Clicks151
✠ Oraciones indulgenciadas a la Santa Cruz [del Enquirídion de las Indulgencias de 1956] ✠ Para descargar el Manual de Indulgencias: Enquiridion de las indulgencias / oraciones y practicas piadosas.…More
✠ Oraciones indulgenciadas a la Santa Cruz [del Enquirídion de las Indulgencias de 1956]

✠ Para descargar el Manual de Indulgencias: Enquiridion de las indulgencias / oraciones y practicas piadosas.

#Indulgencias #OraEtLaboraAhora, #IglesiaCatólica, #Oraciones, Oraciones:

211 Oh Dios, que para alejar de nosotros el poder del enemigo quisisteis que vuestro Hijo subiese, por nosotros, al patíbulo de la Cruz, conceded a nosotros, vuestros siervos, que consigamos la gracia de la resurrección. Por el mismo Cristo Señor nuestro. Así sea. (Misal Rom.) Indulgencia de cinco años. Indulgencia plenaria, en las condiciones de costumbre, si reza devotamente, durante un mes entero, todos los días. (S. Pen. Ap., 22 nov. 1934.)

212 Oh Dios que, con la preciosa sangre de vuestro Unigénito, quisisteis santificar el estandarte de la cruz vivificadora, os rogamos concedáis que los que sienten gozo por el honor de la misma santa Cruz, disfruten también, en todo lugar, de vuestra protección. Por el mismo Cristo, Señor nuestro. Así sea. (Misal Rom.) Indulgencia de cinco años. Indulgencia plenaria, en las condiciones de costumbre, si se reza devotamente esta oración, durante un mes entero, todos los días. (S. Pen. Ap., 7 febr. 1935.)

214 Oh Jesús, que por vuestro ardentísimo amor a nosotros habéis querido ser crucificado y derramar vuestra preciosísima sangre por la redención y salvación de nuestras almas, dirigid vuestra mirada a nosotros, que recogidos en el recuerdo de vuestra pasión y muerte, confiamos en vuestra misericordia. Purificadnos con vuestra gracia del pecado, santificad nuestros trabajos, dad a nosotros y a nuestros seres queridos el pan cotidiano, endulzad nuestras penas, bendecid nuestras familias y conceded a los pueblos, afligidos por tan dura prueba, vuestra paz que es la única verdadera, a fin de que, obedeciendo vuestros preceptos, lleguemos a la gloria celestial. Así sea. A los fieles que, el día del Viernes Santo, a las tres de la tarde, en que Nuestro Señor Jesucristo expiró, rezaren piadosamente esta oración, se les concede: Indulgencia de quinientos días. (S. Pen Ap., 15 ener. 1940.)