Clicks32
jamacor

Ratzinger explicó por qué el Estado absoluto encuentra un límite en la libertad religiosa

Ratzinger explicó por qué el Estado absoluto encuentra un límite en la libertad religiosa

Benedicto XVI junto al ex presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano.

Por INFOVATICANA | 24 julio, 2021

(Benedetto delle Site/l’Occidentale.)- Un acto sin precedentes en la historia: así han calificado la nota verbal entregada por monseñor Paul Richard Gallagher, ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, a la Embajada de Italia ante la Santa Sede. En la nota, una comunicación formal elaborada en tercera persona, se solicita la modificación del proyecto de ley Zan en nombre del respeto al Concordato de 1984 entre el Estado italiano y la Santa Sede.

La nota afirma que varios puntos del proyecto de ley «reducen la libertad garantizada a la Iglesia católica por los apartados 1 y 3 del artículo 2 del acuerdo de revisión del Concordato». Se trata de los párrafos que garantizan a la Iglesia «la libertad de organización, de ejercicio público del culto, de ejercicio del Magisterio y del ministerio episcopal» (párrafo 1) y aseguran a «los católicos y a sus asociaciones y organizaciones la plena libertad de reunión y de manifestación del pensamiento mediante la palabra, la expresión escrita y cualquier otro medio de difusión» (párrafo 2).

Para la Santa Sede, el artículo 7 del proyecto de ley Zan pondría en entredicho la «libertad de organización» porque, según la prensa, «no eximiría a las escuelas privadas de organizar actividades» marcadas por los temas de la agenda LGBT.

El artículo 4 del proyecto de ley, que confía a un juez la delicada tarea de decidir si las opiniones expresadas por los ciudadanos italianos pueden incitar a «actos discriminatorios y violentos», también se considera contrario a los acuerdos entre la Iglesia y el Estado. Estas opiniones también se castigarían con la cárcel. El artículo 4, según el Vaticano, compromete por tanto la «libertad de pensamiento» de los católicos.

Es demasiado fácil para el viejo anticlericalismo laicista, ante la preocupación expresada por la promulgación de una ley del Estado italiano, invocar inmediatamente los viejos leitmotiv contra el Concordato, obteniendo cuestionables testimonios de la corriente ideológica dominante.

En el frente religioso-modernista, en cambio, se intentó hipotetizar una acción sin el conocimiento del papa Francisco, hipótesis desmentida por los hechos representados por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

En realidad, la acción que ha tenido como protagonista a monseñor Paul Richard Gallagher es cualquier cosa menos una injerencia indebida del Vaticano en los asuntos internos de un Estado, y muestra lo mucho que está en juego con la aprobación del proyecto de ley Zan: la posibilidad para la comunidad eclesial -clero y laicos, instituciones educativas y universidades, editoriales y medios de comunicación, asociaciones, grupos y movimientos- de seguir manifestando y difundiendo públicamente las enseñanzas de la Iglesia sobre cuestiones morales.

Basta con pensar en la polémica que rodea el uso de los manuales de bioética del cardenal Elio Sgreccia por parte de algunas universidades italianas que lo acusan de «homotransfobia», es decir, el mismo delito que debería ser penal según el proyecto de ley que se debate en el Senado.

Lo insólito, y sin precedentes, es que la Santa Sede exprese su preocupación, no por las condiciones de riesgo que corren los cristianos en los países islámicos o en China, sino en Europa, y más concretamente en la «católica» Italia, donde está en vigor el Concordato. Lo que nos da el nivel exacto de la gravedad de la situación.

Lejos de ser la Iglesia la que se inmiscuye en los asuntos meramente internos del Estado, es el propio Estado el que se inmiscuye en un ámbito que no le compete, el de la moral, al imponer la ideología de género y la agenda LGTB en clave antiliberal a través de una ley que introduciría nuevos delitos penales inevitablemente ligados a la concepción de la vida y del mundo, la moral y la sexualidad.

Lo que se está llevando a cabo es, de facto, el último capítulo del enfrentamiento entre el moderno Estado poscristiano y anticristiano, ahora victorioso en Europa Occidental y América del Norte, y la excepción italiana, tal como la definió san Juan Pablo II, refiriéndose al modelo de laicidad positiva expresado por el Concordato de 1984.

A este respecto, hay una extraordinaria homilía, todavía muy actual, del cardenal Ratzinger, entonces arzobispo de Múnich y Freising, durante una celebración litúrgica para los diputados católicos del Parlamento alemán, que más de cuarenta años después puede considerarse una apología del verdadero laicismo y de la sana relación entre la fe y la política, hoy perdida.

Merece la pena recoger algunos pasajes de la misma, en los que Joseph Ratzinger explica por qué las pretensiones absolutistas del Estado encuentran su límite en la libertad religiosa, que es una conquista del cristianismo.

«La epístola y el evangelio que acabamos de escuchar derivan de una situación», afirmaba el cardenal Ratzinger en 1981, «en la que los cristianos no eran sujetos activos del Estado, sino que eran perseguidos por una cruel dictadura. No se les permitía llevar el Estado junto con otros, sino que solo podían soportarlo. No se les permitía formar un Estado cristiano. Su tarea era vivir como cristianos a pesar del Estado. (…) El Estado romano era falso y anticristiano precisamente porque quería ser el totum de las posibilidades y esperanzas humanas. Así exige lo que no puede; así falsea y empobrece al hombre. Con su mentira totalitaria se vuelve demoníaco y tiránico. La eliminación del totalitarismo estatal ha desmitificado al Estado y liberado así al político y a la política».

El cristianismo, al desmitificar el Estado y rechazar el culto divino al emperador, ha mostrado al pueblo que el Estado no representa la totalidad de la existencia humana y que no abarca toda la esperanza humana.

La libertad religiosa ha puesto límites insuperables al poder político, lo que ha tenido como resultado la verdadera laicidad. El cardenal recuerda en la homilía: «Los cristianos (…) han reconocido los límites del Estado y (…) no se han doblegado allí donde no era lícito doblegarse, porque era contra la voluntad de Dios».

Pero, ¿qué tiene que ver el Estado precristiano y pagano con las actuales democracias liberales que ceden ante la ideología de género y sus pretensiones opresivas? «Cuando la fe cristiana -sigue diciendo Ratzinger-, la fe en una esperanza superior del hombre, decae, entonces surge de nuevo el mito del Estado divino, porque el hombre no puede renunciar a la totalidad de la esperanza. Incluso si tales promesas se hacen pasar por progreso y reclaman para sí el concepto de progreso en términos absolutos, históricamente se las considera un retroceso a antes de la novedad cristiana, una vuelta atrás en la escala de la historia».

«Y aunque -continúa el prelado bávaro- propaguen como objetivo la perfecta liberación del hombre, la eliminación de todo dominio sobre el hombre, son incompatibles con la verdad del hombre y con su libertad, porque obligan al hombre a hacer lo que puede hacer por sí mismo. Semejante política, que hace del reino de Dios un producto de la política y doblega la fe bajo la primacía universal de la política, es por naturaleza una política de esclavitud».

Una esclavitud como la que hoy quiere imponer el pensamiento único, y a la que la Iglesia debe resistir reivindicando legítimos derechos, prerrogativas y espacios de libertad para los creyentes con esa laicidad positiva que nace del encuentro entre la fe y la razón, la Iglesia y la política, la verdad y la tolerancia, sin exclusiones ni imposiciones arbitrarias.

«El primer servicio que la fe presta a la política es la liberación del hombre de la irracionalidad de los mitos políticos, que son el verdadero riesgo de nuestro tiempo (…). La moral política consiste precisamente en resistir a la seducción de las grandes palabras que se burlan de la humanidad del hombre y sus posibilidades (…). La fe cristiana ha destruido el mito del Estado divino, el mito del Estado paradisíaco y de la sociedad sin dominación ni poder. En su lugar, sin embargo, ha colocado el realismo de la razón. Pero esto no significa que la fe haya traído un realismo libre de valores, el realismo de la estadística y la pura física social. Al verdadero realismo humano pertenece el humanismo, y al humanismo pertenece Dios. A la verdadera razón humana pertenece la moral, que se nutre de los mandamientos de Dios. Esta moral», concluyó el entonces arzobispo de Múnich y Freising, «no es un asunto privado. Tiene valor e importancia pública».

Los laicistas no lo han entendido, pero el Concordato es el escollo del Estado absoluto, es el baluarte de nuestra libertad.

Publicado por Benedetto delle Site en l’Occidentale.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.