Clicks545
es.news
2

Ratzinger fue “apólogo” del Vaticano II

El profesor Joseph Ratzinger, a los 34 años, fue el “apólogo del Concilio Vaticano II”, dijo el 13 de enero su biógrafo Peter Seewald en el sitio web CatholicWorldReport.com.

“Sin esta contribución, el Concejo nunca habría existido en la forma que lo conocemos”, cree Seewald.

Sin embargo, más tarde Ratzinger se dio cuenta – según Seewald – “del daño colateral” que él había causado, “precisamente una ‘ambigüedad fatal del Concilio en el público mundial, los efectos del cual [presuntamente] no pudieron ser previstos”.

La contribución de Ratzinger al Vaticano II comenzó con su discurso en noviembre de 1961 en Génova (Italia), cuando pidió “descartar” lo que “impide el testimonio de fe” en los esquemas conciliares en los que él criticaba una “falta de ecumenismo y de un estilo pastoral para hablar”.

Según Seewald, los once discursos conciliares más importantes del cardenal de Colonia, Josef Frings (+1978), escritos por Ratzinger, “convirtió a la sala conciliar a un hervidero”.

Ratzinger escribió para Frings el borrador del 14 de noviembre, el cual anuló el procedimiento de la Curia para el Concilio, y trabajó como miembro de varias comisiones.

También estuvo detrás del rechazo, el 21 de noviembre de 1962, del esquema de las Fuentes de la Revelación, al que calificó ´de “tono helado, de hecho, francamente impactante”. Para Seewald, “ese fue el punto de inflexión”.

Para él, Ratzinger definió el Concilio, lo movilizó en una “dirección hacia-adelante” y jugó un rol decisivo en la configuración de sus resultados. Sin embargo, estos resultados fue un desastre absoluto.

Imagen: © Mazur, CC BY-NC-SA, #newsHlwmtabbhw

jamacor
Barca
A muy buenos sacerdotes oigo decir que no fue el concilio el malo, tanto como los que a sus conveniencias lo malinterpretaron para así comenzar con tanto cambio y llenar la Iglesia de pensamiento protestante. Tal como ahora se encuentra.