Gloria.tv And Coronavirus: Huge Amount Of Traffic, Standstill in Donations
Clicks26

Profecias de Santa Brigida

Yugo
2
Profecias de Santa BrigidaMore
Profecias de Santa Brigida
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 11 de Julio de 1987


Rosario:– ¡Padre, Padre! Ni siquiera sé de la manera, cómo te voy a mirar... a veces pienso que con mi mirada puedo mancharTe.
Eres algo tan perfecto que no merezco verTe conmigo. ¿Porqué Te atreves a venir a mí?
Señor:– Sé que no vengo al gusto de todos, pero es tanta la ansiedad que siento por la salvación de todos …More
MENSAJE DEL SEÑOR A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 11 de Julio de 1987


Rosario:– ¡Padre, Padre! Ni siquiera sé de la manera, cómo te voy a mirar... a veces pienso que con mi mirada puedo mancharTe.
Eres algo tan perfecto que no merezco verTe conmigo. ¿Porqué Te atreves a venir a mí?
Señor:– Sé que no vengo al gusto de todos, pero es tanta la ansiedad que siento por la salvación de todos los hombres, que es tal mi atrevimiento, aunque sé que en ningún momento voy a ser aceptado por los hombres... PERO LLEGARA UN DIA EN QUE LOS HOMBRES COMPRENDERAN LO QUE YO SIENTO POR ELLOS Y AL MISMO TIEMPO ELLOS SENTIRAN ALGO POR MÍ.
No os voy a obligar a nada... ¡SOIS LIBRES, SOIS LIBRES! pero Yo les ruego en todo momento que se detengan ustedes a pensar, que si no fuera tan importante Mi Mensaje, ¿cómo Yo iba a venir tantas veces a rogarle al hombre?
Les ruego en todo momento que OREN USTEDES CADA DIA CON MAS INTENSIDAD, que sepan ustedes en todo momento lo que están ustedes haciendo, porque SI ESTAIS REZANDO Y NO COMPRENDEN USTEDES EL VALOR DE LA ORACION, EL SIGNIFICADO QUE PUEDE TENER LA ORACION... ¡NO HACEIS NADA!
LA ORACION ES LO UNICO QUE LE PUEDE DAR VIDA AL AMOR y por el AMOR podéis llegar a lo más profundo del Corazón de Mi Padre.
Si no hay AMOR, ¿cómo puede haber ORACION?
Pero ahora es más necesaria que nunca la ORACION y cuando YO digo "NECESARIA" es porque son ahora unos momentos de grandes tribulaciones, unos momentos en que la tierra será AZOTADA y el hombre no sabe captar el dolor que le amenaza en todo momento... solamente sabe decir: ¿para qué tanto ORAR?
Hermanos Míos, un día Me comprenderéis.
Algún día tendréis la misma sed que Yo siento por vosotros y entonces comprenderéis la ansiedad de Mi Corazón.
(Le presenta la vidente Rosario un hermoso Cuadro que representa al Señor para que lo bese el Señor)
Señor:– BesarMe a Mi mismo... no Me agrada porque Yo no significo nada... SOIS VOSOTROS LOS QUE SIGNIFICAIS para Mí, sois vosotros los que en todo momento tenéis que luchar para encontraros todos unidos, porque a Mí hace mucho tiempo que el Padre me encontró y YO ME ENTREGUE TODO A ÉL.
Por eso quiero que de la misma manera un día. Yo pueda entregarles a todos al PADRE.
¿Cuándo podré entregarles?, cuando aprendan ustedes a amarse todos unos a otros de la misma manera que YO LES AMO EN TODO MOMENTO.
¿Cómo Me amarán ustedes?, amando a aquel que esté más necesitado a aquel que creen ustedes que está más lejos de Mí.
Si alguno de vosotros cree que esta CERCA DE MÍ... que no se confunda en ningún momento, porque para sentirse CERCA DE MÍ, TIENE QUE SENTIRSE CERCA DE TODOS SUS HERMANOS... de los más débiles y de los más necesitados.
Si alguien se siente siempre junto a los PODEROSOS DE ESTE MUNDO, creyendo que los poderosos lo pueden tener todo... está errado.
Yo soy el más humilde, por eso vendo AMOR para encontrarMe con los humildes, con aquellos que Me necesitan.
Hoy os digo a los hombres que todos Me necesitan, como YO LOS NECESITO A TODOS.
Me siento tan lejos de vosotros y ustedes tan lejos de Mí.
Quisiera por un momento poder abrazarles a todos y que ustedes sintieran la FUERZA DEL AMOR, quisiera que ustedes pudieran comprender la situación actual del hombre, de vosotros mismos, pero ESTAIS SORDOS Y NO PODEIS OIR MIS PALABRAS.
Os habéis cegado con el ODIO... HABEIS DEJADO DE AMAR...
Solamente os preguntáis ¿Quién será Este y porqué vendrá?
Pero ¿quién de ustedes podrá pronunciar el Nombre Mío y de Mi Madre, si aún no os habéis detenido a conocerMe?
Os habéis pasado de Mí, pero un día tendréis que volver.
HERMANOS MIOS, NO AVERGONZAROS NUNCA DE VENIR A MÍ, por muy pecadores que sean ustedes, porque aquel que siente el pecado, es que siente también su salvación.
Pero ¡ay de aquel, ay de aquel que no siente el pecado y se siente satisfecho de todo!
El hombre en estos momentos está vacío... y ¿qué hace un hombre cuando está vacío de Mi Madre y de Mí?
¿Adónde ir y adónde podrá llegar?
Hermanos, amigos, no quisiera rogarles de esta manera, pero así es Mi Voluntad.
Vengo a rogarles a los hombres y a ofrecerles el AMOR profundo que llevo en Mi Corazón... vengo a ofrecerles MI VERDAD.
Por favor, por favor, pedirMe cuanto deseen... no vivir en la cobardía... ¡PEDIRME! porque aquel que pide, se viste de valentía y sabe salir de su equivocación, porque el hombre está totalmente equivocado.
Vale más un HECHO QUE CIEN PALABRAS.
¿Para qué hablar y hablar y hablar, si no cuajan las palabras en el corazón del hombre?
No vengo a pedirles nada, solamente vengo a decirles que habéis sido escogidos para algo muy importante, habéis sido escogidos para que el mundo pueda escuchar Mi Voz, TRANSPORTADA POR VOSOTROS.
¿Porqué se mantienen ustedes tan reacios?
¿Porqué, porqué no dais vida a Mis Palabras?
Sé que Mis Palabras tienen muy poco valor para vosotros... pero algún día tendrán el valor suficiente, porque NO ESTARAN USTEDES TAN DESNUDOS DE AMOR COMO EN ESTOS MOMENTOS, EN QUE EL AMOR NO EXISTE ENTRE LOS HOMBRES.
El hombre solamente tiene fuerzas para ODIAR y no, para AMAR.
Si el hombre comprendiera que de él, dependen tantas cosas, tendría más fuerza de voluntad.
Para que esta plegaria (deseo) de Mí Madre y Mía recorriera el mundo entero y no se quedara dormida en el corazón de los hombres, quisiera que pudiera tener esa vida que Yo deseo en todo momento.
Rosario:– ¡Padre! ¿es que Tú nos puedes querer a nosotros de la misma manera que nosotros...? ¡Bueno!... ¿de la misma manera que yo quiero a mis hijos?
Señor:– ¡Mucho más!
Rosario:– Qué miserable soy.
Señor:– El destino del hombre solamente lo sabe el Padre, por eso en todo momento les grito a los hombres por el AMOR... y vosotros no le gritéis a la SOBERBIA, gritad al AMOR.
¡EL AMOR ES VUESTRO DESTINO!
Si os desviáis del AMOR y sois víctimas del enemigo, vuestro destino será golpeado.
Rosario:– Entonces, Padre mío, por eso mi destino es tan golpeado.
Perdóname Padre que no Te he querido ofender.
Si alguno vez he mentido, no ha sido por mi voluntad, Tú lo sabes mejor que nadie... es porque me ha atacado él... Padre mío, te quiero tanto que no quisiera nunca ofenderte... mintiendo.
Señor:– La MENTIRA es un PECADO, que el Padre no puede aguantar... es un pecado cruel... es un pecado que puede llevar a los hombres a la destrucción.
HAY QUE LUCHAR CON LA VERDAD EN EL CORAZON, aunque el mundo solamente trate de golpear, porque la VERDAD es más importante que el aire que respiráis, a veces respiráis un aire corrompido y EMBUSTERO.
Hay que respirar un aire lleno de PUREZA y lleno de VERDAD, que eso es lo único que deseo de todos vosotros.

– (Privado para P. de Al.):– Te encontraré en todo momento, aunque tú creas hijo Mío, que tú puedes alejarte de Mí.
No te dejaré ni un solo momento... pero eso sí, ERES LIBRE... PUEDES VENIR CUANDO QUIERAS Y ALEJARTE CUANDO TE PLAZCA... pero cuando te alejes de Mí, Yo te seguiré y cuando vengas a Mí, Yo te esperaré con la sonrisa en Mis Pupilas, porque tú vendrás angustiado a Mí, pero YO ESTARE SONRIENTE, recuperando a aquellos que en determinado momento había perdido... pero Yo no te dejaré perder.
Siempre estaré en tu espera... tu nombre es como una piedra y te llamaré "piedra–fortaleza".
– (Privado para J. de C.):– Nunca, hijo Mío, seas como esa planta que va profundizando hacia abajo... profundiza con la cabeza mirando hacia ARRIBA, hijo Mío, PORQUE EN LA TIERRA NO ENCONTRARAS NADA, y aquello que tú necesitas lo tiene Mi Santísima Madre que es la cuna de todos los hombres.
Por eso hijo Mío, espera tú y tantos hermanos tuyos que un día seáis "cuneados" (acunados) en esa cuna que no tiene cansancio en ningún momento... Ella siempre estará esperando a los hombres.
Por eso hijos Míos, no manteneros tan reacios, no avergonzaros de venir a Mí, no tener respeto humano, AMAROS TODOS y no porque vengan ustedes a Mí dejarán ustedes en ningún momento de tener hombría.
YO SOY UN HOMBRE COMO LOS DEMAS y nunca perderé Mi hombría al amaros con tanta serenidad y con tanto deseo como siento por UNIR A TODOS LOS HOMBRES EN EL REBAÑO DE MI PADRE.
¡No sentiros avergonzados, no, de seguirMe!
En ningún momento de Mi Vida Yo dejé dé ser hombre, y cada golpe que recibía en vida, realzaba Mi Hombría... ¡era más hombre!.
– (J. de P.): – No quiero que te vayas de este Sagrado Lugar sin haber bebido de Mí, hijo Mío.
Te he dado esa flor con una gota de agua que te sirva de intermediaría y puedas beber de Mí, de la misma manera que Yo he intentado beber de ti, hijo Mío.
Bebe hijo Mío, porque YO SOY EL MANANTIAL que nunca encontrará su fin.
YO SOY EL MANANTIAL QUE PUEDE BORRAR LOS PECADOS DEL MUNDO.
Pero hay algo MUY IMPORTANTE EN LA TIERRA que el Padre le ha dado al hombre y es EL PODER que ellos (los hombres) NO COMPRENDEN... EL PODER DE PERDONAR LOS PECADOS.
NO QUISIERA QUE EN NINGUN MOMENTO TUVIERAN USTEDES LA COBARDIA DE RECHAZAR A MIS MINISTROS.
Aceptadlos hijos Míos a pesar de que ellos no saben beber de Mí, pero ustedes pueden darles lecciones espirituales.
Por eso hoy les invito a todos a BEBER DE MÍ para que puedan ustedes compartir estos momentos en que Yo Me estoy entregando a vosotros.
Ten cuidado hijo Mío (de nuevo se dirige a J. de P.), ten cuidado porque el NIDO (alude a un Cenáculo de Oración recién constituido) que otro hermano Mío ha sabido construir para que tú puedas transportar Mis Palabras a los demás, el enemigo luchará y luchará para "fulminarlo" pero nunca lo consientas hijo Mío, porque él ha puesto la primera piedra y hará crecer la flor, y no dejes que en ningún momento esa flor pueda marchitarla el enemigo, hijo Mío, nunca.
Tú tienes el don de crear y de hablar... por eso hijo Mío sigue creando, sigue abrazándote por amor a Mi Madre a los golpes de la vida, porque un día los golpes de la vida te harán despertar y te sentirás orgulloso de la gran labor que tú has sabido hacer para Mí y tus hermanos.
Sé que Mi Pueblo es un pueblo que está muriendo lentamente, pero si un hombre despierta para darle vida a Mi Pueblo recibirá su recompensa.
(Dirigiéndose a todos continúa):– Hijos Míos, como almas pequeñas y blancas impregnadas en el CORAZON INMACULADO DE MI MADRE, tendréis que estar siempre junto a Mí para la salvación de tantos hermanos vuestros.
Quien escucha y sabe AMAR, siente el eco de Mi Voz.
Quien no sabe AMAR, solamente sabe DESTRUIR la creación.
El hombre con sus esfuerzos debe crear un lugar lleno de PAZ y de AMOR para todos.
¡Qué agradecido Me encuentro aquí y ahora de que Me comprendáis!... pero siento tanta, tanta pena en Mi Corazón, porque la amenaza del hombre LLEGARA A LO MAS SAGRADO DE MI PADRE.
¡Tened cuidado hijitos Míos, mucho cuidado hijitos Míos!

– (P. de C.):– (Le entrega unas flores y le dice):– Espero que un día podrás devolvérmelas, pero no, con la misma "desesperación" con que Yo entrego las flores a los hombres, porque tengo un amor desesperado a los hombres... el amor es algo muy importante que puede hacerse sentir a todos los hombres mucho más unidos.
– (M. de A.): – Hija Mía, sé que esta flor que te doy es muy pequeña, pero tú te conformas con muy poco... pero, solamente el hecho de venir a Mí es algo muy importante, hija Mía.
No te sientas sola en ningún momento, porque sentirse sola hija Mía, es ofenderMe, es como exprimir Mi Corazón, pues debes saber y estar segura de que YO SIEMPRE ESTARE CONTIGO Y CON TODOS VOSOTROS... ¡SIEMPRE!
Una cosa quiero decirte hija Mía, y es que NUNCA PODRAS TENER PLACER EN LA TIERRA, porque Yo nunca tuve amor, solamente desprecio por parte de los hombres.
Si Me sigues no encontrarás placer, ¡no!... solamente encontrarás INJUSTICIAS, hija Mía, porque verás más claramente las equivocaciones de los demás.
El hombre cuando ve la VERDAD y siente la VERDAD, ve más claramente la equivocación del mundo en su corazón.
El mundo es como una balanza y ninguno quiere ser balanceado y quedar en lo más bajo.
Todos queréis quedar en lo más alto, pero aquel que sea humilde y sepa acertar el balanceo de la balanza, llegará por los caminos más directos a Mi Padre.
– (J.L. de M.) (Peregrino que con frecuencia viaja de Madrid al Sagrado Lugar, para tomar parte en los Rezos comunitarios ante la Cruz Blanca y volverse al día siguiente a su hogar): – ¡Qué suavemente vienes a Mi Madre, hijo Mío!
Cada día la herida de Mi Corazón está convirtiéndose en una flor, hijo Mío, porque tú has sabido curar esa profunda herida.
Por eso hijo Mío, Yo te recibo con la misma sinceridad con que tú vienes a Mí.
– (J.A. de Z.): – J. hijo Mío, estás inquieto hijo Mío... ¡no!, no me gusta la inquietud en los hombres... todavía hijo Mío no lo has alcanzado todo... te queda mucho que luchar hijo Mío... ¡mucho!
¿Es que tú te crees que Yo no sabía que tú Me esperabas Con la misma ansiedad con que Yo te espero, hijo Mío?
– (P. O. de C.): – J. que no se apague el eco de tu voz, hijo Mío, porque el eco de tu voz es como una LUZ que se va cruzando en Mi Camino, aunque los demás no te comprendan.
Es una LUZ que se cruza, para que muchos hermanos tuyos, algún día, puedan comprender lo que significa AMAR A MI MADRE Y A MÍ.
Un amor con sacrificio, un amor lleno de bondad... un amor que nada espera a cambio, un amor que solamente espera formar una grande montaña de amor delante de Mi Madre y de Mí.
Por eso hijo Mío, no Me abandones nunca, porque tú tienes una misión muy importante que cumplir delante de Mi Madre y de Mí.
Esa misión nunca la podrás saber hijo Mío, para que nunca puedas equivocarte, porque aquel que lo quiere saber todo, vive en la gran equivocación.
– (Privado para M. de B.):– Toma hijo mío... tú estás cumpliendo una misión, hijo Mío, y Yo también tengo una misión.
Yo también tengo una misión, y es ahora la de poder darte y premiarte en estos momentos, y decirte que te agarres fuertemente, muy fuertemente a Mí, para que no puedas caer en las manos de los hombres hijo Mío.
(Le entrega una flor y añade el Señor):– Ten cuidado hijo Mío, pues los dedos de la mano pueden confundirte, hijo Mío.
Y ahora MI BENDICION ES PARA TODOS.
(Bendice el Señor y continúa): – ES MÁS IMPORTANTE LA ORACION QUE LA TRANSPORTACION DE MI VOZ, PORQUE LA TRANSPORTACION DE MI VOZ PUEDE SER ESCUCHADA POR UNOS CUANTOS, PERO LA ORACION ES TRANSPORTADA A TODOS LOS RINCONES Y A TODOS LOS CONTINENTES.
¡NO DEJAR QUE MUERA LA ORACION EN ESTE SAGRADO LUGAR!

Rosario:– Adiós Padre, adiós Padre, adiós.
Yugo
Profecias de Santa Brigida