Clicks15
La Mesta; los primeros “cowboys” eran españoles En los primeros tiempos de la Reconquista, la inseguridad de la vida en guerra constante hacía que la agricultura resultase poco atractiva. Era más …More
La Mesta; los primeros “cowboys” eran españoles

En los primeros tiempos de la Reconquista, la inseguridad de la vida en guerra constante hacía que la agricultura resultase poco atractiva. Era más seguro y rentable criar ganado, que podía moverse con los ejércitos y aprovechar los terrenos deshabitados que hacían de frontera con el enemigo como tierras de pasto. Con el gran impulso reconquistador de Fernando III, la tierra se convierte en segura y los labradores la roturan, prohibiendo el paso de los ganados. Alfonso X se vio en la necesidad de promulgar leyes para delimitar los derechos de agricultores y ganaderos, protegiendo las cosechas y estableciendo caminos entre las tierras de cultivo (cañadas) para facilitar la trashumancia de los rebaños. En 1273 don Alfonso creó el llamado Honrado Concejo de la Mesta, reuniendo a todos los pastores de León y de Castilla en una sola asociación y otorgándoles importantes prerrogativas. Con anterioridad, los ganaderos se reunían en diversas localidades, dos o tres veces al año, en asambleas llamadas "mestas" (la palabra proviene de “mixtas”, “mezclas”, y el nombre inicialmente designaba los pastos comunales), con el fin de tratar de los negocios concernientes a sus ganados y resolver sus conflictos. Especial peso tuvo en esta organización la oveja merina (importada del Magreb), cuya lana, de gran calidad, fue el principal producto de exportación de Castilla a toda Europa durante siglos. De gran importancia era también la oveja churra, valorada por su carne. Los principales mercados eran Medina del Campo y Burgos. La Mesta es considerada una de las agrupaciones corporativas o gremios más destacados de Europa en la Edad Media y el primer gremio ganadero. Pronto la Mesta se convirtió en un organismo muy poderoso, gracias a los privilegios que los reyes le fueron concediendo, debido a la creciente relevancia de la lana en la economía de Castilla. Ello generó numerosos y largos pleitos con los agricultores. La Mesta desaparecerá en 1836 cuando fueron abolidos los gremios.