16:17
Álvaro Medina del Campo al nacer enfermó, su padre perseguía a los cristianos, fue a rezar a una iglesia, el bebé se sanó y él se convirtió: «El Señor está con nosotros cada día» Camino Católico.- A …More
Álvaro Medina del Campo al nacer enfermó, su padre perseguía a los cristianos, fue a rezar a una iglesia, el bebé se sanó y él se convirtió: «El Señor está con nosotros cada día»

Camino Católico.- A sus 72 años, Álvaro Medina del Campo y su esposa María Rosario García Garoz han viajado a Roma desde Madrid (España), para dar su testimonio acerca de la importancia de la transmisión de la fe de los mayores a los jóvenes en el X Encuentro Mundial de las Familias, que se visualiza en el vídeo de la transmisión en directo realizada por la EWTN . Han explicado la historia de uno de sus nietos, quien les pidió ser bautizado para que Dios le escuchara mejor cuando rezaba por la enfermedad de su madre. Álvaro es presidente nacional de Vida Ascendente, un Movimiento Laical de personas jubiladas y mayores y jamás se habría imaginado que la historia de su padre que perseguía cristianos y se convirtió, que pasó hace tantos años, iba a contarse en un día como hoy en Roma ante más de 2.000 personas.

Durante la Guerra Civil española, el padre de Álvaro se sintió atraído por las juventudes comunistas. Luchó en contra de la religión y las iglesias y terminó encarcelado durante más de 6 años. Al salir de prisión se enamoró de su mujer, que era diez años más mayor que él, y pronto se casaron. Después de 3 abortos, nació Álvaro. Sin embargo, a los pocos meses el bebé enfermó con pulmonía doble.

El padre de Álvaro, en medio de la desesperación por ver a su hijo enfermo, sintió la necesidad de acudir a una iglesia. Sin saber apenas rezar, llegó a una iglesia a medianoche para rogar a Dios por la vida de su hijo. De pronto, un sacerdote se acercó a él y le preguntó qué le ocurría. El sacerdote, al escuchar su historia le dijo: “No sabes rezar, caballero, pero hoy has rezado más que yo: vete a casa”.

Y esa misma noche, al llegar a casa, su mujer le dijo que su hijo volvía a respirar sin ninguna dificultad y que la fiebre había desaparecido. Los médicos no encontraron ninguna explicación.

“Estaba vestido de cura, pero estoy seguro de que era un ángel”, dice Álvaro.

“Mi padre no vio a sus hijos acogerse en la fe y no decayó en ningún momento. Y años después, la semilla que él había puesto estaba ahí, y cuando al Señor le pareció bien, la hizo crecer”, asegura Álvaro, que prefirió buscar la verdad por su cuenta:

“Yo fui a la Iglesia evangélica, estuve con los Testigos de Jehová, estuve estudiando el Corán... Hasta que un día, al cabo de mucho tiempo, sin ninguna razón aparente, sentí un deseo muy grande de Dios. Armé un lío terrible porque, como no frecuentaba las iglesias, llamando por teléfono para pedir cita para confesarme... ¡Imagínate el lío! ¿Cómo iba a imaginarme yo que aquella historia de mi padre un día iba a venir yo a contarla a Roma? ¡Dios mío!”.

Para leer el testimonio de Álvaro Medina del Campo y su esposa María Rosario García Garoz en el X Encuentro Mundial de las Familias, ingresar a:

Álvaro Medina del Campo al nacer enfermó, su padre perseguía a los cristianos, fue a rezar a una iglesia, el bebé se sanó y él se convirtió: «Yo me confesé al cabo de mucho tiempo»


EWTN Global Catholic Television Network: Catholic News, TV, Radio | EWTN

caminocatolico – Escuchar la voz del señor
Escuchar la Voz del Señor
Para leer el testimonio de Álvaro Medina del Campo y su esposa María Rosario García Garoz en el X Encuentro Mundial de las Familias, ingresar a:
Álvaro Medina del Campo al nacer enfermó, su padre perseguía a los cristianos, fue a rezar a una iglesia, el bebé se sanó y él se convirtió: «Yo me confesé al cabo de mucho tiempo»