Clicks2.1K
Irapuato
11
San Ildefonso, obispo de Toledo 23 de enero. DIOCESISTV on Jan 23, 2008 Obispo de Toledo. 606- 669 San Ildefonso nació en Toledo, España. Su tío era Eugenio, también de Toledo. Estudió en Sevilla …More
San Ildefonso, obispo de Toledo 23 de enero.

DIOCESISTV on Jan 23, 2008 Obispo de Toledo. 606- 669
San Ildefonso nació en Toledo, España. Su tío era Eugenio, también de Toledo. Estudió en Sevilla bajo San Isidoro. Entró a la vida monástica y fue elegido abad de Agalia, en el río Tajo, cerca de Toledo. En el 657 fue elegido arzobispo de esa ciudad. Unificó la liturgia en España; escribió muchas obras importantes, particularmente sobre la Virgen María.
San Ildefonso tenía una profunda devoción a la Inmaculada Concepción XII siglos antes de que se proclamara dogmáticamente. Ella le favoreció con grandes milagros.
Irapuato
😘 😇
MsPandevida
☕ ★ ★ ★ ★ ★ GRACIAS Irap. BUENAS NOCHES !! 😘
48josefina
Sí que se ve muy bien, si se baja la foto. Ahora, que con el vídeo; a todo perfección. Lo que sucedió que primero vi el video y no sabía lo de la leyeda.
Irapuato
😁 Pues, no se ve muy bien... ✍️ Por eso, mejor subí el vídeo de Toledo 😀 😉
48josefina
Bonita leyenda. Voy a visitar tu imagen donde dices que se ve a la Virgen dándole la casulla
Irapuato
👍 Josefina ✍️ Collage: Spain & Portugal Aquí tengo una pequenya foto de San Ildelfonso, que tomé, y que 👏 se encuentra en la Catedral de Toledo...(la Virgen le da la casulla)...
Josefina Rojo
Buenos días Irap. San Ildefonso. Un santo tan grande. Que amó tanto a la Virgen María. 😇
Irapuato
🤗 Buenos días/buenas noches, Josefinas, MsPandevida, Chavita.... 😇 a todos....
Irapuato
Santos del 23 de enero
www.oremosjuntos.com/Santoral/Enero23.html
Conmemoración de los Santos Padres del Sexto Consejo Ecuménico. El emperador Constantino Pogonatos (668-685) convocó al sexto consejo ecuménico en Constantinopla en el año 681 para combatir la herejía Monotelita. En ella ciento setenta y un santos padres estaban presentes, que afirmaron la doctrina de dos voluntades en Cristo …More
Santos del 23 de enero
www.oremosjuntos.com/Santoral/Enero23.html
Conmemoración de los Santos Padres del Sexto Consejo Ecuménico. El emperador Constantino Pogonatos (668-685) convocó al sexto consejo ecuménico en Constantinopla en el año 681 para combatir la herejía Monotelita. En ella ciento setenta y un santos padres estaban presentes, que afirmaron la doctrina de dos voluntades en Cristo Jesús, el divino y el ser humano. A otro consejo en el año seiscientos noventa y uno siguió a este consejo, llamado el consejo de Trullo. Este consejo tenía ciento dos ciertas materias practicadas por un canon, y fueron promulgadas.

-Sinoxis de los Santos de Kostroma. Los santos de Kostroma incluyena San Abramio de Galich, o San Adrián del lago Chukhloma (de Julio 20) de Monza (San Alexander de Galich, abad de Mayo 5) de San Barnabas de Voche, abad (de Marzo 27) San Cirilo de Verluga (de Junio 11) del lago nuevo (de febrero 4, San Cirilo de noviembre 7) del lago blanco (San Dionisio, Arzobispo, de junio 9) San Genadio, abad de Suzdal (de junio 26, de octubre 15) San Gregorio, abad de Pelshme, maravilloso de Kostroma (de agosto 19) San James de Vologda (de septiembre 30) San James de Brileev (de abril 11) del monasterio de Galich (de abril 4, de mayo 30) San James de Zheleznoborovsk (de abril 11, San Jonás de mayo 5), San Macario, metropolitano de Moscú (de marzo 31, de mayo 27, de junio 15), abad de Zheltovod y San Macario de Unzha (de julio 25) de San Metropanes, obispo del monasterio de Pisma (de enero 10) de San Pacomio, abad de Voronezh (de agosto 7, de septiembre 4, de noviembre 23) de San Paisio, abad de Nerekhta (de marzo 21, de mayo 15) de San Paúl de Galich (de mayo 23) de Obnora (de enero 10, San Terapon de octubre 7) de Monza (de mayo el 27, diciembre 1).

-San lldefonso, Obispo de Toledo, 667; doctor de la Iglesia visigoda. "Concédeme, Señora, estar siempre unido a Dios y a ti; servirte a ti y a tu Hijo; ser el esclavo de tu Señor y el tuyo. Suyo, porque es mi Creador; tuyo, porque eres la Madre de mi Creador". Así ora San Ildefonso de Toledo en su opúsculo sobre la Perpetua Virginidad de María y en esas palabras puede quedar resumido no sólo una petición, sino la realidad misma de su vida, como hace notar la Iglesia en la oración de la Misa del día de hoy. Prescindiendo de los coloristas pormenores con que la leyenda áurea adorna la infancia de Ildefonso, lo cierto es que, ante la oposición paterna a que siguiera su vocación a la vida religiosa, el futuro monje huyó de la familia para refugiarse bajo el hábito monacal en la abadía agaliense. Allí pasaría muchos años de su vida, hasta que a la muerte de San Eugenio, arzobispo de Toledo (657), la voz del pueblo fue el cauce de la voluntad divina designándole para dicha Sede. Contaba por entonces Ildefonso cincuenta y cinco años. Si ya antes había procurado que los Padres congregados en el décimo Concilio de Toledo honrasen a la Madre de Dios con una fiesta especial que reemplazase a la de la Encarnación que con frecuencia perdía su brillantez al coincidir con la Cuaresma o la Pascua - podemos imaginar cuál no sería su gozo cuando, ya arzobispo, presidía por primera vez el 18 de diciembre los solemnes oficios de la festividad de Santa María, Madre de Dios, en presencia del monarca Recesvinto. Tanto en ésta como en otras ocasiones, no son parcos los historiadores de la época en señalar hechos prodigiosos de la Madre de Dios para con este "fiel siervo de la Sierva del Señor". Tras nueve años de ocupar la Sede arzobispal de Toledo, descansó en el Señor el 23 de enero del año 667.
Será llamado el Doctor de la Virginidad de María, por su principal obra teológica. Su devoción a la Virgen se hizo ejemplo universal.

-San Aselas, Asclio o Asclas, mártir; Antinoé, Egipto, s. IV. San Asclas gozó de gran fama en Egipto y en todo el oriente, y su nombre se halla en el Martirologio Romano. Su vida, tal como la resumen los sinaxarios, se reduce a lo siguiente: "Asclas, originario de la Tebaida, fue acusado de creer en Cristo, y compareció ante el gobernador llamado Arriano. Como confesara valientemente su fe, fue torturado en el potro, azotado hasta dejarle descubiertas las costillas, y finalmente encerrado en un calabozo. Por entonces, el gobernador tuvo que hacer un viaje a la otra ribera del Nilo. El santo pidió a Dios que no le dejase llegar a la otra orilla, hasta que hubiese confesado por escrito la divinidad de Cristo. Arriano se embarcó, pero la barca permaneció inmóvil, a pesar de los esfuerzos de los Temeroso Al saber esto, el santo envió a decir al gobernador que sólo confesando por escrito la divinidad de Cristo podría llegar a salvo a la otra orilla. El gobernador pidió que le trajesen un papel y escribió que era grande el poder del Dios de los cristianos y que fuera de El no existía ninguna otra divinidad. Inmediatamente la barca empezó a avanzar. En cuanto Arriano estuvo de vuelta, mandó que las heridas del santo fuesen quemadas con antorchas; después, ordenó que le colgasen una gran piedra al cuello y le arrojasen al río. Así ganó Asclas la corona de los mártires". Difícil mente se puede negar, por la forma misma del relato, que hay en él muchos elementos legendarios.

-San Bernardo o Barnardo, Arzobispo, Vienne, 842. Este San Bernardo (llamado también Barnardo) nació de una distinguida familia, hacia el año 778. Durante su juventud, estuvo al servicio de Carlomagno y se casó. Hacia el año 800, fundó la abadía de Ambronay, donde después se hizo monje y fue elegido abad. El año 810, fue hecho obispo de Vienne de Francia. Aunque las biografías que poseemos no aportan muchos datos y son de época tardía, todo nos lleva a la conclusión de que Bernardo fue uno de los más influyentes y santos prelados de su tiempo. Tal vez su conducta en las agitaciones políticas de la época de Luis el Bueno, no fue la más prudente, pero su celo por la pureza de la fe y las costumbres es indiscutible. La autenticidad de las encomiásticas cartas que le dirigieron los Papas Pascual I y Eugenio II es muy dudosa. San Bernardo fundó la abadía de Romans, hacia el año 837, donde fue enterrado a su muerte, acaecida el 23 de enero del año 842. Sobre su tumba está grabado un epitafio muy elogioso.

-Santos Clemente, obispo, y Agatángelo de Ancira, mártires, siglo IV. Aunque algunas Iglesias orientales y el Martirologio Romano conmemoran a estos santos el día de hoy, no poseemos ningún dato fidedigno sobre ellos. Se dice que Clemente se consagró a la instrucción de los niños y de los pobres, que a los veinte años de edad fue consagrado obispo de Ancira de Galacia; que fue arrestado y llevado de ciudad en ciudad, sufriendo durante años, increíbles tormentos, y que una serie de estupendos milagros le salvó de la muerte. Agatángelo habia sido convertido por Clemente, cuando éste fue llevado a Roma. Ordenado diácono, Agatángelo compartió los sufrimientos de su maestro. Según la leyenda, los dos murieron por la espada en Ancira. Desde Baronio y Tillemont, todos los críticos reconocen el carácter poco fidedigno de las "actas" de estos mártires.

-Santa Emerenciana, virgen y mártir, que, siendo simple catecúmena, fue lapidada por los paganos, cuando oraba junto al sepulcro de Santa Inés. Roma, s. IV. -San Aselas o Asclas, mártir; Antinoé, Egipto, s. IV. San Asclas gozó de gran fama en Egipto y en todo el oriente, y su nombre se halla en el Martirologio Romano. Su vida, tal como la resumen los sinaxarios, se reduce a lo siguiente: "Asclas, originario de la Tebaida, fue acusado de creer en Cristo, y compareció ante el gobernador llamado Arriano. Como confesara valientemente su fe, fue torturado en el potro, azotado hasta dejarle descubiertas las costillas, y finalmente encerrado en un calabozo. Por entonces, el gobernador tuvo que hacer un viaje a la otra ribera del Nilo. El santo pidió a Dios que no le dejase llegar a la otra orilla, hasta que hubiese confesado por escrito la divinidad de Cristo. Arriano se embarcó, pero la barca permaneció inmóvil, a pesar de los esfuerzos de los Temeroso Al saber esto, el santo envió a decir al gobernador que sólo confesando por escrito la divinidad de Cristo podría llegar a salvo a la otra orilla. El gobernador pidió que le trajesen un papel y escribió que era grande el poder del Dios de los cristianos y que fuera de El no existía ninguna otra divinidad. Inmediatamente la barca empezó a avanzar. En cuanto Arriano estuvo de vuelta, mandó que las heridas del santo fuesen quemadas con antorchas; después, ordenó que le colgasen una gran piedra al cuello y le arrojasen al río. Así ganó Asclas la corona de los mártires". Difícil mente se puede negar, por la forma misma del relato, que hay en él muchos elementos legendarios.

-San Genadio de Kostroma. San Genadio de Kostroma y de Liubimograd, en el siglo Gregorio, nació en la ciudad de Mogilev en una familia rica. Tempranamente exhibió su amor por la iglesia, y sus visitas frecuentes a los monasterios evocaron la consternación de sus padres. Gregorio, sin embargo, fue resuelto para dedicarse a Dios, y cambiar de ropa, hecha andrajos; secretamente a la izquierda de su hogar parental viajó firmemente a Moscú. Visitó los lugares santos en Moscú, pero no encontró el espíritu conveniente y así precisó a la región de Novgorod. El destino del futuro asceta era decidido por un encuentro con San Alexander de Svir (de agosto 30). Con su bendición, Gregorio fue al bosque de Vologda a San Cornelio de Komel (de mayo 19), y estaba tonsurado por él con el conocido Genadio. Junto con San Cornelio, Genadio se movió encendido al bosque de Kostroma. Aquí, en las orillas del lago Sura, a los alrededor el año 1529, emergió el monasterio de la Transfiguración del Señor, luego llamado "El Monasterio de Gennadiev". Convirtiéndose igumen, San Genadio no aflojó sus esfuerzos monásticos, y junto con los hermanos salió a las tareas del monasterio: él tajó la madera, llevó la leña, hecha las velas y prospora cocido al horno. También usó cadenas pesadas. Una de sus tareas preferidas era la pintura de los iconos, con los cuales adornó su nuevo monasterio. San Genadio recibió del Señor el regalo de la clarividencia. Viajando a Moscú en asuntos monásticos, en la casa del nobleman Zakharin romano, el santo predijo a su hija Anastasia que ella sería Tsaritsa. De hecho, Tsar Ivan el terrible la eligió como su esposa. La vida de San Genadio fue escrita por su discípulo, Iguman Alexis, entre los años 1584-1587. En ella fue insertado su testamento espiritual, dictado por el mismo San Genadio. Él ordenó a los monjes que observarán la regla del monasterio, trabajen constantemente, estén en la paz con cada uno, y preserven los libros recogidos en el monasterio, mientras que se esfuerza entender su significado. Él dijo, "Esfuércese hacia la luz, y evite la oscuridad." San Genadio murió el 23 de enero de 1565, y se glorificó por la iglesia el 19 de agosto de 1646.

-San Juan el Limosnero, famoso por su amor a los pobres, patriarca de Alejandría, 618. Hermoso nombre el de este obispo de Alejandría que al morir sólo dejó el tercio de un céntimo, que legaba a los pobres, a quienes solía llamar "mis señores". Dicen que fundó setenta iglesias y dos monasterios, y se le atribuye una caridad incansable, haciendo que se volviera a dar limosna a un mendigo insistente que en el curso del mismo día reiteraba sus peticiones. ¿Quién nos dice que no es Jesucristo que trata de poner a prueba nuestra generosidad o de averiguar quién se cansa antes, si Él de pedir o nosotros de dar? Por si acaso, socórrele, mandaba a su mayordomo. Si dar a pordioseros, como su nombre indica, es dar a Dios, debería parecer una oportunidad de oro. No era mala norma la del santo. A ver quién se cansa antes, si unos de pedir u otros de dar, si unos de ofender u otros de perdonar, si unos de hacer el mal u otros de devolver el bien. Obstinado forcejeo que no espera correspondencia, sino todo lo contrario. Pasar a la historia con este apelativo de limosnero es uno de los honores más grandes que pueden concebirse. Han pasado casi catorce siglos desde que vivió este personaje, y su apodo todavía nos conmueve. Esa obsesión por dar, por desposeerse, parece la sabiduría más alta, que comparte con tantos santos, pero que en él es una especialidad. Contra esta virtud nos defendemos con la prudencia: ¿Y si los pobres nos engañan, si son unos granujas desagradecidos, si obran de mala fe, si son holgazanes, si luego se lo gastan en bebida, en vicios? Cuántas preguntas, todas razonables, hay que admitirlo. Juan el limosnero no era razonable, porque debía de pensar que si Dios examinase con tanto rigor nuestras peticiones nunca recibiríamos nada.

-San Mártir, Martirio o Martiriano, solitario, en los Abruzzos, s. VI. Martirio era monje en el país de los Abruzos. Se mostró un fiel servidor de Dios todopoderoso y dio una prueba de su virtud en una circunstancia particular. Los hermanos habían colocado un pan bajo las cenizas para cocerlo, pero se habían olvidado de trazar sobre la torta una cruz, como es costumbre en esas provincias. Martirio constató la omisión y advirtió a los hermanos, cuando ya el pan estaba bajo los carbones ardientes. Después, con su dedo trazó una cruz sobre las brasas y se produjo inmediatamente un ruido que provenía del fondo del hogar. Un poco más tarde, cuando se retiró el pan, lo encontraron marcado con la cruz. Este santo está inscrito en el martirologio, el 23 de enero. Algunos hagió grafos, equivocados por las vagas expresiones de esta mención, han pensado que se trataba del San Martirio de que habla San Gregorio en su homilía XXXIX so bre los evangelios; pero se trata más bien de otro Martirio, que aparece en los Diálogos del mismo Papa, según lo que se dice en las adiciones al martirologio de Usuardo: "Martyrii monachi de quo in 'Dialogis' B. Gregorius".

-San Mausimo, Siria. San Mausimo vivió en Siria, cerca de la ciudad de Cyrrhus. Abrazó voluntariamente la pobreza y dedicó su vida al servicio de su vecino. Las puertas de su choza estaban siempre abiertas a cualquier persona que tenía necesidad de él. En su choza había dos recipientes: uno con pan, y el otro con aceite. Cualquier persona en necesidad vino a él y recibió el alimento de su mano. Estos recipientes nunca llegaron a estar vacíos. El santo murió en finales del siglo IV.

-San Paulino el misericordioso, obispo, Nola. San Paulino el misericordioso, obispo de Nola, descendió de una familia aristocrática y rica de Burdeos (Francia). En virtud de su educación extensa, a los veinte años de su juventud fue elegido para hacer sentir bien a un senador romano, sintió bien más adelante al cónsul y finalmente, gobernador de la región de Campaña en Italia. A los veinticinco años de edad, el y su esposa se convirtieron a Cristo y fueron bautizados. Después de esto, cambió totalmente su forma de vida. Dispuso de toda su característica, y distribuyó el dinero al necesitado, por lo cual aguantó los desprecios de sus amigos y compañeros. No tuvo sus propios hijos, adoptó huérfanos pobres y los educó en el temor de Dios. En sus buscares por una vida aislada, San Paulino fue a la ciudad española de Barcelona. Las noticias de su vida ascética se separaron alrededor, y en el 393 pidieron que él fuera ordenado como sacerdote. Pronto salió de España y fue encendido a la ciudad de Nola en Italia, en donde lo eligieron obispo. Cuando Italia fue invadida por los vándalos bárbaros y en cautiverio llevó apagado mucha gente en África, San Paulino utilizó fondos de la iglesia al rescate los cautivos. Sin embargo, él no tenía bastante dinero para el rescate el hijo de cierta pobre viuda de la esclavitud en la casa del príncipe de los vándalos. Así pues, él se ofreció voluntariamente a tomar su lugar. Vestido como esclavo, San Paulino comenzó a servir al príncipe del vándalo como jardinero. Pronto su identidad fue revelada a la regla, rey Riga, en un sueño. Él recibió no sólo su propia libertad, sino que también ganó el lanzamiento del resto de presos de Campania, y volvió a casa con ellos. San Paulino se sabe como constructor de iglesias y como poeta cristiano. Entre sus muchas virtudes, su amor para la humanidad y su compasión para el pobre y el necesitado merecen la mención especial. Él murió a los setenta y ocho años de edad el 22 de junio de 431. Treinta y tres de sus poemas y cincuenta y una de sus letras sobreviven. Contienen los varios discursos morales llenados de profunda piedad. Sus reliquias están en Roma, en la iglesia del Santo Apóstol Bartolomé.

-San Salamanes, el Silencioso de Eufrates. San Salamanes el silencioso era un natural de la ciudad de Kapersana, cerca del río Eufrates. Encontrando una cueva cerca de los bancos del río, vivió allí como ermitaño en silencio y ascetismo.
Al aprender de su vida exaltada, el obispo de Kapersana deseó ordenarlo sacerdote, pero no le contestarían con uniforme una sola palabra. El santo asceta no rompió su silencio, conversando con el señor solo. Entre los venerados de la iglesia ortodoxa, él como el primer santo que tomó la hazaña del silencio, continuó a su final (ca. 400).

-Traslación de las Reliquias de San Teocitio, arzobispo de Novgorod. La fiesta principal de San Teocitio es el 23 de diciembre. Se glorificó en 1664, debido a las milagrosas curaciones que ocurrieron en sus reliquias. En 1786, las reliquias del santo fueron transferidas a Yuriev, donde Archimandrito Potio construyó una capilla en su honor en la catedral local.

-Beata Margarita, fundadora de una sociedad de religiosas llamadas del Buen Jesús, Ravena, 1505. Aunque el culto de la Beata Margarita no parece haber sido formalmente confirmado, su biografía ocupa varias páginas del Acta Sanctorum de los bolandistas. Margarita, originaria de Russi, en las proximidades de Ravena, perdió la vista, según se cuenta, unos cuantos meses después de su nacimiento. Sin embargo, es imposible determinar si estaba totalmente ciega, ya que siempre encontraba el camino de las iglesias, como lo hace notar ingenuamente su bió grafo: "Esto me hace creer -comenta- que, aunque estaba ciega, Margarita veía lo que quería ver". Sus primeros años estuvieron llenos de pruebas y sufrimientos, en parte debido a su mala salud, y porque sus prácticas ascéticas y su amor al retiro provocaron cierta animosidad contra ella. Fue acusada de hi pocresía y sufrió muchas persecuciones, pero al fin acabó por ganarse la estima de sus más acerbos contradictores. Unas doscientas o trescientas personas de ambo sexos se confiaron a la dirección de Margarita y formaron una asociación religiosa de laicos, tanto solteros como casados. Ayudada por el venerable Jeró nimo Maluselli y algunos otros, la beata redactó las constituciones. Sin embargo, la asociación no tomó forma en Italia tal como Margarita la había concebido. En cambio, después de su muerte, el P. Maluselli fundó sobre las mismas bases una congregación religiosa de clérigos, conocidos con el nombre de Sacerdotes del Buen Jesús. Margarita dio ejemplo, durante toda su vida, de continua ora ción, humildad y amable paciencia, y deseaba que ésas fuesen las características de la obra que había fundado. Los milagros y profecías de la beata la hicieron famosa. Su muerte ocurrió el 23 de enero de 1505, cuando Margarita tenía sesenta y tres años.

-San Dionisio, ascético, Olimpo, s. XVI. Santo Dionysius de Olympo nació en una familia de padres pobres en la aldea de Platina. Cuando era un infante, la cruz brilló sobre su pesebre. Encariñado con los libros espirituales de su juventud, San Dionisio por el rezo y la lectura decidió ser un monje después de la muerte de sus padres. Con esta puntería fue a Meteora, y entonces montar Athos. Allí vivió con un anciano piadoso, los seraphim del sacerdote, y bajo su dirección él comenzó a conducir una vida ascética, guardando un rápido terminante. Durante una semana de pasión él entró al bosque, y comió solamente las castañas. Pronto fue ordenado diácono, y entonces sacerdote. La vida exaltada de San Dionisio se sabía, y muchos monjes vinieron a oír sus palabras edificativas. Él también dirigió a mucha gente sin ley sobre la trayectoria de la salvación, entre la cual estaba un ladrón que se prepuso robar la célula del santo, pero se arrepintió por las buenas palabras y sabias del anciano. El hermano del monasterio de Philoteo perdió su igumen y pidió a San Dionisio para ser su cabeza. Sin embargo, él no recibió bastantes votos, y las disensiones se presentaron. Valorando paz y amor sobretodo, San Dionisio se retiró y fue a Verria. Más adelante, huyó montado a Olimpo para evitar su consagración como obispo. Aquí ésos entusiastas del monasterio comenzaron a reunirse a él. Las células construidas po Dionisio era para ellos una iglesia y ellas pasaron su tiempo en el ayuno y el rezo. Logrando las alturas espirituales, él trabajó muchos milagros. A menudo, con los rezos del santo, el señor castigó a gente inicua que oprimió a monjes de Olimpo o rompió los mandamientos de Cristo. Las tenencias de un turco que había expelido a monjes y había arruinado su monasterio fueron destruidas por sequía severa y por el granizo. Pulsaron a los ganados de un herdsman que había opreso el monasterio con enfermedadades y enfermedadades; debido a su impudencia, sujetaron a un maiden a partir de la una de las aldeas a un asalto del diablo. Ellas todo el curativo y deliverance recibidos de la desgracia con los rezos de San Dionisio, después de ser conducido al penitence por su carencia de la maldad. El santo compiló una regla para la vida monástico, y era un ejemplo de la actividad monastica. Él construyó una iglesia en Olimpo, y también un monasterio dedicado al profeta Elias. Dejó su testamento final a un hermano sobre la vida monástica basada en la regla de la santa montaña. San Dionisio murió en el décimosexto siglo en una avanzada edad, y fue enterrado en Olimpo, en el pórtico de la iglesia del monasterio que él fundó.

-Beato Nicolás Gross, mártir, Alemania, 1945. Nikolaus Gross, incansable periodista cristiano que batalló contra el nacional socialismo de la Alemania nazi, fue elevado a los altares el 7 de octubre del año 2001 por el Papa Juan Pablo II, en una solemne ceremonia en la plaza de San Pedro.
Gross, nacido en Niederwenigern, cerca de Essen en 1898, tuvo una vida que combinó el trabajo duro de las minas y el trabajo intelectual del periodismo, herramienta ésta última que utilizaría para convertirse en un opositor no violento del régimen de Adolf Hitler. Así, cuando contaba con 19 años y ya dentro del trabajo minero, ingresó al sindicato cristiano. Un año después entró al partido cristiano del Zentrum, convirtiéndose a los 22 en secretario de los jóvenes mineros. Por ese tiempo Gross siente inquietud por el periodismo, lo que lo impulsa a colaborar en el diario del Movimiento Católico de los Trabajadores (KAB), el Westdeutschen Arbeiterzeitung. Rápidamente comienza a destacar por su talento, hasta convertirse dos años después en el director del diario. Afincado en Colonia, Gross percibe el peligro que para Alemania significaba que el nazismo tomara el poder; por ello no duda, respaldado en su fe, en informar a sus lectores sobre las verdaderas consecuencias que un régimen de este tipo traería sobre el país. En una de las tantas ocasiones afirmaría, "nosotros trabajadores católicos rechazamos con fuerza y con claridad el Nacionalsocialismo, no sólo por motivos políticos o económicos, sino decididamente también por nuestra postura religiosa y cultural". Al tomar Hitler el poder en Alemania, la comunidad cristiana empieza a ser perseguida. Sin embargo, esto no fue impedimento para que Gross continuara su labor, complementada con el apoyo mutuo que se prestó con las más influyentes e importantes inteligencias católicas contrarias al nazismo. Entre ellas destacó el sacerdote jesuita Alfred Delp y el laico Emil Letterhaus. Ambos también serían ejecutados.
Poco a poco el diario se fue convirtiendo en un obstáculo para el gobierno, siendo declarado enemigo del Estado y clausurado en 1938. Nikolaus Gross no se dejó amilanar y continuó con su tarea de anunciar a Cristo sacando ediciones clandestinas.
Esta constante oposición al nacional-socialismo, hizo que fuera encarcelado y ejecutado en la horca el 23 de enero de 1945. Su ejecución se llevó a cabo tres semanas después del fracaso del atentado contra Adolf Hitler, su cuerpo fue quemado y sus cenizas esparcidas por el campo.
Este hombre, que se inició como obrero, sindicalista y posteriormente periodista, tuvo muy en claro el compromiso que como católico debía asumir en la defensa de la verdad, la justicia, la paz y la solidaridad; incluso, entregando su propia vida.
Además, fue testimonio de padre y esposo, muestra de ello es la carta que desde la cárcel de Berlín-Plötzensee, enviara a su esposa e hijos dos días antes de su ejecución. En ella mostró una completa serenidad ante la muerte y una fe inquebrantable en Cristo.

-Venerable, Benedicta Bianchi Porro, laica, Italia, 1936-1964.
El día 8 de agosto de 1936, en Dovádola, Italia, nace Benedetta Bianchi, segunda de los seis hijos del matrimonio formado por el ingeniero Guido Bianchi y Elsa Giammarchi. A los tres meses de nacer sufre poliomelitis, por lo que le queda una piernecita más corta que la otra. Los niños del pueblo la llamarán "la cojita". Y ella, sin ofenderse, sólo comentará: "Dicen la verdad". A partir de los cinco años, y por voluntad de su madre, empieza a escribir su Diario que lleva cuidadosamente al día. Son anotaciones rápidas que corresponden a su edad y se refieren de ordinario a la familia, a la naturaleza, a los juegos, al primer confuso brotar de sus sentimientos. Benedetta es una niña sensible, delicada, inteligente, volitiva. Juega alegremente con los hermanitos y demás niños, pero a veces se recoge en pensativos silencios. Son los momentos en que contempla el milagro de la vida que triunfa en las flores, en los prados llenos de sol, en la plantita de ciruelo que riega cada día, en la aurora maravillosa... Confía a su Diario el gozo de sus descubrimientos: "El universo es encantador". "¡Qué hermoso es vivir!"

-La Santísima Virgen de la Paz; fiesta celebrada en algunas partes de España.

-San Agilo, abad.

-San Alfonso, obispo.

-San Amasio, obispo de Tiano; combatió el arrianismo y predicó el Evangelio en Sora y Tiano, 350.

-San Andrés Chong (Tyong) Hwa-Gyong, catequista y mártir, Corea, 1840.

-San Armando o Ormond, Abad, Saint Mairé, Francia.

-San Colman, Abad de Limosna, obispo, Irlanda.

-Desposorios de la Santisima Virgen María y San José.

-San Eusebio, ascético.

-San Juan.

-San Luftild, ascético.

-San Maimbodo, eremita.

-San Mainbodi, mártir.

-Santa Mesalina, virgen y mártir, Foligno, Italia. 250.

-San Pármenas o Parmenio, uno de los siete primeros diáconos, mártir; Filipos, Macedonia, s. I.

-San Salomón el Silenciario, junto al Eúfrates, 400. Unos bandidos se apoderaron de él y le transportaron una y otra vez del lado oriental al occidental del río, sin arrancarle una sola palabra.

-Santos Severiano y Aquila, su esposa, mártires, quemados; Cesarea, Mauritania, s. III.

-San Urbano, obispo.

-Beato Enrique Seuze, presbítero.

-Beato Guido, Abad.
2 more comments from Irapuato
Irapuato
Lunes de la tercera semana del tiempo ordinario

Segundo Libro de Samuel 5,1-7.10.

Todas las tribus de Israel se presentaron a David en Hebrón y le dijeron: "¡Nosotros somos de tu misma sangre!
Hace ya mucho tiempo, cuando aún teníamos como rey a Saúl, eras tú el que conducía a Israel. Y el Señor te ha dicho: "Tú apacentarás a mi pueblo Israel y tú serás el jefe de Israel".
Todos los ancianos de …More
Lunes de la tercera semana del tiempo ordinario

Segundo Libro de Samuel 5,1-7.10.

Todas las tribus de Israel se presentaron a David en Hebrón y le dijeron: "¡Nosotros somos de tu misma sangre!
Hace ya mucho tiempo, cuando aún teníamos como rey a Saúl, eras tú el que conducía a Israel. Y el Señor te ha dicho: "Tú apacentarás a mi pueblo Israel y tú serás el jefe de Israel".
Todos los ancianos de Israel se presentaron ante el rey en Hebrón. El rey estableció con ellos un pacto en Hebrón, delante del Señor, y ellos ungieron a David como rey de Israel.
David tenía treinta años cuando comenzó a reinar y reinó cuarenta años.
En Hebrón reinó siete años y seis meses sobre Judá, y en Jerusalén, treinta y tres años sobre todo Israel y Judá.
El rey avanzó con sus hombres sobre Jerusalén, contra los jebuseos que habitaban en el país. Pero estos dijeron a David: "Tú no entrarás aquí. Los ciegos y los inválidos bastarán para impedírtelo". Con esto querían decir: "David nunca podrá entrar aquí".
Sin embargo, David conquistó la fortaleza de Sión, es decir, la Ciudad de David.
Así David se iba engrandeciendo cada vez más, y el Señor, el Dios de los ejércitos, estaba con él.

Salmo 89(88),20.21-22.25-26.
Tú hablaste una vez en una visión
y dijiste a tus amigos:
"Impuse la corona a un valiente,
exalté a un guerrero del pueblo.

Encontré a David, mi servidor,
y lo ungí con el óleo sagrado,
para que mi mano esté siempre con él
y mi brazo lo haga poderoso.

Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán,
su poder crecerá a causa de mi Nombre:
extenderé su mano sobre el mar
y su derecha sobre los ríos.

Evangelio según San Marcos 3,22-30.
Los escribas que habían venido de Jerusalén decían: "Está poseído por Belzebul y expulsa a los demonios por el poder del Príncipe de los Demonios".
Jesús los llamó y por medio de comparaciones les explicó: "¿Cómo Satanás va a expulsar a Satanás?
Un reino donde hay luchas internas no puede subsistir.
Y una familia dividida tampoco puede subsistir.
Por lo tanto, si Satanás se dividió, levantándose contra sí mismo, ya no puede subsistir, sino que ha llegado a su fin.
Pero nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata. Sólo así podrá saquear la casa.
Les aseguro que todo será perdonado a los hombres: todos los pecados y cualquier blasfemia que profieran.
Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tendrá perdón jamás: es culpable de pecado para siempre".
Jesús dijo esto porque ellos decían: "Está poseído por un espíritu impuro".

Leer el comentario del Evangelio por : Isaac de Stella
www.dailygospel.org
Irapuato
San Ildefonso Fiesta: 23 de enero Obispo de Toledo. 606- 669
www.corazones.org/santos/ildefonso.htm

San Ildefonso nació en Toledo, España. Su tío era Eugenio, también de Toledo. Estudió en Sevilla bajo San Isidoro. Entró a la vida monástica y fue elegido abad de Agalia, en el río Tajo, cerca de Toledo. En el 657 fue elegido arzobispo de esa ciudad. Unificó la liturgia en España; escribió …More
San Ildefonso Fiesta: 23 de enero Obispo de Toledo. 606- 669
www.corazones.org/santos/ildefonso.htm

San Ildefonso nació en Toledo, España. Su tío era Eugenio, también de Toledo. Estudió en Sevilla bajo San Isidoro. Entró a la vida monástica y fue elegido abad de Agalia, en el río Tajo, cerca de Toledo. En el 657 fue elegido arzobispo de esa ciudad. Unificó la liturgia en España; escribió muchas obras importantes, particularmente sobre la Virgen María.
San Ildefonso tenía una profunda devoción a la Inmaculada Concepción XII siglos antes de que se proclamara dogmáticamente. Ella le favoreció con grandes milagros.

Milagro del encuentro con la Virgen
Una noche de diciembre, él, junto con sus clérigos y algunos otros, fueron a la iglesia, para cantar himnos en honor a la Virgen María. Encontraron la capilla brillando con una luz tan deslumbrante, que sintieron temor. Todos huyeron excepto Alfonso y sus dos diáconos. Estos entraron y se acercaron al altar. Ante ellos se encontraba la María, La Inmaculada Concepción, sentada en la silla del obispo, rodeada por una compañía de vírgenes entonando cantos celestiales. María hízole seña con la cabeza para que se acercara. Habiendo obedecido, ella fijó sus ojos sobre él y dijo: "Tu eres mi capellán y fiel notario. Recibe esta casulla la cual mi Hijo te envía de su tesorería." Habiendo dicho esto, la Virgen misma lo invistió, dándole las instrucciones de usarla solamente en los días festivos designados en su honor.

Esta aparición y la casulla, fueron pruebas tan claras, que el concilio de Toledo ordenó un día de fiesta especial para perpetuar su memoria. El evento aparece documentado en el Acta Sanctorum como El Descendimiento de la Santísima Virgen y de su Aparición.
En la catedral los peregrinos pueden aun observar la piedra en que la Virgen Santísima puso sus pies cuando se le apareció a San Ildefonso.

En el bautismo, Cristo es quien bautiza
Del libro de san Ildefonso, obispo, sobre el conocimiento del bautismo, OFICIO DE LECTURA

Vino el Señor para ser bautizado por el siervo Por humildad, el siervo lo apartaba, diciendo: Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí? Pero, por justicia, el Señor se lo ordenó, respondiendo: Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.

Después de esto, declinó el bautismo de Juan, que era bautismo de penitencia y sombra de la verdad, y empezó el bautismo de Cristo, que es la verdad, en el cual se obtiene la remisión de los pecados, aun cuando no bautizase Cristo, sino sus discípulos. En este caso, bautiza Cristo, pero no bautiza. Y las dos cosas son verdaderas bautiza Cristo, porque es él quien purifica, pero no bautiza, porque no es él quien baña. Sus discípulos, en aquel tiempo, ponían las acciones corporales de su ministerio, como hacen también ahora los ministros, pero Cristo ponía el auxilio de su majestad divina. Nunca deja de bautizar el que no cesa de purificar; y, así, hasta el fin de los siglos, Cristo es el que bautiza, porque es siempre él quien purifica.

Por tanto, que el hombre se acerque con fe al humilde ministro, ya que éste está respaldado por tan gran maestro. El maestro es Cristo. Y la eficacia de este sacramento reside no en las acciones del ministro, sino en el poder del maestro, que es Cristo.

Oración

Dios todopoderoso, que hiciste a san Ildefonso insigne defensor de la virginidad de María, concede a los que creemos en este privilegio de la Madre de tu Hijo sentirnos amparados por su poderosa y materna intercesión. Por nuestro Señor Jesucristo.
ORACIÓN A MARIA
De San Ildefonso de Toledo

(del Libro de la perpetua virginidad de Santa María)
A ti acudo, única Virgen y Madre de Dios. Ante la única que ha obrado la Encarnación de mi Dios me postro.
Me humillo ante la única que es madre de mi Señor. Te ruego que por ser la Esclava de tu Hijo me permitas consagrarme a ti y a Dios, ser tu esclavo y esclavo de tu Hijo,
servirte a ti y a tu Señor.

A Él, sin embargo, como a mi Creador y a ti como madre de nuestro Creador;
a Él como Señor de las virtudes y a ti como esclava del Señor de todas las cosas; a Él como a Dios y a ti como a Madre de de Dios.

Yo soy tu siervo, porque mi Señor es tu Hijo. Tú eres mi Señora, porque eres esclava de mi Señor.

Concédeme, por tanto, esto, ¡oh Jesús Dios, Hijo del hombre!: creer del parto de la Virgen aquello que complete mi fe en tu Encarnaciòn; hablar de la maternidad virginal aquello que llene mis labios de tus alabanzas; amar en tu Madre aquello que tu llenes en mi con tu amor; servir a tu Madre de tal modo que reconozcas que te he servido a ti; vivir bajo su gobierno en tal manera que sepa que te estoy agradando y ser en este mundo de tal modo gobernado por Ella que ese dominio me conduzca a que Tú seas mi Señor en la eternidad.

¡Ojalá yo, siendo un instrumento dócil en las manos del sumo Dios, consiga con mis ruegos ser ligado a la Virgen Madre por un vínculo de devota esclavitud y vivir sirviéndola continuamente!

Pues los que no aceptáis que María sea siempre Virgen; los que no queréis reconocer a mi Creador por Hijo suyo, y a Ella por Madre de mi Creador; si no glorificáis a este Dios como Hijo de Ella, tampoco glorificáis como Dios a mi Señor. No glorificáis como Dios a mi Señor los que no proclamáis bienaventurada a la que el Espíritu Santo ha mandado llamar así por todas las naciones; los que no rendís honor a la Madre del Señor
con la excusa de honrar a Dios su Hijo.

Sin embargo yo, precisamente por ser siervo de su Hijo, deseo que Ella sea mi Señora; para estar bajo el imperio de su Hijo, quiero servirle a Ella; para probar que soy siervo de Dios, busco el testimonio del dominio sobre mi de su Madre; para ser servidor de Aquel que engendra eternamente al Hijo,
deseo servir fielmente a la que lo ha engendrado como hombre.
Pues el servicio a la Esclava está orientado al servicio del Señor;
lo que se da a la Madre redunda en el Hijo;
lo que recibe la que nutre termina en el que es nutrido,
y el honor que el servidor rinde a la Reina viene a recaer sobre el Rey.

Por eso me gozo en mi Señora,
canto mi alegría a la Madre del Señor,
exulto con la Sierva de su Hijo, que ha sido hecha Madre de mi Creador
y disfruto con Aquélla en la que el Verbo se ha hecho carne.
Porque gracias a la Virgen yo confio en la muerte de este Hijo de Dios
y espero que mi salvación y mi alegría venga de Dios siempre y sin mengua,
ahora, desde ahora y en todo tiempo y en toda edad
por los siglos de los siglos.
Amén.