42:00
germanpb
1247
CONVERSION de un Hindu al Cristianismo...Sadhu Sunder Singh nació en 1889 en India. Su familia era muy religiosa y fue criado bajo la enseñanza hinduísta, visitando templos y rindiendo culto a diferentes …More
CONVERSION de un Hindu al Cristianismo...Sadhu Sunder Singh nació en 1889 en India. Su familia era muy religiosa y fue criado bajo la enseñanza hinduísta, visitando templos y rindiendo culto a diferentes dioses con regularidad. Durante su época escolar asistió a una escuela dirigida por los misioneros durante algún tiempo, pero no estaba para nada interesado en la Biblia. A los 14 años, repentinamente su madre falleció y Sunder estaba destrozado por la pérdida, y atravesado por esa crisis decidió buscar la paz y la verdad, a pesar de que estaba muy confundido y triste a la vez, incluso llegó a pensar en el suicidio. Nunca estuvo convencido de que las enseñanzas de Jesús, por lo que quemaba Biblias y arrojaba piedras a los predicadores. Hasta que una fría noche de diciembre de 1903 su vida cambio para siempre. Esa noche decidió tirarse debajo del tren que pasaba por su casa, si Dios no contestaba su petición. Él oró varias veces esa noche diciendo: "oh Dios, si existes revélateme esta noche". El tren estaba a punto de llegar temprano en la mañana, de repente, la habitación se llenó de un resplandor. Aún no amanecía y Sunder abrió la habitación y vio que afuera era pura oscuridad. Al cerrar la puerta vio que luz se hizo más brillante. Al ver esto, de repente vio que una figura que apareció ante él y escuchó una voz que decía ". ¿Hasta cuándo me negarás? morí por ti: he dado mi vida por ti.” y vio la mano del hombre, atravesada por clavos. Sunder estaba asombrado porque no esperaba ver a Jesús sino a algunos de los dioses tradicionales a los que adoraba con frecuencia. Sunder se dio cuenta de que Jesús todavía está vivo y se arrodilló y le oró, al hacerlo experimentó una paz y un gozo asombroso en su corazón que nunca había experimentado antes. Después de esa noche el gozo y la paz permanecieron en su corazón para siempre.
aguelmisionero
Buen testimonio !!!