Clicks840
Poslední časy
1
En unidad con nuestro papa Francisco y Bill Gates con un microchip implantado y reducidos al infierno. Después de la primera ola de la pandemia artificial, se nos está imponiendo una segunda ola sin …More
En unidad con nuestro papa Francisco y Bill Gates con un microchip implantado y reducidos al infierno.

Después de la primera ola de la pandemia artificial, se nos está imponiendo una segunda ola sin fundamento alguno. Entre los principales promotores se encuentran, además de los ocultos, el llamado papa Francisco y el patriarca de Moscú Kirill. Ambos son responsables de emitir órdenes para profanar al Cristo Eucarístico, es decir, para cometer el delito de sacrilegio.

La viróloga checa MUDr. Hana Zelena, PhD. comenta sobre el origen artificial de la pandemia: «Ya es hora de oponerse a las pruebas de individuos asintomáticos. De lo contrario, no será un problema en el futuro elegir cualquier otro virus y de la misma manera comenzar la caza de las personas positivas, probando a las sanas, levemente enfermas, gravemente enfermas y moribundas. Habrá casos positivos en todos los grupos y la pandemia con millones de muertos no terminará nunca. P. ej. aunque el rinovirus generalmente solo causa el resfriado común, también puede ser peligroso... Hasta el 9.6% de las personas mayores hospitalizadas con rinovirus mueren de neumonía». Pero nadie se deja llevar por la histeria debido a los resfriados.

Los médicos alemanes exigen que quienes organizan la estafa mundial del coronavirus rindan cuentas y sean llevados ante la justicia.

Los medios de comunicación han estado lavando el cerebro a la gente ininterrumpidamente con escenarios horripilantes sobre cómo las personas mueren masivamente por el coronavirus. Se sobornaba a los médicos leales para que registrasen casi todas las muertes como covid-19. De hecho, era una infección que mataba a las personas tanto como la gripe común. Así que no había razón para entrar en pánico. No fue una acción médica sino política. Todo estaba planeado de antemano.

La cuarentena absurda se suspendió parcialmente en verano, y el 1 de octubre se produjo una segunda ola. El 18 de octubre de 2020, hubo una gran manifestación de ciudadanos en Praga y el 17 de octubre en Bratislava. Los manifestantes fueron dispersados por la policía antidisturbios y los cañones de agua.

Los médicos que proclaman con valentía la verdad son perseguidos. Dicen que el uso de mascarillas no protege contra los virus, sino que produce la pérdida de inmunidad. Además, las pruebas de PCR, que costaron millones de dólares, son inútiles. La segunda ola ha traído el uso de pruebas de antígenos. En Eslovaquia se anunció que se utilizarían para pruebas masivas de la población. A las personas sanas las obligan a someterse a las pruebas, y los medios de comunicación provocan histeria y miedo. Han inventado una enfermedad asintomática, lo que significa que cualquier persona sana puede ser etiquetada como enferma a partir de los resultados de las pruebas, que se utilizarán como motivo de vacunación.

En cuanto a la vacunación, los verdaderos expertos advierten que las vacunas actuales alteran el ARN y ADN y, por lo tanto, pueden cambiar la naturaleza humana. ¡Tal vacunación es un crimen de lesa humanidad! La gente ya está tan atontada por la constante intimidación y los mantras repetidos en los medios de comunicación que son capaces de creer que aunque no tienen enfermedades, la única salida para ellos es vacunarse. Sin embargo, esta vacuna arruinará su salud y, además, los convertirá en biorobots conectados a la inteligencia artificial.

Si a alguien se le ocurriera tal locura hace unas décadas, todos se golpearían la frente con el índice y se reirían de él. Pero hoy en día, esta locura del suicidio gradual está realmente planificada. La gente lo sabe, lo tolera y se deja arrastrar hacia la autodestrucción tanto espiritual como física, tanto temporal como eterna. Este plan habría fracasado si la Iglesia no hubiera atraído una maldición por su traición a Dios. ¿Cuándo se marcó un punto de inflexión en el pensamiento crítico sólido basado en la verdad y los principios morales? ¡El punto de inflexión espiritual se produjo en el Concilio Vaticano II (1962-1965)! Con el uso de términos ambiguos, se trazó un plan para la autodestrucción gradual de la Iglesia y, por tanto, de las naciones cristianas.

Además de los términos ambiguos, el Concilio también es responsable de no haber puesto fin a la difusión del modernismo que había sido condenado por la encíclica Pascendi Dominici Gregis en 1907. Durante el medio siglo en que se desarrollaron las dos guerras mundiales Juan XXIII —un partidario del modernismo (1911) en el trono papal (desde 1958) — nombró a los modernistas como moderadores del Concilio. El Concilio aprobó de facto las herejías del modernismo, las mayores herejías contra Cristo. Los modernistas —los liberales eclesiásticos en la actualidad— dividen a Cristo en el Cristo de la historia y el Cristo de la fe, y dicen que este último es un mito. En consecuencia, el espíritu posconciliar negó tanto la inspiración divina de las Escrituras como la muerte redentora de Cristo (Arzbpo. Zollitsch dijo en 2009 que Cristo no había muerto por nuestros pecados, sino solo por solidaridad con los que sufren). Los liberales eclesiásticos también enseñan que la resurrección de Cristo no fue real e histórica sino más bien transhistórica, simbólica y escatológica.

Una fe socavada ha ido de la mano con un decaimiento de la moral. Refiriéndose al Concilio, Francisco sistemáticamente deroga los principios morales universalmente válidos, legaliza el homosexualismo con palabras y gestos, encubre la red homosexual en los puestos más altos de la Iglesia y fue el primero en poner en marcha una cuarentena absurda, cerrando las iglesias incluso en Pascua, la fiesta cristiana más importante. Antes de imponer la cuarentena, Bergoglio entronizó al demonio Pachamama en el Vaticano, lo que es un signo de apostasía total de Dios. Este año, ha publicado documentos que promueven la “vacunación para todos”. Por tanto, boicotea a verdaderos profesionales médicos. ¡Él sabe muy bien que la vacunación ya está combinada con la implantación del chip y es un crimen contra la humanidad! El hombre deja de ser una criatura libre y se convierte en una especie de biorobot. Por lo tanto, ¡el Apocali is advierte a la humanidad con la predicción de castigos temporales —llagas—y el castigo de condenación eterna en el lago de fuego!

Hoy en día, ya no se puede indagar sobre la verdad de la vacunación genocida.

Del mismo modo, no se puede preguntar si Bergoglio es un papa válido o inválido. Se corre un tupido velo sobre estas preguntas esenciales.

Es incomprensible que hasta el día de hoy, los obispos y sacerdotes invoquen diariamente una maldición en la Misa tanto sobre la Iglesia como sobre el mundo, mostrando claramente a la gente que ellos están en unidad espiritual con el mayor enemigo de Cristo: Francisco. Esto es una locura en la Iglesia, y esta locura y maldición también han caído sobre la humanidad. Ahora da frutos visibles en forma de la promoción de la vacunación y la implantación de los microchips. Es un plan de despoblación, es decir, genocidio de la humanidad. ¡El objetivo es la condenación eterna de las almas! Sin embargo, el liderazgo de la Iglesia sigue rechazando el verdadero arrepentimiento. Por eso la maldición cae sobre el mundo entero. A causa de la maldición, la gente ya no es capaz de reconocer la locura pre-programada. Los políticos elegidos por el pueblo, en lugar de servir a sus propias naciones, las llevan a la perdición. Es por eso por lo que Gates, el distribuidor de vacunas número uno, pudo decir abiertamente: «Si hacemos un buen trabajo con las vacunas, podremos reducir la población mundial en un 10 o 15%», es decir, en mil millones. ¡Luego seguirán las siguientes etapas, y al final solo quedarán los llamados mil millones dorados!

Bergoglio apoya este genocidio, por lo que los obispos y sacerdotes deben agregar meticulosamente en la misa: «en unidad con nuestro papa Francisco y Bill Gates» con un microchip implantado y reducidos al infierno.

¿Se arrepentirán los obispos y sacerdotes y finalmente dejarán de repetir el mantra sobre la unidad con un asesino de la Iglesia y de la humanidad?

+Elías
Patriarca del Patriarcado bizantino católico

+Metodio OSMr +Timoteo OSBMr
obispos secretarios

21 de octubre de 2020

El Patriarcado católico bizantino (PCB) es una comunidad de monjes, sacerdotes y obispos que viven en monasterios. El PCB está encabezado por el patriarca Elías con dos obispos secretarios, + Timoteo y + Metodio. El PCB surgió de la necesidad de defender las verdades cristianas fundamentales contra las herejías y la apostasía. El PCB no reconoce al pseudopapa Bergoglio y no está subordinado a él.