¡Gracias a Dios el infierno es eterno! – por el padre Reginald Garrigou-Lagrange O.P. (+1964)

Dios no puede permitirse ser despreciado con impunidad. Ahora bien, si los dolores del infierno no fueran eternos, el pecador obstinado perseveraría en su rebelión, ya que ninguna sanción adecuada …
jasonjones
Si en el cielo alguien quisiese o necesitase hacer el mal y tuviese el poder que se nos promete, cómo podría ser eso un cielo?
jamacor