Clicks7.5K
Fiel al Evangelio
76

“Francisco no es Papa": Socci por el Teologo Alberto Villasana

El viernes 3 de octubre, Antonio Socci, vaticanólogo y periodista italiano, presento en Roma su libro "Non è Francesco", explicando porqué Bergolio fue electo no canónicamente, por lo que su elección fue inválida.
No solo fue jurídicamente nula por inexistencia, dado que Benedicto XVI renunció por una amenaza de muerte (como lo indicó el jesuita Arnaldo Zenteno en el número 3 de su Informe). No solo fue nula, además, porque en realidad salió electo el cardenal Angelo Scola de Milán, a quien lo amenazaron e hicieron renunciar (la misma Conferencia Episcopal Italiana emitió un boletín felicitando a Scola por haber sido electo Papa). Sino que, además de esas dos razones, el mismo procedimiento estuvo viciado, según explica Socci en su libro: Hubo una quinta votación pues metieron una papeleta de más y en el escrutinio resultaron 116 votos, cuando solo había 115 cardenales. La votación se anuló y hubo una sexta votación, en la que salió electo Bergolio.
La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis establece que cuando hubiera dos papeletas dobladas como proviniendo de un mismo cardenal y tuviesen el mismo nombre o uno es blanco, se cuenta como un solo voto. Si en cambio lleva dos nombres diversos, se anulan ambos y ninguno de los dos es válido "pero en ninguno de los dos casos se anula la elección".
La segunda irregularidad del cónclave consiste en esas quinta y sexta votaciones, cuando la Constitución establece que solo debe haber cuatro, dos por la mañana y dos por la tarde.
El libro de Antonio Socci aparece en un momento en que la autoridad de Bergolio es cuestionada por la polémica suscitada por declaraciones en las que aparenta un liberalismo doctrinal, al no sentirse capaz de juzgar situaciones morales ("¿Quién soy yo para juzgar a los gays?"), y cinco cardenales publican una semana antes del sínodo un libro revelándose contra Bergolio, condenando la tesis del cardenal presentador del Sínodo, Walter Kasper, quien puso sobre la mesa la tesis –que según él viene del mismo Francisco- de hacer más laxas las posibilidades de comunión para casados que se separan y se unen con otra persona, ignorando la doctrina de la indisolubilidad (actualmente, la pastoral acoje con sumo respeto y caridad a esas personas, y permite la comunión, previa confesión, en una parroquia donde no sean conocidos, y en un esfuerzo sincero de mantenerse en castidad). El mismo cardenal Burke declaró que la pretensión del cardenal Kasper es "indignante".
Adicionalmente, algunos sacerdotes comienzan a celebrar la Misa para logias masónicas, o a admitir en la Iglesia uniones de homosexuales, aparte de que la primer monja transexual hace noviciado en Londres para ingresar a un convento de monjas, y dos días antes del sínodo se celebra en Roma un Foro para legitimar en la Iglesia la vida de transexuales y homosexuales. En varios de estos casos, los interesados han advertido que si se les niegan estas posibilidades, acudirán a Francisco, al ser considerado más moderno y liberal.
Lo interesante es que el libro de Antonio Socci está basado principalmente en el libro escrito por Elisabetta Piqué "Francisco, Vida y Revolución", que es la biografía "oficial" de Francisco, en la que él mismo relató a la periodista lo sucedido en el cónclave.
La pregunta que se desprende del libro de Socci es si verdaderamente Benedicto XVI sigue siendo el Vicario de Cristo (Bergolio sería sólo el "obispo de Roma"), y qué postura tomará Benedicto ante el cisma que se ha ido fraguando.
Y es que, en el fondo, la discusión se centra en dos cuestiones: si el matrimonio rato y consumado es o no indisoluble, y si un Papa tiene la autoridad de cambiar el depósito de la fe con una nueva doctrina. En la Constitución Dogmática "Pastor Aeternus", con la que el Concilio Vaticano I definió la "infalibilidad" pontificia, se lee: "El Espíritu Santo, de hecho, no fue prometido a los sucesores de Pedro para revelar, con su inspiración, una nueva doctrina, sino para custodiar con escrúpulo y dar a conocer fielmente, con su asistencia, la revelación transmitida por los apóstoles, es decir, el depósito de la fe".
Joseph Ratzinger lo explicaba así: "El Papa no es el señor supremo -desde la época de Gregorio Magno ha asumido el título de "siervo de los siervos de Dios"- sino que debería de ser quien garantiza la obediencia, la conformidad de la Iglesia a la Voluntad de Dios, excluyendo cualquier arbitrio de su parte. El Papa no puede decir: La Iglesia soy yo, o bien: La Tradición soy yo, sino que, al contrario, tiene vínculos precisos, encarna la obligación de la Iglesia de conformarse a la Palabra de Dios. Si en la Iglesia surjen tentaciones de obrar diversamente, de escojer un camino más cómodo, hay que preguntarse si eso es lícito. El Papa no es un órgano que pueda dar vida a la Iglesia, sino una contención contra tal arbitrio".
Y añadía Ratzinger palabras como escritas para el Sínodo: "Por el Nuevo Testamento sabemos que el matrimonio sacramental es indisoluble. Hay corrientes que opinan que el Papa podria abrogar esta obligación. Pero no es así. En enero del 2000, dirigiéndose a los jueces romanos, el Papa Juan Pablo II les dijo que, respecto a la tendencia de ver revocado el vínculo de la indisolubilidad del matrimonio, él no podía hacer lo que quisiera, sino que debe actuar la obediencia, y debe proseguir incluso en este sentido, el gesto del lavatorio de los pies".
También el cardenal Carlo Caffarra, arzobispo de Bolonia, se manifestó abiertamente contra el cardenal Kasper y contra quienes ahora en el Sínodo están diciendo que no se trata de cambiar la doctrina, sino solo la pastoral.
Ratzinger diría que, en la Iglesia, dogma y pastoral no se pueden separar: "se entrelazan de modo indisoluble; es la verdad de Aquel que es al mismo tiempo Logos y pastor, como entendió profundamente el primitivo arte cristiano, que figuraba al Logos como pastor, y en el pastor descubría al Verbo eterno, que es para el hombre la verdadera dirección del camino a seguir". No es posible separar la misericordia de la verdad, como pretende el cardenal Kasper.
Así escribieron algunos santos y místicos acerca del cisma que vendría a la Iglesia de nuestros tiempos:
San Francisco de Asís: "Habrá un Papa electo no canónicamente que causará un gran cisma en la Iglesia".
Beata Ana Catalina Emmerick (religiosa agustina): "Vi una fuerte oposición entre dos Papas, y vi cuan funestas serán las consecuencias de la falsa iglesia (...) Esto causará el cisma más grande que se haya visto en la historia".
La Santísima Virgen dijo en la Salette: "Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del anticristo".
P. Paul Kramer, "El antipapa y sus colaboradores apóstatas serán, como dijo la Hermana Lucía, partidarios del demonio, los que trabajarán para el mal sin tener miedo de nada".
Al P. Stefano Gobbi, místico y fundador del Movimiento Mariano Sacerdotal, le confió la Santísima Virgen: "Las fuerzas masónicas han entrado a la Iglesia de manera disimulada y oculta, y han establecido su cuartel general en el mismo lugar donde vive y trabaja el Vicario de mi Hijo Jesús. Se está realizando cuanto está contenido en la Tercera parte de mi mensaje, que aún no ha sido revelado, pero que ya se ha vuelto patente por los mismos sucesos que estáis viviendo".
Papa Paulo VI: "El humo de Satanás ha entrado por las grietas de la Iglesia" (Homilía del 29 de junio de 1972).
El cardenal Karol Wojtyla fue muy claro cuando declaró, ante el Congreso Eucarístico de Pennsylvania, en 1977: "Estamos ante la confrontación histórica más grande que la humanidad haya tenido. Estamos ante la contienda final entre la Iglesia y la anti-iglesia, el Evangelio y el anti-evangelio. Esta confrontación descansa dentro de los planes de la Divina Providencia y es un reto que la Iglesia entera tiene que aceptar".

Sor Lucía de Fátima: "Habrá cardenales contra cardenales, obispos contra obispos; satanás marchará en medio de ellos".
Hay que estar atentos a lo que sucederá en la segunda luna de sangre.

ultimostiempos.org/7-noticias/166-socci
Vigilis VII
El Sonido del Cuerno: The Call of the Shofar

“No pretendo predecir el futuro o juzgar por mí mismo el presente de una nación, pues con esto ofendería a Dios y por tales pecados se me condenaría a muerte. No escribo sobre lo que siente mi atribulado corazón o pudiese conjeturar mi limitada mente humana ante la revelación. Tan solo hablo de lo que he visto y oído de Jesucristo, mi Señor”.

benedic…More
El Sonido del Cuerno: The Call of the Shofar

“No pretendo predecir el futuro o juzgar por mí mismo el presente de una nación, pues con esto ofendería a Dios y por tales pecados se me condenaría a muerte. No escribo sobre lo que siente mi atribulado corazón o pudiese conjeturar mi limitada mente humana ante la revelación. Tan solo hablo de lo que he visto y oído de Jesucristo, mi Señor”.

benedicto16anuncio.blogspot.com/…/benedicto-xvi-a…
adeste fideles likes this.
Griselda Val likes this.
sabreli2003 shares this.
es la Antiglesia encabezada por bergoglio !que ni venga a Colombia
Mary Shela
Las profecías se cumplen
Fiel al Evangelio
Se lee en el blog de wanderer:

Este hecho aparece narrado en el libro de nuestra amiga Elizabetta Piqué la que, para Socci, es una vaticanista seria, bien informada y, sobre todo, muy cercana y amiga personal de Bergoglio, y para respaldar esta afirmación aporta pruebas concluyentes (p. 115 et passim). En ese libro, Francisco. Vida y Revolución, que fue presentada por el mismo L’Osservatore …More
Se lee en el blog de wanderer:

Este hecho aparece narrado en el libro de nuestra amiga Elizabetta Piqué la que, para Socci, es una vaticanista seria, bien informada y, sobre todo, muy cercana y amiga personal de Bergoglio, y para respaldar esta afirmación aporta pruebas concluyentes (p. 115 et passim). En ese libro, Francisco. Vida y Revolución, que fue presentada por el mismo L’Osservatore Romano como una suerte de biografía oficial del personaje, se lee lo siguiente: “Después de la votación [se refiere a la quinta de todo el cónclave y cuarta del día 13 de marzo) y antes de la lectura de las papeletas, el cardenal escrutador, que primero mezcla las papeletas depositadas en la urna, se da cuenta que hay una de más: son 116 en vez de 115, que era la cantidad correcta. Parece que, por error, un purpurado había depositado dos papeletas en la urna: una con el nombre de su candidato y otra en blanco, que había quedado pegada a la primera. Cosas que pasan. No había nada que hacer, y esta votación fue anulada inmediatamente, las papeletas fueron quemadas más tarde sin ser vistas, y se procedió a una nueva votación”.
¿Esto verdaderamente sucedió? Socci se detiene bastante en la cuestión. Aquí solamente menciono dos hechos: el único que podría haberle pasado a la Piqué semejante dato de un cónclave, sobre el que se promete secreto pontificio bajo pena de pecado mortal o excomunión, es el mismo Francisco quien, siendo papa, puede hacer lo que quiera. Por otra parte –y no es este un dato menor- la periodista acaba de ratificar este hecho el jueves 1 de octubre de 2014 en su columna de La Nación.
Y, en segundo lugar, el 9 de marzo de 2014, apareció en el Corriere della Sera un artículo de Gian Guido Vecchi quien afirma que algunos cardenales le relataron que en esa votación sucedió exactamente lo que fue relatado en el libro de la Piqué. Y jamás hubo desmentida alguna al respecto.

¿Cuál es el problema de todo esto? Que la Constitución que fija el funcionamiento del Cónclave, promulgada por Juan Pablo II, regula estas dos posibilidades. El artículo 68 manda que, si se encuentra una papeleta de más, el escrutinio debe ser anulado. Y el artículo 69 dice que, si se encuentran dos papeletas plegadas juntas de modo tal que hagan suponer que un cardenal introdujo por error dos en vez de una, si ambas tienen el mismo nombre, se debe contabilizar un solo voto; si tienen nombres distintos, se deben anular ambas, y si una de ellas está en blanco, se debe contabilizar el voto del candidato que aparece en la otra.
Todo hace suponer que este fue el caso, según el relato de Piqué y de los cardenales indiscretos que hablaron con el periodista del Corriere, pero la cuestión es que no se aplicó el artículo 69 sino el 68, anulando toda la votación.
Muchos dirán: es un detalle legal; apenas un codicilo que de ninguna manera puede poner en juego una elección pontificia. Y dice Socci: es exactamente al revés. Un codicilo puede no poner en juego la elección del presidente del consorcio de un edificio, pero sí la del Romano Pontífice, porque se trata del oficio más importante y delicado del mundo, y porque Dios confiere el poder prometido por Cristo a Pedro y sus sucesores solamente a quien sea válidamente elegido siguiendo las normas promulgadas por quien tiene el poder de las Llaves. Además, recordemos que por codicilos menores la cristiandad estuve en crisis durante siglos enteros, y traigo aquí el caso de la herejía arriana que se desató por una i. Ni siquiera era un codicilo, era una vocal, la que diferencia homoiousios de homoousios, es decir, “de sustancia similar al Padre” y “de la misma sustancia del Padres” la que dejó a la mayor parte de Europa bajo el arrianismo.
Por otra parte, si la situación fue la que se narra, se habrían producido otras dos graves irregularidades:
a) La misma constitución Universi Dominici Gregis prohíbe taxativamente que se hagan más de cuatro votaciones en un mismo día. Pues bien, el 13 de marzo de 2013 se hicieron cinco votaciones, contraviniendo nuevamente las normas explícitas de una regulación pontificia promulgada por un Romano Pontífice en poder de las Llaves. ¿Qué habría cambiado se la votación se hacía el día siguiente? Nadie puede saberlo, pero los cardenales habrían tenido tiempo de compartir conversaciones, una comida juntos y una noche de descanso. Entre otras cosas, los cardenales que votaron por Bergoglio aconsejados o presionados por Kasper y su pandilla habrían tenido tiempo de conocer un poco más quién era este desconocido purpurado “del fin del mundo” y los peligros que implicaba dejar a la Iglesia en sus manos.
Por otro lado, la Universi Dominici Gregis también establece que las papeletas, en el momento del conteo de los votos, deben estar plegadas y el cardenal escrutador no debe mirar ni leer los nombres que aparecen en ellas. Esto sólo debe hacerse en el escrutinio. Pero, siempre según la Piqué, el cardenal descubrió la papeleta extra en el momento del conteo y allí mismo vio que una estaba blanco. Es decir, la desdobló y leyó lo que estaba escrito en ella.
Irregularidades mayores o menores pero que, en definitiva, indican que la elección se hizo de modo diverso a como estaba dispuesto. Y es el artículo 76 de la Constitución Universi Dominici Gregis el que dice: “Si la elección se hiciera de un modo diverso a como ha sido prescrito en la presente Constitución o un hubiesen sido observadas las condiciones establecidas, la elección es por eso mismo es nula e inválida, sin que intervenga alguna declaración en este sentido y, por tanto, no confiere ningún derecho a la persona elegida”.
sabreli2003 likes this.
hussi likes this.
Yugo
Cristo-Rey-Soberano and one more user like this.
Cristo-Rey-Soberano likes this.
Immaculate heart likes this.
adeste fideles
GRACIAS POR COMPARTIRLO.
adeste fideles likes this.