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?” El Obispo de Roma desarrolló su homilía partiendo de la cuestión planteada por Jesús que sacude la conciencia de cada hombre, en todo tiempo. Luego de habernos hablado de la humildad, observó, Jesús nos habla de lo contrario, “de aquella actitud odiosa ante el prójimo, aquel convertirse en juez del hermano”. Y aquí, afirmó, Jesús “dice una palabra fuerte: hipócrita”:

“Aquellos que viven juzgando el prójimo, hablando mal del prójimo, son hipócritas, porque no tienen la fuerza, el coraje de mirar los propios defectos. Sobre esto el Señor no dice tantas palabras. Luego dirá, más adelante, que aquel que en su corazón guarda un poco de odio contra el hermano es un homicida... También el Apóstol Juan, en su primera Carta, lo dice, claramente:aquel que odia a su hermano, camina en las tinieblas; quien juzga al hermano, camina en las tinieblas”.

Cada vez que nosotros “juzgamos en nuestro corazón a nuestros hermanos – prosiguió – es peor, cuando hablamos de esto con los otros somos cristianos homicidas”:
LEER COMPLETO
GCL
Angelo:

Dios te bendiga.

Gracias por tus palabras, es cierto que la Biblia es un espejo de nosotros mismos. Lo difícil es tener la sabiduría de cuando hablar y cuando callar. Si denunciamos hechos que van contra nuestra fe, contra nuestros valores cristianos, podría confundirse que acusamos a alguien de estos actos junto con condenar al actor por sus acciones.

Podemos condenarnos por hablar …More
Angelo:

Dios te bendiga.

Gracias por tus palabras, es cierto que la Biblia es un espejo de nosotros mismos. Lo difícil es tener la sabiduría de cuando hablar y cuando callar. Si denunciamos hechos que van contra nuestra fe, contra nuestros valores cristianos, podría confundirse que acusamos a alguien de estos actos junto con condenar al actor por sus acciones.

Podemos condenarnos por hablar y también por callar (omisión). si escucho a un sacerdote que no cree en el infierno, si observo a otro practicando y promocionando el Yoga, no puedo callar. Naturalmentee no voy a empezar a dar voces a cualquier público, mas si puedo escribir un relato a un Obispo sobre lo que sucede. Mi hermana cree que cada uno es resposable de su salvación y que no tengo obligación de salvar a otros, pero creo que no es correcto quedarse sin tomar alguna acción que va en contra de nuestra fe y que daña a la Iglesia y a muchas almas.

Lo que acabo de decir es real, lo vivimos día a día, muchos sacerdotes son muy "relajados", otros quitan a Dios del centro y ponen al hombre, confunden teología con antropología o sociología. Algunos de ellos llevan altos cargos dentro de la misma Iglesia, van refiriéndose a los dogmas de una manera cada vez más audaz y atrevida, por ejemplo: algunos (sin dudar completamente de la virginidad de María) creen que al referirse a María con La Virgen, no se refiere a "aspectos fisiológicos", hasta sus defensiores dan explicaciones que complican más este asunto, van aclarando que al perder el hímen por el nacimiento de Jesús, no deja de ser virgen. Es decir, van urgando de una forma, para mi modo de ver, incómoda, si la virginidad de María es un dogma, es un misterio, es mejor dejarlo como tal, sin buscar explicaiones innecesarias o hilar fino en la especulación, "cuando la Madre de Dios, llena de gozo, presentó a los pastores y a los Magos a su Hijo primogénito, que, lejos de menoscabar, consagró su integridad virginal [181].(Lumen Gentium)".

Sin considerarme un apocalíptico, ni tampoco dejo de estar atento a lo que ocurre hoy, no sólo en la Iglesia, sino en el mundo, YO MISMO entro en este contexto de corrupción, porque creo que la única forma de evitar ser partícipe de la corrupción de la naturaleza y del hombre, debería ser viviendo como un erimita.

La disyuntiva está en hablar o callar, con quien hacerlo y no hacerlo, cuando, donde y cómo. Nunca tendremos la seguridad si acertamos o no en hablar o callar. Sin embargo, lo que sí intento hacer es seguir las siguientes reglas:

1 Si voy a hablar, trato de postergarlo lo más posible.
2 Conocer la opinión de un guía (sacerdote) o amígo (piadoso y bien ilustrado).
3 Intentar estar la mayor parte del tiempo en gracia con Dios.
4 Indagar mucho en fuentes confiables.
5 Seguir atento a los mensajes sobrenaturales de María reconocidos por la Iglesia.
6 No tomar como cierto todo lo que leo y pienso, primero indagar y volver al primer punto para reciclar mi punto de vista.
7 Estar seguro de lo que debo hablar aunque no dejar la posibilidad de fallar.
8 No por el miedo a fallar, debo quedarme sin hacer nada (no ser tibio).
9 Orar por aquellos que evidentemente van minando los baluartes de nuestra fe y valores cristianos.

Se que no soy ningún sabio ni tampoco un completo ignorante, creo tener sentido común, siento dolor por estas cosas, tal vez este dolor sea lo mejor de todo esto, pero me considero un activista y no puedo quedarme en la contemplación y la inacción.

GCL
😡

(
Angelo Lopez
Cada vez que nosotros “juzgamos en nuestro corazón a nuestros hermanos – prosiguió – es peor, cuando hablamos de esto con los otros somos cristianos homicidas” Estas palabras de el Papa Francisco Ma hacen acordar 2 Samuel 12: 1-9.
Cuando Natán se presentó ante el rey David y le contó un caso; había dos hombres, uno era rico y el otro pobre, el rico con muchos rebaños y el pobre sólo tenia una …
More
Cada vez que nosotros “juzgamos en nuestro corazón a nuestros hermanos – prosiguió – es peor, cuando hablamos de esto con los otros somos cristianos homicidas” Estas palabras de el Papa Francisco Ma hacen acordar 2 Samuel 12: 1-9.
Cuando Natán se presentó ante el rey David y le contó un caso; había dos hombres, uno era rico y el otro pobre, el rico con muchos rebaños y el pobre sólo tenia una corderilla; cuando el hombre rico recibió visita, en vez de tomar un animal de sus rebaños para convidar con sus huéspedes, tomo la corderilla del pobre.
Ante esta injusticia, David reaccionó con vehemencia y con furia: <<iVive Dios, que el que ha hecho eso es reo de muerte! No quiso respetar lo del otro, pues pagará cuatro veces el valor de la cordera>>.
Jesús nos dice: “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?”
Lo que no se esperaba el rey David era la respuesta de Natán: <<iEse hombre ERES tú!>>. Lo que con mucha licidez habia juzgado y condenado en OTRO, no había sabido verlo en sí mismo. Sí, ese hombre era REALMENTE él; para encubrir su adulterio, había hecho matar a Urías, y finalmente se había quedado con la mujer de Urías {2Sam. 12:1-9}. iAquella historía era en realidad su propia historia!!
Por eso cuando leo Las Sagradas Escrituras trato siempre de VER mi propia historia. De ese modo puedo yo aplicar lo que el Señor me quiere decir a mi personalmente, es tener una experiencia un encuentro personal con la Palabra Hecha Hombre, La Palabra Viva que ES Jesús. Porque como digo siempre; La Palabra Hace Lo Que Dice y Dice Lo Que Hace. Lo que dice y hace la Palabra no es una aplicación artificial, es todo lo contrario; "Todas estas cosas sucedieron para nuestra enseñanza" {1Corintios 10: 6}. Yo estoy cada vez más convencido de que esta es la única perspectiva adecuada para entender la Biblia, Las Sagradas Escrituras.
Cada relato bíblico encierra una experiencia de fe que hay que saber descubrir. Cuando me conecto con esa experiencia, la Biblía deja de parecerme un documento del pasado y se convierte en el relato vivo de mi propia historia. Cuando nos hacercamos a diversos personajes bíblicos precisamente desde esta perspectiva: ESE hombre eres Tú, ESA mujer eres Tú. Abraham eres tú, David eres Tú, Saulo de Tarso eres Tú, María Magdalena eres Tú, uno de los personajes de la párabola del Hijo Prodigo eres Tú... Todo depende con que expectativas uno se hacerca al texto sagrado.
Para mi l Espíritu Santo es el mejor pedagogo que todos nosotros juntos. El, que conoce perfectamente el corazón humano {cf. Juan 2: 25}, sabe qué necesitamos y cómo hemos de recibirlo. El sabe que muchos de nosotros los hombres y mujeres no somos filósofos ni teólogos, y en su infinita sabiduría se ha revelado así; en "historias". En su admirable condescendencia {cf. D. V. 13} ha tenido a bien ponerse al nivel de los que somos niños y ha preferido hablarnos en nuestro lenguaje, accesible a todos los humanos.
A mi juicio, no hemos tomado aún suficientemente en serio la historia de la salvación como categoría fundamental de la revelación bíblica. No, la Biblia no es un código ético ni un manual de teología. Nos transmite la vida real de un pueblo y la existencia concreta de hombres y mujeres dentro de él, desde la perspectiva de su relación con Dios. Por eso, porque es vida –no «ideas» o «teoría»– está llena de «historias». Dios los bendiga ahora y siempre. Su hermano en Cristo y María, Angel García López.
😇 🙏 ✍️
GCL
Creo que está incompleta: " ¡Hipócrita! Sácate primero la viga del ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano."

Es decir, primero debemos corregirnos nosotros mismos sobre lo que vamos a tratar. Por ejemplo, no podemos criticar la puesta en marcha de la Ley del Aborto, por parte de la iniciativa de algún funcionario estatal, si continuamente tenemos relaciones …More
Creo que está incompleta: " ¡Hipócrita! Sácate primero la viga del ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano."

Es decir, primero debemos corregirnos nosotros mismos sobre lo que vamos a tratar. Por ejemplo, no podemos criticar la puesta en marcha de la Ley del Aborto, por parte de la iniciativa de algún funcionario estatal, si continuamente tenemos relaciones sexuales fiuera del matrimonio siendo solteros y peor casados. Tampoco podemos criticar la corrupción galopante y evidente cuando observamos como se hacen ricos o cambian de vida muchos funcionarios públicos, si nosotros mismos preferimos dar "un regalito o una propina" para evitar multas o pagar menos impuestos.

Por otra parte, no es lícito criticar o juzgar a quien promueve algo indebido, por ejemplo al que hace apología del aborto, sino debemos juzgar la acción, o sea, juzgamos actos y no personas, porque a las personas sólo las juzga Dios.

Por lo tanto, primero observemos nuestras acciones antes de hacer juicios de las acciones de otros. En segundo lugar, diferenciaemos de las personas, a sus actos, porque sabemos que robar es pecado, igual que decir mentiras, etc... Es preferible decir: "No mientas" que "No seas mentiroso", en la primera se refiere a una acción y la segunda a la persona.

Si creen que estpoy equivocado, porfavor, háganme concoer su opinión.