Lucía Garfias Velázquez
Con el relato de las flores blancas reflexiono que nuestra prédica debe ser muy sencilla pero muy ungida.
Que Nuestro Señor nos de su gran sencillez para mostrar lo inmensa que es su misericordia.
Bendiciones y muchas gracias por tu meditación y los cantos de Conchi.
Abrazos para los 4. 👏