36:56
jamacor
1.7K
X Ciclo Coral nº4 (1ª parte) 6 canciones de Carlos Guastavino; Tomás San Miguél:Fantasía radiante; X. Montsalvatge: Cuatro canciones negras. Carlos Guastavino (Santa Fe, 5 de abril de 1912 – 29 de …More
X Ciclo Coral nº4 (1ª parte)

6 canciones de Carlos Guastavino; Tomás San Miguél:Fantasía radiante; X. Montsalvatge: Cuatro canciones negras.

Carlos Guastavino (Santa Fe, 5 de abril de 1912 – 29 de octubre de 2000), fue un compositor músico argentino, quien quizá fue el mayor exponente del nacionalismo romántico argentino. Su estilo musical fuertemente influenciado por el romanticismo del siglo XIX lo llevó a mantener distancia de los compositores modernistas argentinos, como por ejemplo Alberto Ginastera. Dicho aislamiento de los movimientos modernos y vanguardistas, así como su éxito al crear una música nacional atractiva empleando un lenguaje romántico, le convirtieron en un modelo para la generación de autores de música popular y folclórica argentina de 1960, quienes aplicaron muchas de las innovaciones de Guastavino en su propia música.

Compongo música porque lo amo. Amo la melodía, amo cantar. Y he averiguado con placer que hay un público allí fuera muy interesado en mi música siempre que la publique. ¡Eso es fantástico! Me niego a sólo componer música pensada para ser descubierta y entendida por generaciones futuras. Carlos Guastavino Carlos Guastavino estudió en Santa Fe con Esperanza Lothringer y Dominga Iaffei, así como en Buenos Aires con Athos Palma. Siendo un talentoso pianista, interpretó sus obras para piano en Londres en 1947, 1948 y 1949 invitado por la BBC, y como receptor de una beca del British Council. Durante este periodo, la Orquesta Sinfónica de la BBC estrenó una versión orquestal de sus Tres Romances Argentinos. Posteriormente, en 1956, Guastavino realizó una gira por la Unión Soviética y China interpretando sus piezas para voz y piano. El estilo de Guastavino reveló una clara afinidad con las ideas de los compositores nacionalistas argentinos del siglo XIX, sobre todo Alberto Williams y Julián Aguirre. La afinidad con la manera íntima y delicada de Aguirre es especialmente evidente. Como Aguirre, el tratamiento de Guastavino de los "temas folclóricos"" nunca parece forzado, sino siempre natural. Así, el espíritu popular de las melodías y ritmos folclóricos originales se mantiene intacto y fresco, incluso en momentos de elaboración rítmica, armónica y contrapuntística más complejos. Guastavino compuso una gran cantidad de obras para voz y piano, más de 150 canciones, así como numerosas obras para piano solo, partituras corales, canciones escolares y música de cámara. Empleó poemas de Rafael Alberti, Atahualpa Yupanqui, Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Jorge Luis Borges, entre otros, así como textos propios y otros anónimos. Sus obras orquestales incluyen un Divertimento, el ballet Fue Una Vez... (estrenada en el Teatro Colón de Buenos Aires, en 1942) y la Suite Argentina, presentada en Londres, París, Barcelona y La Habana por el Ballet Español de Isabel López. También escribió tres sonatas para guitarra sola. Guastavino recibió importantes premios y reconocimientos a través de su vida, tales como el Premio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires por sus canciones de cámara, un premio del Ministerio de Justicia de Argentina, un premio de la Comisión Cultural de Santa Fe por sus canciones, el premio de la revista Vosotras por su Canción de Navidad y un premio de la OEA en conjunto con el Consejo Interamericano de la Música como reconocimiento a su notable creación. Las canciones “Se equivocó la paloma” y “La rosa y el sauce” están entre sus composiciones más conocidas. Varios intérpretes de reputación, tales como Teresa Berganza, Martha Argerich, Gidon Kremer, José Carreras, Kiri Te Kanawa, Bernarda Fink, Patricia Caicedo, Raúl Giménez, Jorge Chaminé, Agathe Martel, Karina Gauvin, programan en sus recitales obras de Guastavino. El Gran Jurado de los premios Konex 2009 eligió como Konex de Honor, destinado a personas de sobresaliente relieve fallecidas en la última década a Carlos Guastavino y a Mauricio Kagel. En un medio de desorientación y rumbos perdidos, de búsquedas desesperadas, entre tanto talento simulado, entre tanto improvisado innovador, entre tanta pretendida incomprensión, se oye en el ambiente musical argentino una voz serena e imperturbable y un canto purísimo: es la inspiración de Carlos Guastavino que permanece fiel a la música en su emotividad y lirismo y que para emocionar no necesita despliegues espectaculares o deformaciones patológicas sino una simple y clara melodía siempre inconmovible y presente en el tiempo. Este es el milagro del músico sincero, cuya autenticidad ha hecho que sus más pequeñas obras tengan futuro. Hace ya veinticinco años se oyeron por primera vez "Pueblito mi pueblo", "Se equivocó la paloma", La rosa y el sauce", "Bailecito" y tantas, tantas otras obras más que no pasaron con la moda del momento sino, al llevar en sí la voz interior de este músico sensible a su medio y capaz de expresarlo, han quedado permanentes y formarán parte de las buenas cosas que produce el espíritu de nuestro país. Carlos Vincent (seudónimo de Carlos Guastavino) / Extraído de "La Guía de la Música Argentina" editada por el Instituto Lucchelli Bonadeo en 1971