Clicks3.9K

S. Brígida, 23 de julio,co-patrona de Europa

Irapuato
3
"Los números uno". Encarni Llamas presenta una Breve biografía del santo de cada día para www.diocesis.tv. Programa emitido el 23 de julio de 2007
Irapuato
Lecturas del día:
Lectio Divina (Primera Lectura)
El Evangelio de hoy

Primera Lectura (Lectio Divina)
Jeremías 3, 14-17
“Vuélvanse a mí, hijos rebeldes, porque yo soy su dueño, dice el
Señor: Iré tomando conmigo a uno de cada ciudad, a dos de cada familia
y los traeré a Sión; les daré pastores según mi corazón, que los
apacienten con sabiduría y prudencia. Después, cuando ustedes se hayan
multip…More
Lecturas del día:
Lectio Divina (Primera Lectura)
El Evangelio de hoy

Primera Lectura (Lectio Divina)
Jeremías 3, 14-17
“Vuélvanse a mí, hijos rebeldes, porque yo soy su dueño, dice el
Señor: Iré tomando conmigo a uno de cada ciudad, a dos de cada familia
y los traeré a Sión; les daré pastores según mi corazón, que los
apacienten con sabiduría y prudencia. Después, cuando ustedes se hayan
multiplicado y hayan prosperado en el país, palabra del Señor, ya no
habrá necesidad de invocar el arca de la alianza del Señor, pues ya no
pensarán en ella, ni se acordarán de ella, ni la echarán de menos, ni
se les ocurrirá hacer otra. En aquel tiempo, llamarán a Jerusalén ‘el
trono del Señor’, acudirán a ella todos los pueblos en el nombre del
Señor y ya no seguirán la maldad de su corazón obstinado”.

Meditatio
El texto que nos presenta hoy la liturgia, nos transporta a las
palabras del Apocalipsis que nos hablan de la vida eterna, de ese
lugar preparado, como dice san Pablo, para todos los que lo aman. Si
bien es cierto que para el AT estas palabras los invitaban a vivir en
la tierra que el Señor les había dado y que los hacía esperar con gran
confianza, así también nosotros, nacidos en el NT debemos poner
nuestros ojos en el cielo, en la tierra prometida. Es triste que hoy,
en medio de un mundo materialista, poco pensamos en el cielo… Para
muchos cristianos, éste ya no es la motivación para vivir de una
manera santa. Recordemos que un día vamos a morir y que en ese momento
seremos invitados a entrar a las bodas del Cordero, pero que para esas
bodas necesitamos entrar con el traje adecuado, es decir, el traje de
la gracia. Es necesario, pues, en este mundo que nos invita a sólo
pensar en las cosas materiales, a pensar en esa maravillosa Tierra
Prometida que Dios nos tiene preparada. Sería muy triste que después
de que Jesús pagó con su vida nuestra entrada, nosotros, por no estar
atentos y por descuidar nuestra vida espiritual, perdiéramos esta
maravillosa vida. Estemos atentos y aspiremos siempre a los bienes del
cielo.

Oratio
Padre Celestial, tú que nos has creado por amor para hacernos
participar un día de la vida eterna que tu Hijo Jesucristo nos
consiguió con su muerte y resurrección, ayúdanos a ser fieles
imitadores suyos, dejándonos guiar por el don del Espíritu Santo para
que seamos dignos de participar de esa vida divina, viviendo nuestra
vida en constantes solidaridad y justicia con nuestros hermanos
necesitados. Amén

Operatio
El día de hoy, pensando en la vida eterna, seré solidario con algún
hermano que sufre o tiene alguna necesidad concreta como pan, agua,
vestido, atención.
Regresar

El Evangelio de hoy
Mateo 13, 18-23
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Escuchen ustedes lo que
significa la parábola del sembrador. A todo hombre que oye la palabra
del Reino y no la entiende, le llega el diablo y le arrebata lo
sembrado en su corazón. Esto es lo que significan los granos que
cayeron a lo largo del camino.

Lo sembrado sobre terreno pedregoso significa al que oye la palabra y
la acepta inmediatamente con alegría; pero, como es inconstante, no la
deja echar raíces, y apenas le viene una tribulación o una persecución
por causa de la palabra, sucumbe.

Lo sembrado entre los espinos representa a aquel que oye la palabra,
pero las preocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas, la
sofocan y queda sin fruto.

En cambio, lo sembrado en tierra buena, representa a quienes oyen la
palabra, la entienden y dan fruto; unos, el ciento por uno; otros, el
sesenta; y otros, el treinta".

Reflexión
Son muchos, miles, los que cada domingo (al menos) escuchan la Palabra
de Dios durante la Misa dominical; son muchos los que reciben la
semilla del Evangelio. Sin embargo, es triste constatar que en nuestro
mundo no se ven muchos frutos evangélicos. Para muchos de nuestros
cristianos se aplica la primera parte de esta parábola, pues son
muchos los que no ponen atención en la misa, que van a misa sólo "por
cumplir", que no se toman la molestia de leer la hojita o el libro
para reflexionar en la Palabra; son muchos los que aún habiéndola
escuchado, no les interesa vivirla; otros más son los que quisieran
vivirla pero las invitaciones de los amigos, las tentaciones del
confort, los puestos superiores y otras vanidades del mundo, impiden
que den fruto. Son verdaderamente pocos a los que se aplica hoy en día
el final de la parábola; son pocos los que abren totalmente su corazón
al Evangelio y que buscan encontrar la manera de hacerlo vida; que
buscan comprenderlo, más que con la cabeza, con el corazón. Dios nos
ha llamado a dar fruto, la tierra de nuestro corazón es tierra buena;
apartemos de nuestra vida todo aquello que pueda impedir que la
semilla del Evangelio dé fruto.

Esforcémonos por ser de los que llenan de fruto la vida, y más aún, de
los que hacen que este fruto permanezca.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón.
Como María, todo por Jesús y para Jesús.

Pbro. Ernesto María Caro
Irapuato
Cristo crucificado es objeto de burlaMADRID, 22 Jul. 10 / 09:09 pm (ACI)

El sitio web ReligionenLibertad.com (ReL) denunció que "otra vez más, políticos socialistas, sirviéndose del dinero público, financian un ‘arte’ que hiere el sentimiento religioso". En esta ocasión un Cristo crucificado es objeto de burla, financiado con dinero del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón.
Tanto …More
Cristo crucificado es objeto de burlaMADRID, 22 Jul. 10 / 09:09 pm (ACI)

El sitio web ReligionenLibertad.com (ReL) denunció que "otra vez más, políticos socialistas, sirviéndose del dinero público, financian un ‘arte’ que hiere el sentimiento religioso". En esta ocasión un Cristo crucificado es objeto de burla, financiado con dinero del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón.
Tanto el Principado como el Ayuntamiento, "ambos regidos por políticos socialistas, han subvencionado un seudo-arte que provoca rechazo y mancilla los sentimientos religiosos de millones de españoles", sostiene ReL.
"Vicente Álvarez Areces, presidente del Principado de Asturias, y con anterioridad alcalde de Gijón, presidió bajo una imagen de Cristo crucificado sobre un avión de combate americano la ceremonia de clausura de la XXIII Semana Negra de Gijón, un festival literario dedicado al género de la novela negra y generosamente subvencionado por los gobiernos del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón, ambos gobernados por políticos socialistas", agrega.
Asimismo, informa que "el director del festival, el escritor astur-mejicano Paco Ignacio Taibo II, en la ceremonia de clausura subrayó que este certamen se ha alzado como un espacio en el que se respira un ‘clima de igualdad y fraternidad’... pero ante las críticas de personas que han sentido dañado sus sentimientos religiosos al ver ese ‘arte’, no ha mencionado nada, ni tampoco se ha disculpado".
One more comment from Irapuato
Irapuato
Fiesta: 23 de Julio Sta. Brígida de Suecia(1302-1373)
Madre, viuda, fundadora de la Orden del Santísimo Salvador
Mística, Patrona de Suecia
Proclamada por Juan Pablo II: Patrona de Europa
www.corazones.org/santos/brigida.htm

SANTA BRIGIDA era hija de Birgerio, gobernador de Uplandia, la principal provincia de Suecia. La madre de Brígida, Ingerborg; era hija del gobernador de Gotlandia oriental. …More
Fiesta: 23 de Julio Sta. Brígida de Suecia(1302-1373)
Madre, viuda, fundadora de la Orden del Santísimo Salvador
Mística, Patrona de Suecia
Proclamada por Juan Pablo II: Patrona de Europa
www.corazones.org/santos/brigida.htm

SANTA BRIGIDA era hija de Birgerio, gobernador de Uplandia, la principal provincia de Suecia. La madre de Brígida, Ingerborg; era hija del gobernador de Gotlandia oriental. Ingerborg murió hacia 1315 y dejó varios hijos. Brígida, que tenía entonces doce años aproximadamente, fue educada por una tía suya en Aspenas. A los tres años, hablaba con perfecta claridad, como si fuese una persona mayor, y su bondad y devoción fueron tan precoces como su lenguaje. Sin embargo, la santa confesaba que de joven había sido inclinada al orgullo y la presunción.
La Pasión: centro de su vida
A los siete años tuvo una visión de la Reina de los cielos. A los diez, a raíz de un sermón sobre la Pasión de Cristo que la impresionó mucho, soñó que veía al Señor clavado en la cruz y oyó estas palabras: "Mira en qué estado estoy, hija mía." "¿Quién os ha hecho eso, Señor?", preguntó la niña. Y Cristo respondió: "Los que me desprecian y se burlan de mi amor." Esa visión dejó una huella imborrable en Brígida y, desde entonces, la Pasión del Señor se convirtió en el centro de su vida espiritual.
Matrimonio
Antes de cumplir catorce años, la joven contrajo matrimonio con Ulf Gudmarsson, quien era cuatro años mayor que ella. Dios les concedió veintiocho años de felicidad matrimonial. Tuvieron cuatro hijos y cuatro hijas, una de las cuales es venerada con el nombre de Santa Catalina de Suecia. Durante algunos años, Brígida llevó la vida de la época, como una señora feudal, en las posesiones de su esposo en Ulfassa, con la diferencia de que cultivaba la amistad de los hombres sabios y virtuosos.
En la Corte
Hacia el año 1335, la santa fue llamada a la corte del joven rey Magno II para ser la principal dama de honor de la reina Blanca de Namur. Pronto comprendió Brígida que sus responsabilidades en la corte no se limitaban al estricto cumplimiento de su oficio. Magno era un hombre débil que se dejaba fácilmente arrastrar al vicio; Blanca tenía buena voluntad, pero era irreflexiva y amante del lujo. La santa hizo cuanto pudo por cultivar las cualidades de la reina y por rodear a ambos soberanos de buenas influencias. Pero, aunque Santa Brígida se ganó el cariño de los reyes, no consiguió mejorar su conducta, pues no la tomaban en serio.

Santa Brígida
Cortesía de
Miniature Stories of the Saints
Las Visiones
La santa empezó tener por entonces las visiones que habían de hacerla famosa. Estas versaban sobre las más diversas materias, desde la necesidad de lavarse, hasta los términos del tratado de paz entre Francia e Inglaterra. "Si el rey de Inglaterra no firma la paz -decía-- no tendrá éxito en ninguna de sus empresas y acabará por salir del reino y dejar a sus hijos en la tribulación y la angustia." Pero tales visiones no impresionaban a los cortesanos suecos, quienes solían preguntar con ironía: "¿Qué soñó Doña Brígida anoche?"
Problemas familiares y peregrinaciones
Por otra parte, la santa tenía dificultades con su propia familia. Su hija mayor se había casado con un noble muy revoltoso, a quien Brígida llamaba "el Bandolero" y, hacia 1340, murió Gudmaro, su hijo menor. Por esa pérdida la santa hizo una peregrinación al santuario de San Olaf de Noruega, en Trondhjem. A su regreso, fortalecida por las oraciones, intentó con más ahinco que nunca volver al buen camino a sus soberanos. Como no lo lograse, les pidió permiso de ausentarse de la corte e hizo una peregrinación a Compostela con su esposo. A la vuelta del viaje, Ulf cayó gravemente enfermo en Arras y recibió los últimos sacramentos ya que la muerte parecía inminente. Pero Santa Brígida, que oraba fervorosamente por el restablecimiento de su esposo, tuvo un sueño en el que San Dionisio le reveló que no moriría. A raíz de la curación de Ulf, ambos esposos prometieron consagrarse a Dios en la vida religiosa.
Viuda, vida religiosa, aumentan las visiones
Según parece, Ulf murió en 1344 en el monasterio cisterciense de Alvastra, antes de poner por obra su propósito. Santa Brígida se quedó en Alvastra cuatro años apartada del mundo y dedicada a la penitencia. Desde entonces, abandonó los vestidos lujosos, solo usaba lino para el velo y vestía una burda túnica ceñida con una cuerda anudada. Las visiones y revelaciones se hicieron tan insistentes, que la santa se alarmó, temiendo ser víctima de ilusiones del demonio o de su propia imaginación. Pero en una visión que se repitió tres veces, se le ordenó que se pusiese bajo la dirección del maestre Matías, un canónigo muy sabio y experimentado de Linkoping, quien le declaró que sus visiones procedían de Dios. Desde entonces hasta su muerte, Santa Brígida comunicó todas sus visiones al prior de Alvastra, llamado Pedro, quien las consignó por escrito en latín. Ese período culminó con una visión en la que el Señor ordenó a la santa que fuese a la corte para amenazar al rey Magno con el juicio divino; así lo hizo Brígida, sin excluir de las amenazas a la reina y a los nobles. Magno se enmendó algún tiempo y dotó liberalmente el monasterio que la santa había fundado en Vadstena, impulsada por otra visión.
En Vadstena había sesenta religiosas. En un edificio contiguo habitaban trece sacerdotes (en honor de los doce apóstoles y de San Pablo), cuatro diáconos (que representaban a los doctores de la Iglesia) y ocho hermanos legos. En conjunto había ochenta y cinco personas. Santa Brígida redactó las constituciones; según se dice, se las dictó el Salvador en una visión. Pero ni Bonifacio IX con la bula de canonización, ni Martín V, que ratificó los privilegios de la abadía de Sión y confirmó la canonización, mencionan ese hecho y sólo hablan de la aprobación de la regla por la Santa Sede, sin hacer referencia a ninguna revelación privada.
En la fundación de Santa Brígida, lo mismo que en la orden de Fontevrault, los hombres estaban sujetos a la abadesa en lo temporal, pero en lo espiritual, las mujeres estaban sujetas al superior de los monjes. La razón de ello es que la orden había sido fundada principalmente para las mujeres y los hombres sólo eran admitidos en ella para asegurar los ministerios espirituales. Los conventos de hombres y mujeres estaban separados por una clausura inviolable; tanto unos como las otras, asistían a los oficios en la misma iglesia, pero las religiosas se hallaban en una galería superior, de suerte que ni siquiera podían verse unos a otros.
El monasterio de Vadstena fue el principal centro literario de Suecia en el siglo XV. A raíz de una visión; Santa Brígida escribió una carta muy enérgica a Clemente VI, urgiéndole a partir de Aviñón a Roma y establecer la paz entre Eduardo III de Inglaterra y Felipe IV de Francia. El Papa se negó a partir de Aviñón pero, en cambio envió a Hemming, obispo de Abo, a la corte del rey Felipe, aunque la misión no tuvo éxito. Entre tanto, el rey Magno, que apreciaba más las oraciones que los consejos de Santa Brígida, trató de hacerla intervenir en una cruzada contra los paganos letones y estonios. Pero en realidad se trataba de una expedición de pillaje. La santa no se dejó engañar y trató de disuadir al monarca. Con ello perdió el favor de la corte, pero no le faltó el amor del pueblo, por cuyo bienestar se preocupaba sinceramente durante sus múltiples viajes por Suecia.
En Roma e Italia
Había todavía en el país muchos paganos, y Sarta Brígida ilustraba con milagros la predicación de sus capellanes. En 1349, a pesar de que la "muerte negra" hacía estragos en toda Europa, Brígida decidió ir a Roma con motivo del jubileo de 1350. Acompañada de su confesor, Pedro de Skeninge y otros, se embarcó en Stralsund, en medio de las lágrimas del pueblo, que no había de volver a verla. En efecto, la santa se estableció en Roma, donde se ocupó de los pobres de la ciudad, en la espera de la vuelta del Pontífice a la Ciudad Eterna. Asistía diariamente a misa a las cinco de la mañana, se confesaba todos los días y comulgaba varias veces por semana (según era permitido en aquella época). El brillo de su virtud contrastaba con la corrupción de costumbres que reinaba entonces en Roma: el robo y la violencia hacían estragos, el vicio era cosa normal, las iglesias estaban en ruinas y lo único que interesaba al pueblo era escapar de sus opresores. La austeridad de la santa, su devoción a los santuarios, su severidad consigo misma, su bondad con el prójimo, su entrega total al cuidado de los pobres y los enfermos, le ganaron el cariño de muchos. Santa Brígida atendía con particular esmero a sus compatriotas y cada día daba de comer a los peregrinos suecos en su casa que estaba situada en las cercanías de San Lorenzo in Damaso.
Pero su ministerio apostólico no se reducía a la práctica de las buenas obras ni a exhortar a los pobres y a los humildes. En cierta ocasión, fue al gran monasterio de Farfa para reprender al abad, "un hombre mundano que no se preocupaba absolutamente por las almas". Hay que decir que, probablemente, la reprensión de la santa no produjo efecto. Más éxito tuvo su celo por la reforma de otro convento de Bolonia. Allí se hallaba Brígida cuando fue a reunirse con ella su hija, Santa Catalina, quien se quedó a su lado y, fue su fiel colaboradora hasta el fin de su vida. Dos de las iglesias romanas más relacionadas con nuestra santa son la de San Pablo extramuros y la de San Francisco de Ripa. En la primera se conserva todavía el bellísimo crucifijo, obra de Cavallini, ante el que Brígida acostumbraba orar y que le respondió más de una vez; en la segunda iglesia se le apareció San Francisco y le dijo: "Ven a beber conmigo en mi celda". La santa interpretó aquellas palabras como una invitación para ir a Asís. Visitó la ciudad y de allí partió en peregrinación por los principales santuarios de Italia, durante dos años.
Profecías y revelaciones
Las profecías y revelaciones Santa Brígida se referían a …