jamacor
Barca
A muy buenos sacerdotes oigo decir que no fue el concilio el malo, tanto como los que a sus conveniencias lo malinterpretaron para así comenzar con tanto cambio y llenar la Iglesia de pensamiento protestante. Tal como ahora se encuentra.