Clicks14

San Cristóbal Magallanes y 24 compañeros, Santos

Irapuato
2
MargaritaFoundation San Cristóbal Magallanes y 24 compañeros, Santos La persecución religiosa de Méjico se extendió, en diferentes oleadas a lo largo de casi tres decenios del siglo XX. En 1911, …More
MargaritaFoundation San Cristóbal Magallanes y 24 compañeros, Santos La persecución religiosa de Méjico se extendió, en diferentes oleadas a lo largo de casi tres decenios del siglo XX. En 1911, apenas vencieron las fuerzas revolucionarias de Madero, sobre las de Porfirio Díaz, comenzó para los católicos un periodo de dos años en los que gozaron de igualdades jurídicas y políticas. En 1913, fue asesinado el presidente Madero, y fueron acusados los católicos y su jerarquía de se causantes o apoyar el asesinato, con lo cual fueron víctimas de una cruel persecución por las fuerzas revolucionarias. Venció el ejército de Carranza en 1914, que redactó la Constitucion anticlerical de 1917, donde se exiliaron a los obispos y la mayoría de los religiosos y el clero; se destruyeron iglesias y se prohibió el culto. En 1920, con la llegada del general Obregón se pusieron las bases para la paz religiosa, ablandando la censura, permitiendo el regreso de los obispos y el clero. En 1925, el presidente Calles, originó el cisma y volvió a la persecución religiosa, que originó un levantamiento del pueblo mejicano, llamados "cristeros" que reivindicaba la catolicidad del pueblo de Méjico, una parte del clero rural tuvo que ver en este levantamiento, y todo ello originó una fuerte persecución. Los obispos, la mayoría en el exilio, estuvieron divididos, y una parte no fue partidaria de la lucha armada. La Santa Sede a pesar de condenar la "Constitución de 1917", no apoyó a los "cristeros". El 1929, la Santa Sede consiguió y firmó con el gobierno mejicano "un modus vivendi" que comprometió al gobierno a firmar una amnistía a los clérigos y fieles y a deponer las armas a los cristeros. Hasta 1992, hubo en Méjico un estado laico, anticlerical, pero se "toleraba" a la Iglesia, hasta que se establecieron las relaciones diplomáticas con el Vaticano. Fueron muchos los fieles que sufrieron el martirio por defender su fe, de entre ellos presentamos ahora a veinticinco que fueron proclamados santos de la Iglesia por Juan Pablo II. Uno de los pasos formales en las causas de canonización en la iglesia católica es la verificación de un milagro obrado por Dios por intercesión del o de las personas para quienes se busca su inclusión en el canon de santos. En el caso de este grupo de 25 mártires cristeros, María del Carmen Pulido Cortes de Guadalajara, México, experimentó ese milagro. Pulido, diagnosticada con una enfermedad incurable luego de que se descubrieran quistes (algunos extirpados quirúrgicamente) en el pecho, fue a Roma para el pedido de beatificación -de este grupo de mártires- acompañando a Fray José de Jesús Gálvez Amezcua, director en ese momento de un seminario de Guadalajara. "Fui a Roma y rogué por mi curación, pero no sucedió", relató ella en una entrevista. En 1993, Fray Gálvez le dio a Pulido un crucifijo de plata que contenía pequeños trozos de ropa, sangre y huesos de los 25 mártires cristeros. Ella colocó el crucifijo sobre su pecho. “Estaba muy enferma”, le dijo al periodista, “pero apenas mi madre me dio la cruz con las reliquias sentí alivio. La cura fue instantánea”. Los médicos confirmaron que Pulido estaba completamente curada pero no pudieron explicar lo que había sucedido. Luego de seis años de extensas investigaciones la Congregación para la Causa de los Santos presentó al Papa Juan Pablo II el caso y él firmó el decreto reconociendo el mismo como un milagro. Los 25 santos canonizados el 21 de mayo del 2000 fueron: Cristobal Magallanes Jara, SacerdoteSan Cristóbal Magallanes Roman Adame Rosales, Sacerdote Rodrigo Aguilar Aleman, Sacerdote Julio Alvarez Mendoza, Sacerdote Luis Batis Sainz, SacerdoteSan Luis Batis Sáinz Agustin Caloca Cortés, Sacerdote Mateo Correa Magallanes, Sacerdote Atilano Cruz Alvarado, Sacerdote Miguel De La Mora De La Mora, SacerdoteSan Miguel de la Mora Pedro Esqueda Ramirez, Sacerdote Margarito Flores Garcia, Sacerdote Jose Isabel Flores Varela, Sacerdote David Galván Bermúdez, SacerdoteSan David Galván Bermúdez Salvador Lara Puente, Laico Pedro de Jesús Maldonado Lucero, Sacerdote Jesus Mendez Montoya, Sacerdote Manuel Morales, LaicoSan Manuel Morales Justino Orona Madrigal, Sacerdote Sabas Reyes Salazar, Sacerdote Jose Maria Robles Hurtado, Sacerdote David Roldan Lara, LaicoSanto Toribio Romo Toribio Romo Gonzalez, Sacerdote Jenaro Sanchez Delgadillo David Uribe Velasco, Sacerdote Tranquilino Ubiarco Robles, Sacerdote ------ FUENTE: es.catholic.net/…/cristbal-magall…
Irapuato
Irapuato
San Timoteo, diácono y mártir

En Mauritania, san Timoteo, diácono y mártir.

San Polieucto, mártir

En Cesarea de Capadocia, san Polieucto, mártir.

Santos Mártires de Alejandría en la persecución arriana

Conmemoración de los santos y santas mártires que en Alejandría de Egipto, en tiempo del emperador Constancio, el obispo arriano Jorge ordenó, con gran crueldad, matar o desterrar durante los …More
San Timoteo, diácono y mártir

En Mauritania, san Timoteo, diácono y mártir.

San Polieucto, mártir

En Cesarea de Capadocia, san Polieucto, mártir.

Santos Mártires de Alejandría en la persecución arriana

Conmemoración de los santos y santas mártires que en Alejandría de Egipto, en tiempo del emperador Constancio, el obispo arriano Jorge ordenó, con gran crueldad, matar o desterrar durante los sagrados días de Pentecostés.

* San Paterno de Vannes, obispo

En Dariorige (hoy Vannes), en la Bretaña Menor, conmemoración de san Paterno, obispo, de quien se cuenta que en este día fue ordenado para la sede episcopal, en el concilio provincial reunido por san Perpetuo de Tours en este mismo lugar.

San Hospicio, recluso

En la ciudad de Niza, en Provenza, san Hospicio, ermitaño, varón de admirable espíritu de penitencia, que predijo la llegada de los longobardos.

San Mancio, mártir

En Évora, en Lusitania, san Mancio, mártir.

* San Teobaldo de Vienne, obispo (2 coms.)

En Vienne, de Borgoña, san Teobaldo, obispo, que durante cuarenta y cuatro años honró aquella sede con su insigne ejemplo de caridad y piedad.

* San Hemming de Abo, obispo (2 coms.)

En Abo (hoy Turku), en Finlandia, san Hemming, obispo, que, inflamado por el celo pastoral, restauró la disciplina en esta Iglesia con el inicio de un sínodo, favoreció los estudios de los clérigos, dio mayor decoro al culto divino y promovió la paz entre los pueblos.

Beato Juan Mopinot, religioso y mártir

Frente a Rochefort, en la costa de Francia, beato Juan Mopinot, de la Orden de Hermanos de las Escuelas Cristianas y mártir, que durante la Revolución Francesa, por ser religioso, fue detenido y encerrado en una sórdida embarcación, donde murió enfermo de peste.

San Carlos Eugenio de Mazenod, obispo y fundador (2 coms.)

En Marsella, ciudad de Provenza, también en Francia, san Carlos Eugenio de Mazenod, obispo, que fundó los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, para evangelizar a los pobres, y durante cerca de veinticinco años ilustró infatigablemente a la Iglesia con sus virtudes, su labor, sus sermones y sus escritos.

Beatos Manuel Gómez González y Adílio Daronch, mártires

En Três Passos, Brasil, beatos Manuel Gómez González, presbítero, y Adílio Daronch, joven acólito suyo, mártires.