Clicks9

Oración a Nuestra Señora de América, Patrona de nuestra tierra

"Soy Nuestra Señora de América. Deseo que mis hijos me honren, especialmente por la pureza de sus vidas ".
"Nuestra Señora me enseñó esta pequeña oración: "Por la Santa e Inmaculada Concepción, Oh María, líbranos del mal".

Escrita por orden de Nuestra Señora, el 5 de octubre de 1956 por la Hermana María Efrén (Mildred Neuzil)

Oh Madre Inmaculada, Reina de nuestro país, abre nuestros corazones, nuestros hogares y nuestra tierra para la venida de Jesús, tu Hijo Divino. Junto a Él, reina sobre nosotros, oh celestial Señora, tan pura y tan brillante con el resplandor de la luz de Dios que brilla dentro y alrededor tuyo. Sé nuestra líder contra los poderes del mal que instigan luchando contra las almas, redimidas a tan gran costo por los sufrimientos de tu Hijo y de ti misma, en unión con Él, del mismo Salvador, que nos ama con caridad infinita.


Nos reunimos alrededor tuyo, oh Madre casta y santa, Virgen Inmaculada, patrona de nuestra amada tierra, decididos a luchar bajo tu estandarte de la santa pureza en contra de la perversidad que haría de todo el mundo un abismo de maldad, sin Dios y sin tu amoroso cuidado maternal.

Consagramos nuestros corazones, nuestros hogares, nuestra tierra a tu Purísimo Corazón, oh gran Reina, que el reino de tu Hijo, nuestro Redentor y nuestro Dios, puede ser firmemente establecido en nosotros.

No pedimos ninguna señal especial de ti, dulce Madre, porque creemos en tu gran amor por nosotros, y ponemos en ti nuestra confianza completa. Nos comprometemos a honrarte por la fe, el amor y la pureza de nuestras vidas de acuerdo a tu deseo.

Reina sobre nosotros, entonces, oh Virgen Inmaculada, con tu Hijo Jesucristo. Que su Divino Corazón y tu purísimo Corazón sea siempre entronizado y glorificado entre nosotros. Utilízanos a nosotros tus hijos de América, como tus instrumentos de paz entre los hombres y las naciones. Obra tus milagros de la gracia en nosotros, para que podamos ser la gloria de la Santísima Trinidad, Quien nos ha creado, redimido y santificado.

Que tu valiente esposo, San José, con los santos ángeles y los santos, te asistan a ti y a nosotros en "la renovación de la faz de la tierra." Entonces, cuando nuestro trabajo haya terminado, ven Inmaculada Madre Santa, y como nuestra Reina Victoriosa, llévanos al reino eterno, donde tu Hijo reine para siempre como Rey.
Amén
(200 días)

Nihil Obstat: Daniel Pilarczyk, S.T.D.
Imprimatur: + Paul F. Leibold, V.G.
Cincinnati, 25 de enero 1963

la verdad prevalece
Nuestra Señora le dijo que había venido como respuesta al reconocimiento de Estados Unidos de su privilegio como Inmaculada Concepción, especialmente a través de su Santuario de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C.
La Virgen pidió que Estados Unidos se enfoque en la virtud de la pureza. También habló sobre la Santísima Trinidad en la Familia cristiana, con la Sagrada Familia (Jesus, …More
Nuestra Señora le dijo que había venido como respuesta al reconocimiento de Estados Unidos de su privilegio como Inmaculada Concepción, especialmente a través de su Santuario de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C.
La Virgen pidió que Estados Unidos se enfoque en la virtud de la pureza. También habló sobre la Santísima Trinidad en la Familia cristiana, con la Sagrada Familia (Jesus, María y José) como modelo.