Clicks226
HP Y GC
LA VIDA INTERIOR Agnus Dei Prod. El SECRETO de la santificación de un alma NO SOLO ESTÁ EN HACER ORACIÓN (¿Cuántas almas hacen oración delante del Santísimo o del Sagrario, o en casa, pero no …More
LA VIDA INTERIOR Agnus Dei Prod.

El SECRETO de la santificación de un alma NO SOLO ESTÁ EN HACER ORACIÓN (¿Cuántas almas hacen oración delante del Santísimo o del Sagrario, o en casa, pero no combaten los pecados veniales ni las imperfecciones, ni se adentran, si así les llama Dios (según su predestinación), en la NOCHE OSCURA (liberación de la tiranía de las pasiones desordenadas sometiendo los sentidos ya purificados a la razón y al Espíritu) por miedos, mala dirección de directores, etc... y pasan años, quizás toda la vida, sin entender que Dios les está pidiendo renuncias, combate, purificaciones, deificación de sus almas, aniquilamiento de toda mancha de pecado, mortal o venial). A la oración hay que unir la HUMILDAD (práctica de las virtudes cristianas). Santa Teresa de Jesús repetía: HUMILDAD Y ORACIÓN, HUMILDAD Y ORACIÓN, HUMILDAD Y ORACIÓN.
Los Santos han desarrollado las VÍAS DEL ESPÍRITU, desde la purgación de los sentidos o mortificación interna y externa con constancia y perseverancia apoyados en la Gracia Divina y en su cooperación, siendo fieles a la Gracia de Dios sin poner obstáculos al desarrollo del germen de la Gracia Santificante (dada en el Bautismo), hasta llegar a la unión iluminativa y unitiva en su caso).
Se ha de hablar al fiel claramente de RENUNCIAS, del combate contra el pecado mortal, de evitar las ocasiones de pecado ¡Cueste lo que cueste! (renunciar a la TV, al cine, teatros, novelas, modas indecentes, bailes, internet, móviles...).
El fiel que busca la santidad (y todos los cristianos estamos llamados a ser santos) ha de ser conducido - por un santo director espiritual- (no todos tienen el don de dirección de almas/o confiar en la dirección del Espíritu Santo) - a ir ejercitándose en el combate contra el PECADO VENIAL y las IMPERFECCIONES (es más perfecto rezar el Santo Rosario, por ejemplo, de rodillas...). No hay otro camino mas que este...
Y esto hacía el P. Rubio... conducir a las almas selectas (aquellas que están decidas a santificar sus almas) al camino del AMOR DIVINO pero también de la CRUZ que crucifica y santifica.
San José María Rubio, sacerdote santo, buscaba por encima de todo la salvación del alma de los fieles para ello, exigía una profunda vida interior a los que a él se dirigían, único camino para la santificación de las almas.
Muchos quieren ver e imitar las obras de los Santos buscando hacer todo tipo de apostolado pero no caen en la cuenta que el santo se ha forjado en la ascética para el gozo de la mística: ha mortificado sus sentidos, vive el recogimiento, el silencio y la oración. Vive fuera del mundo y combate sus máximas... y en esa purificación... Dios le regala los dones del Espíritu Santo para realizar obras grandes en él...