Clicks19

Sesenta razones que obligan a rechazar la Nueva Misa

Yugo
4
Sesenta razones que obligan a rechazar la Nueva MisaMore
Sesenta razones que obligan a rechazar la Nueva Misa
kalebrio
yugo usted esta en un atraso terrible, la nueva misa en empezo hace 60 años con el concilio vaticano 2.
Yugo
LA VERDAD ES UNA Y LA MISA VERDADERA ES LA MISA TRADICIONAL TRIDENTINA GREGORIANA, LA MISA DE SIEMPRE Y LA QUE DE VERDAD SE HIZO SIGUIENDO EL CAMINO DE CRISTO.
LA NUEVA MISA SE HIZO Y SE PENSO CON 6 PROTESTANTES Y UN CATOLICO ,SI ES CUCHA EL VIDEO TENDRA LA EXPLICACION EXACTA
Yugo
Sesenta razones que obligan a rechazar la Nueva Misa
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA– 3 de Mayo de 1986.


Rosario: – Madre, Madre, cuánto Te necesito Madre mía. Ahora más que nunca quiero ser sólo para Ti.
Madre, llévame conTigo Madre mía... por favor Te lo pido, llévame conTigo...
Ya no comprendo nada de este mundo... Solamente sé que en mí hay una esperanza... espero desesperadamente... haz Madre mía que lo deje todo y …More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA– 3 de Mayo de 1986.


Rosario: – Madre, Madre, cuánto Te necesito Madre mía. Ahora más que nunca quiero ser sólo para Ti.
Madre, llévame conTigo Madre mía... por favor Te lo pido, llévame conTigo...
Ya no comprendo nada de este mundo... Solamente sé que en mí hay una esperanza... espero desesperadamente... haz Madre mía que lo deje todo y llévame conTigo, Madre mía.
Ayúdame, ayudame para que el hombre no pueda obligarme a negarTe.
No quiero negarTe nunca, Madre mía.
Madre:– Vengo a multiplicar Mis Gracias y a rogarles a todos los hombres que luchen para ser buenos "creadores" en la vida espiritual, pero que después no destruyan todo cuanto han hecho.
EL HOMBRE SE ESTA DESTRUYENDO EL SOLO.
El hombre ya no puede más con su verdad, que es mentira.

El hombre tiene miedo de sí mismo.
Por eso quisiera Yo extenderle Mi Mano... pero esta Mano que Yo extiendo con tanto cariño fuera aceptada por todos los hombres y que todos vivieran ustedes a la sombra de esta mano.
¡Ay de aquel que no quiera ampararse a la sombra de esta mano!.
ESTA MANO SIGNIFICA LA CRUZ DE MI HIJO Y VIVIR A LA SOMBRA DE LA CRUZ ES ALGO MUY IMPORTANTE, YA QUE ASI EL HOMBRE SE SENTIRA SEGURO EN TODO MOMENTO DE SU VIDA.
Yo quisiera manifestarMe llena de satisfacción y alegría pero no puedo, viendo las amenazas que van a caer sobre la tierra.
Mis Brazos se llenan de energía para detener el castigo que va a caer sobre los hombres.
Por eso quiero decirles a todos los hombres que SOY MADRE DE TODOS LOS HOMBRES, por muy insignificantes que se encuentren... SOY LA MADRE DE TODOS.
Hoy es un día muy importante y quiero bendecir a todos los pequeños que han pisado este Sagrado Lugar, por la honradez de sus padres... y digo la honradez de sus padres, porque todo hombre que pisa este Sagrado Lugar ME HONRA, y es muy honrosa para Mí, vuestra presencia aquí.
Yo quiero bendeciros a todos, pequeños niños que estáis aquí y deciros que MIS BRAZOS DETIENEN CUANTO PELIGRO PUEDA CAER SOBRE VOSOTROS.
Voy a bendecirte a ti (es un niño de familia francesa, presente) porque hoy Me han honrado tus padres por traerte, aunque sea solamente un momento a contemplar Mi dolor.
Es un dolor tan fuerte, hijos Míos, el que siento en Mi Corazón.
Gracias a la inteligencia de vuestros padres, en este día podéis ser bendecidos todos, Mis pequeños niños, en este Sagrado Lugar.
Yo soy profanada por los hombres... pero vosotros no tengáis miedo... no tengáis miedo porque sois muy importantes para Mí.
(A otro niño):– ¡Ay pequeño Mío... ay pequeño Mío!... cuánto testimonio darás un día, hijo Mío.
Cuantos hombres se tendrán que sentir avergonzados delante de ti, hijo Mío.
Pero voy a aclararte algo hijo Mío. (El niño tiene cinco años)
No te digo estas palabras para que crean los demás que tú serás sacerdote... ¡no, hijo Mío! porque hoy no tengo ni iglesia, ni templo en la tierra... está todo derrumbándose dentro de élla... porque soy despreciada por los hombres y el Cuerpo de Mí Divino Hijo lo tengo fijo entre Mis Manos, entregándoselo a los hombres.
El hombre no quiere beber de ÉL, pero ustedes hijos Míos, habéis pisado esta Escuela Espiritual y un día darán ustedes testimonio a los hombres... a aquellos hombres que Me han rechazado en todo momento.
Sé que ese signo de la Cruz os hará preguntaros ¿qué significa esta bendición?
Significa tanto para Mí, hijos Míos...
Significa que quiero protegeros, hijos Míos, porque no quiero que la PAZ DE LA TIERRA QUEDE VACIA DE LA BUENA SEMILLA.
Yo dejaré crecer la mala cizaña... pero HARE CRECER LA BUENA SEMILLA.
Es muy importante hijos Míos, que la imagen de Mi Hijo y Mía vayan siempre grabadas en vuestros corazones, porque NUESTRA IMAGEN SERA VUESTRA SALVACION Y PROTECCION CONTRA EL ENEMIGO.
Todavía tenéis muchas oportunidades de salvaros.
Todavía estáis a tiempo, queridos Hijos Míos.
Pero no vengo a obligaros a nada... ¡sois libres! pero sí quisiera deciros que TENEIS QUE ORAR MUCHO.
EL HOMBRE QUE SABE ORAR, SABE AMAR... SI NO SABE ORAR, NO SABE AMAR.
Tenéis que saber en la tierra, por qué camino camináis y por que camino debéis caminar.
EL HOMBRE POR SI MISMO... NO TIENE CAMINOS.
¿Cómo podéis permitir hijos Míos, que despierte el tiempo y ustedes duerman, sin daros cuenta de que seréis despertados con el dolor de los golpes?
No permitáis ser golpeados... hijos Míos... ¡despertad!
Vuestra fe es vuestra salvación.
Yo no he bajado a la tierra para que Me crean ustedes por un pequeño milagro... olvidad los milagros... hijos Míos, que esos milagros no les conducirán a ustedes a caminos verdaderos...
EL VERDADERO MILAGRO ES LA CURACION DEL ALMA.
MIENTRAS EL ALMA ESTE LLENA DE ENFERMEDADES ESPIRITUALES... de nada sirve un milagro... YO CURARE CUANDO LOS HOMBRES MENOS LO ESPEREN... No quiero ser obligada.
Sí se pudieran elevar vuestros corazones hacia Mí, con la misma facilidad con que se elevan vuestros ojos... sería maravilloso y muy importante para Mí.
La elevación de los ojos no significa para Mí apenas nada... pero la elevación del alma de uno cualquiera de vosotros es para Mí, algo tan importante que no podría expresarlo para poder ser comprendida de vosotros.

No preguntarMe nada porque no daré una fecha... TODO LLEGARA A SU DEBIDO TIEMPO.
(Aludiendo a algo que se Le ha preguntado, responde):–
El Padre lo da y el Padre lo estrecha entre Sus Brazos, pero no te puedo decir ni cuándo ni en qué momento.
Solamente te diré que es propiedad de Mi Hijo y Mi Hijo se lo llevará... todo lo que luche el hombre será para nada... pero no te diré ni el día ni la hora ni el momento.
(Privado para J.)
Gracias hijo Mío, gracias por venir a este Sagrado Lugar, porque en este Sagrado Lugar, yo te prometo a ti y a todos, que AQUI APRENDEREIS A CAMINAR PARA LLEGAR A MI DIVINO HIJO Y A MÍ.
Así te quiero, despierto muy despierto delante de Mí, hijo Mío, que aunque tú creas que la distancia es muy larga, no te canses de esperar porque EL HOMBRE QUE ESPERA, RECIBIRA, pero EL HOMBRE QUE NO ESPERA, ¿QUE PUEDE RECIBIR?
Por eso, no tengas cansancio nunca hijo Mío... no te canses, y Yo te prometo que RECIBIRAS... ESPERA Y RECIBIRAS DE MÍ, J. hijo Mío.
(Privado para P.)
Acércate P. hija Mía que quiero premiarte con esta flor. Sé que el color es muy desagradable pero no te detengas en el color... detente en las espinas, pues los caminos para llegar a Mí están cubiertos de espinas... pero hay que ser inteligentes para saber, cultivar esas espinas una a una, sin dañarse los dedos.
ESAS ESPINAS TIENEN QUE SER CLAVADAS EN LO MAS PROFUNDO DE VUESTROS CORAZONES PORQUE ASI LAS LLEVA Y LAS LLEVO MI HIJO.
SU CORAZON DIVINO está lleno de esas espinas, pero esas espinas, hay momentos en que los hombres con su amor las vuelven FLORES... por eso te digo hija Mía, que no aceptes esta flor por su color, acéptala por sus espinas y conviértelas en rosas.
Las cosas llegan sin esperarlas... todo se acerca lentamente.
(Privado para M.)
Tú no esperabas esta flor hija Mía, pero es mandato de Mi Hijo que Yo te entregara esta flor, porque esta flor un día puede hacerte tanto bien. Apenas abres tu boca, pero siento tu corazón gritar lleno de amor a Mí.
¿Qué importa el timbre de tu voz?, si yo estoy escuchando el timbre de tu alma que Me esta estrechando de tal quisiera que quisiera manifestarMe a ti y decirte: SÍGUEME, SÍGUEME, QUE ME ENCONTRARAS, porque TODO AQUEL QUE ME SIGUE ME ENCUENTRA.
Para encontrarMe, no hay que gritar, solamente guardar silencio y llamar... y se Me encuentra siempre.
Rosario: – Madre mía, como no le vea con mi corazón, con mis ojos no puedo verlo, Madre mía, porque J. (Nombre de un devoto a quien va a dirigirse la Madre y que acaba de llegar de Madrid) no está aquí... ¿una flor para él?... no me vuelvas loca Madre mía... ¿no te da pena de mí, que soy tan señalada con el dedo?... si ese señor no está aquí... no puede ser Madre mía.
(Privado para J.)
Madre:– Eres algo tan importante, que un día quisiera que te penetraras de Mí... no te sientas sólo, porque Yo estoy contigo hijo Mío, para poder apartarte de grandes peligros.
Hijo mío, quiero decirte que eres un fiel soldado de Mi Hijo... pero no quiero señalarte entre todos, porque la vanidad rodea al hombre, pero sí, quiero decirte que LA CONSTANCIA TE LLEVARA A LO MAS ALTISIMO Y A LO MÁS CERCANO DE MI HIJO, y gozarás de una gran satisfacción, que tú todavía no has podido recibir de los hombres de la tierra. Eres un soldado de a pie, pero vas aupado a los estribos del Jinete de Mí Hijo, porque eres un gran acompañante de Mi Hijo. Caminas junto a Sus estribos, caminas junto a Su yugo y eso para Mí, es muy importante hijo Mío J. (el que un hombre comparta el yugo) de Mi Hijo en todo momento.
Hoy Me siento Madre de todos los hombres.

(Privado a A.A.)
Seguirás sintiendo la voz de Mi Hijo, hija Mía, pero manténte despierta y no duermas... manténte bien despierta pues sí permaneces en profundo sueño, muchos hermanos tuyos se verán en las garras del enemigo... ¡manténte pues despierta, Hija Mía!
Un día Me dijiste que TÚ ERAS PARA MÍ... pues bien, lo que se da no se quita... hija Mía, ya no Me puedes quitar aquello que un día me diste.
(Privado a M. de Inglaterra)
M. hijo Mío, no me borres de tu mente en ningún momento, porque Yo te necesito tanto, te necesito mucho hijo Mío para que tú, un día puedas hablarle a tu pueblo, porque TU PUEBLO ME NECESITA.
(Ordena la Madre al sacerdote presente que bendiga pero antes le dice):– Prepárate, porque muy pronto recibirás una gran sorpresa... quiero que estés preparado, hijo Mío, porque sé que no comprenderás... pero viene lleno de Mi Hijo, MI PEQUEÑO... MI PEQUEÑO "PIEDRECITA"... acógelo en tus brazos y ahora bendice hijo Mío a tus hermanos... adiós hijos Míos
Rosario:– Adiós Madre... adiós...