Clicks12

Despierta...

¿CÓMO VAS FORJANDO TÚ CARÁCTER? Cuando uno crece en formar una personalidad, un carácter, muchas veces nos queremos parecer a personalidades que vemos en el cine o en la televisión, artistas, …More
¿CÓMO VAS FORJANDO TÚ CARÁCTER?

Cuando uno crece en formar una personalidad, un carácter, muchas veces nos queremos parecer a personalidades que vemos en el cine o en la televisión, artistas, músicos, deportistas, intelectuales, etc.

Tenemos desde chicos la materia prima para formarnos tanto interiormente como exteriormente, pero nos FALTA un carácter especial, el más IMPORTANTE de todos, formarnos un carácter ESPÍRITUAL.

Podemos leer cientos de libros, ver cientos de videos, cientos de ideas donde nos pueden formar para tener una personalidad fuerte pero para ser parte del mundo, ser un hijo del mundo, pero casi nunca nos formamos para tener una personalidad, un carácter, una imagen propia para ser verdaderos HIJOS DE DIOS.

El mundo te enseña a ser persona, a ser un ser social que brille en su entorno y vean en ti a un ser con personalidad fuerte, exitosa, pero vacía de Dios.

El católico no socializa, evangeliza, el católico no tiene nada propio, ni personalidad, ni forma de ser propia, no quiere ser un "YO" exitoso, sino un "ÉL"(Jesús), el católico no se forja en ser persona, no tiene personalidad propia, ni es exitoso para el mundo, para la sociedad y para su familia, el católico se NIEGA a si mismo, renuncia a su yo, para imitarlo a él (Jesús).

Se nos olvida que el que se hace amigo del mundo, se hace enemigo de Dios, el carácter espíritual te lo da el ser vasos vacíos, ser nada, ser obedientes a una palabra que no se siente cuando está seco espíritualmente, una palabra que es un compendio de normas que Dios puso al servicio del hombre para irlo formando, forjando que es la palabra de Dios escrita en la santa biblia.

La iglesia católica es la única formadora sobrenatural, es la única formadora espíritual, donde las gracias se dan por los sacramentos, signos sensibles de salvación sobrenatural, sagrados que imparte el santo sacerdote.

Dios quiere hijos formados con un carácter espíritual fuerte, no débil, astuto y no tonto, formador y no deformador, el carácter espíritual es una personalidad moldeada por el creador, que no es producto de tu trabajo personal, sino por la gracia que Dios te da para hacer su voluntad.

De que te sirve ganar el mundo, si pierdes tu alma, donde no conoces cuáles son los enemigos del alma, las potencialidades del alma, que es y como se forma nuestro SER, estás vacío espíritualmente, caminando por la calle con un cascarón muy frágil que todavía es un huevo caminando por la calle, sintiéndote fuerte por fuera, pero débil por dentro, donde si sigues así, nunca te crecerán alas, nunca serás un ave que vuele hasta el cielo, sino un ave que camina por el mundo.

La fortaleza no te la da el carácter o la personalidad, sino la sumisión y obediencia a la iglesia católica, que aunque esté pasando por su noche triste, tiene una luz que brilla, la luz del espíritu Santo, que por formarla humanamente y no santamente, está agonizando, pero nunca morirá, por eso Dios quiere almas, no cuerpos, almas formadas espíritualmente para la batalla, la batalla por tu alma, trofeo para Dios o para el diablo.

El mundo te enseña a ser buena persona, pero no a ser buena alma, el mundo te enseña a ser persona, la iglesia católica a ser santo.