Gloria.tv And Coronavirus: Huge Amount Of Traffic, Standstill in Donations
Clicks10

Cuanamuco - el Venerable Pablo Maria Guzman: 17 de febrero

Irapuato
rzlatido Pablo María Guzmán Figueroa M.Sp.S.: Una historia de entrega y valentía Introducción: El Siervo de Dios P. Pablo María Guzmán Figueroa, M.Sp.S. fue un auténtico misionero que realizó su …More
rzlatido Pablo María Guzmán Figueroa M.Sp.S.:
Una historia de entrega y valentía


Introducción:

El Siervo de Dios P. Pablo María Guzmán Figueroa, M.Sp.S. fue un auténtico misionero que realizó su apostolado en diversos países de América Latina y Asia, logrando responder a los retos evangelizadores de su época, con una amplia visión del futuro que estaba por llegar. El P. Pablo se dedicó a emprender obras en beneficio de la niñez, fundando colegios y siendo realmente un ejemplo de obediencia pues, en momentos críticos, se mantuvo fiel a Dios, su gran amor.

El P. Pablo Guzmán, junto con la R.M. Enriqueta Rodríguez Noriega, fundó el 20 de noviembre de 1936 la Congregación de Misioneras Eucarísticas de la Santísima Trinidad, para luego fundar la rama laica de esta congregación, las Misioneras Auxiliares Hijas de María el 25 de diciembre de 1937.

Infancia y juventud:

El P. Pablo nació el 25 de septiembre de 1897 en Cuanamuco, estado de Guanajuato, en México. Su infancia fue sencilla, pero marcada por la felicidad que nunca le faltó a lo largo de su vida, y a pesar de las dificultades que tuvo que enfrentar a lo largo de su caminar por este mundo.

Con el paso del tiempo, se volvió telegrafista, función que ejerció en Querétaro de 1909 a 1911, posteriormente, se interesó en el matrimonio y durante un periodo de su vida fue novio de la Srita. María Esther López, después de haber dejado el seminario menor, a causa de las constantes batallas que sucedían en diversos puntos del país.

Posteriormente hace estudios farmacéuticos y le pide apoyo a su papá para poner a funcionar una farmacia. Durante este tiempo el joven Pablo pensaba en el matrimonio y estaba convencido de esto, hasta que Cristo volvió a llamarlo y le confirmó que su llamada era ser sacerdote, llamada a la que respondió en la Congregación de Misioneros del Espíritu Santo, tras conocer al Venerable Siervo de Dios P. Félix de Jesús Rougier, fundador de ésta Congregación y quien, más tarde sería, un verdadero apoyo espiritual para el Padre Pablo, ante esto, termina su noviazgo y se decide por la vida religiosa, vida que vivió con entrega y pasión por el reino de Dios.

Misionero del Espíritu Santo:

Fue un promotor incansable del Espíritu Santo, gracias a su trabajo misionero muchas personas lograron profundizar en su fe. Por encargo del Padre Fundador de su Congregación, se dedicó a extender el Apostolado de la Cruz y el Apostolado del Espíritu Santo, como medios para la nueva evangelización.

Instaurar centros del Apostolado de la Cruz no le fue nada fácil, sin embargo, logró impulsarlo verdaderamente, como lo hizo el 29 de abril de 1936 cuando logró que en la ciudad de Guadalajara se aprobara la fundación de la obra. El Apostolado de la Cruz es una obra abierta a todos los bautizados, obra que actualmente funciona en México y en otros países.

Misionero en América Latina y Asia:

El P. Pablo desempeñó su labor en diversos lugares, en Perú fue nombrado director espiritual del seminario de Lima donde dio un gran apoyo espiritual a todos los jóvenes en formación, mientras que en Bolivia trabajó por la fundación de una casa de las Misioneras Eucarísticas de la Santísima Trinidad que él había prometido al Papa Pío XII quien fue un gran apoyo para la nueva Congregación.

En dos ocasiones estuvo en Japón, durante los años de 1952 y 1959, en estos viajes impulsó las obras de sus hijas espirituales en aquel país. Él siempre se esforzó para que sus hijas espirituales llegaran a lugares alejados, tales como Asia, para sacar adelante diversos apostolados. En Japón las religiosas de su congregación eran quienes les servían de intérpretes al P. Pablo, para poder estar en contacto con las personas, pues el Padre Pablo era alguien muy cercano a las personas que lo rodeaban.

Su labor en diversos países enriqueció la experiencia de fe del Siervo de Dios y todo su trabajo fue una respuesta constante al Padre Dios. El P. Pablo encontró en la Virgen María a una verdadera amiga, en todo momento, pues ella siempre está al lado de sus hijos e hijas. Emprender obras en otros países no era tarea fácil, sin embargo, él se mantuvo firme en el ideal y lo logró, más allá de las dificultades y de las difamaciones que tuvo que sufrir.

Colegios de las MESST:

El P. Pablo, como buen Padre y Guía espiritual, no perdía oportunidad para visitar a los Colegios dirigidos por la Congregación que él mismo había fundado. Los colegios que, constantemente eran visitados por el Padre Fundador son los ubicados en: Tampico, Veracruz, Mexicali, México, D. F., Bolivia y Perú. En las fotografías se puede notar el gusto que le daba al Padre estar visitando su obra, una obra educativa que indudablemente ha dado, y sigue dando, significativas aportaciones para el bien de la sociedad.

A los alumnos y alumnas de sus colegios les dedicaba mucho tiempo porque, realmente, era un sacerdote que amaba lo que hacía, y que no perdía oportunidad para emprender nuevas obras.

El P. Pablo emprendió una obra educativa que sigue muy viva, todo esto en su búsqueda de adoradores del Padre pero ¿qué es ser adoradores del Padre? Pues bien, serlo consiste en amar a Cristo emprendiendo acciones a favor de los demás.

Su experiencia de fe:

El verdadero motor de los santos y las santas es el Espíritu Santo y el P. Pablo, comprendió al convertirse en religioso Misionero del Espíritu Santo, que su misión giraría entorno al ideal de ¡Amar al Espíritu Santo y hacerlo amar!. El Padre Pablo escribe sobre su experiencia de fe, con lo cual podemos darnos cuenta de su amor por la causa de Cristo: “Mi misión en el seno de la Iglesia y de mi Congregación es “ser la gratitud”, sintiéndola, practicándola y predicándola”.

La oración es algo que se necesita siempre y el P. Pablo lo entendió así porque cuando oraba se entendía con Dios, cuando oraba se preparaba para las nuevas misiones que estaban por llegar, cuando oraba se llenaba de Dios para darlo a los demás. Pasaba mucho tiempo ante el Santísimo Sacramento porque su alma era Eucarística, sin embargo, lo interesante, lo admirable, es que sus palabras no se quedaban en la Capilla sino que las vivía al máximo en su actividad.

Viajero por amor a la evangelización:

El Padre Pablo es reconocido por sus diversos viajes apostólicos y por ser el dirigente de diversas misiones. El siglo XX se vio iluminado por la evangelización iniciada por el P. Pablo. Su visión del ser humano le permitía llegar a muchas personas, mediante la predicación. La Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida, fundadora de su Congregación, le había profetizado, años antes, que él viajaría por muchos lugares para evangelizar, para hacer presente a Cristo.

En una época donde los avances tecnológicos permitían viajar en avión, el P. Pablo aprovechó, dichos avances, para estar de viaje evangelizando, para estar viajando por amor a Cristo, para llevar el mensaje de la Espiritualidad de la Cruz mediante el cual diera a conocer a las personas que el dolor no debe buscarse pero que, cuando éste llega, debe ser recibido con un sentido salvífico.

Un sacerdote que rompió esquemas:

Muchas veces se cree que los sacerdotes tienen que ser como estatuas serias y secas, sin embargo, esto no es así, el P. Pablo disfrutaba mucho de la música ranchera mexicana, de la poesía y era feliz también al cantar, así mismo, si una familia lo invitaba a ver algún programa de interés a su casa por la Televisión o con otro fin de sana diversión, él iba con mucho gusto. Muchas veces el que un sacerdote acepte una invitación, aunque ésta no sea por fines religiosos sino para descansar y convivir, puede hacer mucho bien a quienes lo invitan.

Quienes lo conocieron dicen del P. Pablo:

Quienes trataron al P. Pablo reconocen diversas características de un hombre santo, un hombre de visión, un hombre que sacó adelante una obra fiel al signo de los tiempos, un hombre que llevó a la realidad sus anhelos cristianos. Se reconoce que fue un hombre muy alegre, que disfrutaba ser sacerdote, que cuando daba conferencias lograba, con el arte de la palabra, convencer a su público porque lo que predicaba, él mismo lo practicaba, tenía una característica que, como cristianos debemos especialmente imitar, el hecho de que cuando una persona lo saludaba él la recibía con gusto y con una sonrisa, así mismo, su capacidad de obedecer a sus superiores asombra, él mismo escribe sobre este punto: Es preciso obedecer siempre con alegría, esa alegría que radica en la voluntad, entonces se hace la mayor inmolación, porque no vamos a dar cosas, sino que vamos a darnos a nosotros mismos... donación plena, total”.

Su enfermedad y santa muerte:

El P. Pablo murió el 17 de febrero de 1967, en la casa Madre de las Misioneras Eucarísticas de la Santísima Trinidad. en México, D. F. Murió con fama de santidad. Su muerte fue su último acto de obediencia, coronando con él toda su vida.

Fue sepultado en el Panteón Español de la Ciudad de México en la Cripta de los Misioneros de Espíritu Santo. En el año de 1983 se exhumaron sus restos, y ahora se encuentran en una Cripta del Templo Expiatorio de San Felipe de Jesús, de la ciudad de México, D. F. En el interior de éste templo también se encuentra la tumba del Venerable Siervo de Dios P. Félix de Jesús Rougier quien, al hablar de la obra del P. Pablo, decía “La obra es de Dios”.

Proceso de Canonización:

Se ha terminado la fase Diocesana de la Causa de Beatificación y Canonización en México, D. F. y se ha iniciado la fase Romana, del reconocimiento de la vivencia de las virtudes en grado heroico.

Oración para pedir la intercesión del S.D. Pablo Guzmán, M.Sp.S.

Padre Celestial, te damos gracias porque
tu siervo, el P. Pablo María,
te amó y sirvió fielmente a imitación de Jesús,
con absoluta confianza en la fuerza de la Eucaristía
en todas las circunstancias de su vida.

Envíanos tu Espíritu para amarte con ese mismo amor
y concédenos la gracia que te pedimos...............

Te rogamos verlo pronto en los altares,
para tu mayor gloria y bien de la Iglesia.

Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.