mcaceres likes this.
mcaceres
Carlus
Danke,
Susy Longoria
Germen
Testigos de la Fe: Mártires Maristas - beatificados 13 octubre 2013
QUÉ MARAVILLA DE LA GRACIA DE DIOS.

Felicidades a los hermanos Maristas por este don inmenso para la Iglesia.
dvdenise
Coeur adorable de Jésus, je suis profondément attristée en voyant tous ces martyrs.
Puisses-tu apporter ton Amour à ceux qui ne te connaissent pas.

48josefina
Emitar a ellos es tan difícil, pero en algo podemos copiar, sólo hace falta ser valientes y no tener miedo. Oremos por todos ellos en esta fecha tan próxima a su beatificación.
A estos 66 Mártires Maristas se unen casi cuantro centenares más. En total van a ser Beatificados 520 mártires que dieron su vida, gritando: " Viva Cristo Rey".
BEATIFICACIÓN MÁRTIRES DEL SIGLO XX
maryjesu
IMITEMOS A ESTOS MARTIRES, PONIENDO FIJOS LOS OJOS EN CRISTO JESÚS!!!
maryjesu
QUE LOS NUEVOS BEATOS MARTIRES, INTERCEDAN POR NOSOTROS, FORTALECIENDONOS EN LA FE!!!
Iglesias Bañuelos, Luis (H. Abdón)
Los Valcárceres (Burgos), 1895; Toledo, 1936
Perfil religioso
El carácter apacible de Iglesias Bañuelos, Luis (H. Abdón) hacía que los hermanos recurrieran a él para solicitarle cualquier servicio, seguros de ser atendidos con amabilidad y presteza. Un hermano dice de él: «Lo recuerdo aún hoy con su amable sonrisa. Cumplía fielmente su oficio de profesor, sin llamar la atención y con sumisión a sus superiores. Era un religioso serio, reflex…More
Perfil religioso
El carácter apacible de Iglesias Bañuelos, Luis (H. Abdón) hacía que los hermanos recurrieran a él para solicitarle cualquier servicio, seguros de ser atendidos con amabilidad y presteza. Un hermano dice de él: «Lo recuerdo aún hoy con su amable sonrisa. Cumplía fielmente su oficio de profesor, sin llamar la atención y con sumisión a sus superiores. Era un religioso serio, reflexivo y servicial; como buen hermano marista, se distinguía por su humildad, sencillez y modestia».
38 more comments from Marcelino Champagnat
Llop Plana, Manuel (H. Adrián)
La Mata de Morella (Castellón), 1896; Paracuellos del Jarama (Madrid), 1936
Perfil religioso y educativo
Si tuviéramos que hacer la semblanza del H. Adrián, diríamos que fue un especialista en párvulos y un formador de maestros noveles. Los hermanos jóvenes, recién llegados a las tareas de las aulas, encontraban en él un maestro que los ayudaba pacientemente a sobrellevar sus primeros pasos en el magisterio, iniciándolos en los métodos pedagógicos.
Se mostraba
sencillo …More
Perfil religioso y educativo
Si tuviéramos que hacer la semblanza del H. Adrián, diríamos que fue un especialista en párvulos y un formador de maestros noveles. Los hermanos jóvenes, recién llegados a las tareas de las aulas, encontraban en él un maestro que los ayudaba pacientemente a sobrellevar sus primeros pasos en el magisterio, iniciándolos en los métodos pedagógicos.
Se mostraba
sencillo y obsequioso con todos y era bueno en extremo con los hermanos, poniendo siempre algo más de sí para que se sintieran mejor y pudieran darse más de lleno a la educación de los niños.. No conocía doblez ni malicia y, en su humildad, llegaba a considerarse el último de la comunidad, mostrándose siempre dispuesto a que le mandasen.
Su compostura en la
oración, su tono de voz, su expresión en las plegarias y su recogimiento indicaban lo que había en su interior: una comunicación profunda y sincera con Dios. Un hermano dio este testimonio sobre él: «Dios le concedió lo que tantas veces deseó y anheló: el martirio. ¡Con qué contento hablaba de los mártires y cuántas veces, al salir con él de paseo, me manifestó sus aspiraciones de ser mártir!».
Dronda Leoz, Maximiano (H. Alipio José)
Uztárroz (Navarra), 1916; Barcelona, 1936
Sus profesores y compañeros lo veían como un muchacho simpático, alegre, gracioso y de fácil y amena charla: el tiempo se pasaba deliciosamente a su lado y casi todos buscaban expansionarse escuchando sus razonamientos, ideas y anécdotas. Aparte de por estas excelentes cualidades humanas, destacaba por su gran seriedad y sensatez; además, poseía un enorme espíritu de trabajo y una grandísima …More
Sus profesores y compañeros lo veían como un muchacho simpático, alegre, gracioso y de fácil y amena charla: el tiempo se pasaba deliciosamente a su lado y casi todos buscaban expansionarse escuchando sus razonamientos, ideas y anécdotas. Aparte de por estas excelentes cualidades humanas, destacaba por su gran seriedad y sensatez; además, poseía un enorme espíritu de trabajo y una grandísima vida interior.
«Si he de morir, oh Madre mía, que sea en tu fiesta», era la petición que el Siervo de Dios hacía a la Buena Madre, Superiora del Instituto marista.
No fue el 15 de agosto, día de la Asunción, gran fiesta patronal del Instituto, sino el
8 de septiembre, fiesta de la Natividad de María, que traía al H. Alipio José muchos hermosos recuerdos, porque en ella había tomado el hábito y había hecho su …More
«Si he de morir, oh Madre mía, que sea en tu fiesta», era la petición que el Siervo de Dios hacía a la Buena Madre, Superiora del Instituto marista.
No fue el 15 de agosto, día de la Asunción, gran fiesta patronal del Instituto, sino el
8 de septiembre, fiesta de la Natividad de María, que traía al H. Alipio José muchos hermosos recuerdos, porque en ella había tomado el hábito y había hecho su primera profesión temporal en el Instituto marista.
Busto Pérez, Emiliano (H. Anacleto Luis)
Quintanilla San García (Burgos), 1913; Toledo, 1936
Perfil religioso
El H.Busto Pérez, Emiliano (H. Anacleto Luis),
no tuvo excesiva satisfacción en su labor docente en Toledo, pero no se desesperó por ello. En vez de desanimarse, se dedica a
fortalecer más y más su vida interior. A estas adversidades, se añadían las que provenían de la situación política en contra de la Iglesia y de las congregaciones religiosas. Los contratiempos no arruinaban…More
Perfil religioso
El H.Busto Pérez, Emiliano (H. Anacleto Luis),
no tuvo excesiva satisfacción en su labor docente en Toledo, pero no se desesperó por ello. En vez de desanimarse, se dedica a
fortalecer más y más su vida interior. A estas adversidades, se añadían las que provenían de la situación política en contra de la Iglesia y de las congregaciones religiosas. Los contratiempos no arruinaban su tesón; más bien, lo fortalecían en su vocación y le ayudaban a poner su confianza en Dios.
Fue asesinado en Toledo, en la explanada cercana a la puerta del Cambrón, el 23 de agosto de 1936, junto a otros nueve hermanos maristas de su comunidad. Todos ellos fueron inmolados por odio a la fe.
Donázar Goñi, Francisco (H. Andrés José)
Iroz (Navarra), 1893; Saganta (Huesca), 1936
Perfiles de espiritualidad
En Las Avellanas, donde residían unas 200 personas, nunca faltaban trabajos ni reparaciones que realizar: un tejado que rehacer para evitar las goteras, tabiques y paredes que levantar, ya que los inmuebles exigen conservación y reparación o rehabilitación. El H. Andrés siempre estaba dispuesto a trabajar en rehacer los desperfectos existentes en la casa y en la finca. …More
Perfiles de espiritualidad
En Las Avellanas, donde residían unas 200 personas, nunca faltaban trabajos ni reparaciones que realizar: un tejado que rehacer para evitar las goteras, tabiques y paredes que levantar, ya que los inmuebles exigen conservación y reparación o rehabilitación. El H. Andrés siempre estaba dispuesto a trabajar en rehacer los desperfectos existentes en la casa y en la finca. Nada le era difícil, nada imposible para hacer grata la morada de los habitantes de dicha casa; así lo testifican numerosas personas de las distintas secciones de ella.
La práctica de la caridad fue el centro de su vida espiritual; de hermano marista, extremaba sus delicadezas con los hermanos y sirvientes de la casa.
Encontraba su refugio en Jesús sacramentado. Tenía especial interés en que la iglesia fuese lugar acogedor y atrayente: pasó muchas horas y sufrió grandes desvelos para repararla. Pasaba largos ratos acompañando al Señor sacramentado.
Pablos Carvajal, Aniceto (H. Ángel Hipólito)
El Burgo Ranero (León), 1903; Aravaca (Madrid), 1936
Perfil religioso
Del H. Aniceto (H. Ángel Hipólito)
Algunos hermanos de su comunidad afirmaban que poseía en alto grado las virtudes de humildad, sencillez y modestia, propias de la Congregación marista. Otros decían que era un religioso muy observante, siempre dispuesto a obedecer. Gracias a su celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas, todos creían que estaba siempre dispuesto a More
Perfil religioso
Del H. Aniceto (H. Ángel Hipólito)
Algunos hermanos de su comunidad afirmaban que poseía en alto grado las virtudes de humildad, sencillez y modestia, propias de la Congregación marista. Otros decían que era un religioso muy observante, siempre dispuesto a obedecer. Gracias a su celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas, todos creían que estaba siempre dispuesto a servir a los demás y a ayudar a cuantos lo necesitaran.
Baró Riera, Baldomero (H. Aquilino)
Tiurana (Lleida), 1903; Las Avellanas (Lleida), 1936
La confianza en la Providencia la exteriorizaba frecuentemente de palabra y de obra, especialmente en los tristes acontecimientos y en las dificultades y adversidades. Manifestaba su devoción ante el Santísimo, como prueba de reverencia, veneración, respeto y amor; así como en la liturgia y en la música, y en las explicaciones que impartía en sus catequesis a sus formandos. Se imponía privaciones…More
La confianza en la Providencia la exteriorizaba frecuentemente de palabra y de obra, especialmente en los tristes acontecimientos y en las dificultades y adversidades. Manifestaba su devoción ante el Santísimo, como prueba de reverencia, veneración, respeto y amor; así como en la liturgia y en la música, y en las explicaciones que impartía en sus catequesis a sus formandos. Se imponía privaciones muy frecuentes; vivía la cuaresma con tal intensidad que el ayuno era normal en él
Espiritualidad marista
Según establecen las reglas del Instituto, las virtudes de humildad, sencillez y modestia deben constituir el carácter propio del religioso marista. El H. Aquilino las practicaba en grado heroico, con los actos que realizaba a diario.
Ortigosa Oraá, Pedro (H. Aureliano)
Torralba del Río (Navarra), 1894; Badajoz, 1936
Desde pequeño sintió una inclinación especial hacia los necesitados que acudían al pueblo, sobre todo, hacia los de más edad; él se adelantaba a entregarles limosna y, en más de una ocasión, él mismo marchó al campo a recoger leña para ayudarles a defenderse del frío.
Vida apostólica
Su vida de apostolado dio comienzo en septiembre de 1913, en Placencia de las Armas (Guipúzcoa), como profesor adjunto y cocinero de la comunidad. Desde esta fecha y hasta 1936, son varias las localidades, principalmente del País Vasco, en las que estuvo desempeñando la docencia.
El día 7 de agosto detienen al H. Aureliano en Badajoz bajo la acusación de que era sacerdote. Los propios milicianos lo conducen al puente de Palmas de la ciudad y allí mismo lo asesinan.
Andrés Monfort, Enrique (H. Benedicto Andrés)
Villafranca del Cid (Castellón), 1899; Albocácer (Castellón) 1936
Entre 1921 y 1924, el H. Enrique (H. Benedicto Andrés) Cumplió el servicio militar en el Marruecos español, cuando España estaba en guerra con algunas tribus de Marruecos.
A la vuelta del cuartel, se mantuvo siempre fiel a la vida comunitaria, ayudando a mantenerla entre los hermanos. Con su buen humor y sus otras cualidades, sembraba el buen espíritu en las comunidades en las que residió. No podía haber tristeza o mal humor donde él estuviera.
Los detalles sobre sus últimos momentos los sabemos por sor Balbina Fontanet, quien los oyó contar a uno de los milicianos que presenció su asesinato o que incluso colaboró en darle muerte. Dicho miliciano le dijo a la religiosa: «Vaya fraile valiente que hemos matado». Al tirarle el primer tiro, dijo en alta voz: «¡Viva Cristo Rey!». Después de un segundo disparo, contestó muy valiente: «¡Viva…More
Los detalles sobre sus últimos momentos los sabemos por sor Balbina Fontanet, quien los oyó contar a uno de los milicianos que presenció su asesinato o que incluso colaboró en darle muerte. Dicho miliciano le dijo a la religiosa: «Vaya fraile valiente que hemos matado». Al tirarle el primer tiro, dijo en alta voz: «¡Viva Cristo Rey!». Después de un segundo disparo, contestó muy valiente: «¡Viva la Inmaculada Concepción. Al tercer disparo, gritó: «¡Sagrada Familia, recogedme en vuestros brazos!».
Valencia Janices, José (H. Benigno José)
Artajona (Navarra), 1906; Paracuellos del Jarama (Madrid), 1936
Perfil educativo y religioso
El H. Benigno José dedicó muchos de sus ratos libres al estudio, al que se entregó de lleno, obteniendo los títulos que necesitaba para la docencia. La experiencia lo fue forjando como profesor, pero se perfeccionó, sobre todo, con su esfuerzo y su dedicación. Por otra parte, la labor de las clases favoreció el desarrollo de su espíritu inquieto y emprendedor: se enco…More
Perfil educativo y religioso
El H. Benigno José dedicó muchos de sus ratos libres al estudio, al que se entregó de lleno, obteniendo los títulos que necesitaba para la docencia. La experiencia lo fue forjando como profesor, pero se perfeccionó, sobre todo, con su esfuerzo y su dedicación. Por otra parte, la labor de las clases favoreció el desarrollo de su espíritu inquieto y emprendedor: se encontraba en las aulas como un pez en el agua y, por ello, se sentía alegre, feliz y satisfecho. Así lo demuestran las cartas que de él se han conservado.
Contagiaba su
alegría a los demás. Quería que entre sus alumnos existiera siempre un ambiente distendido, lleno de entusiasmo, confianza y actividad; ello contribuía, sin duda, a formarlos y a educarlos mejor, y a que hubiera unión entre ellos.
Pampliega Santiago, José (H. Berardo José)
Cañizar de los Ajos (Burgos), 1912; Valencia, 1936
Su perfil religioso y pedagógico
José (H. Berardo José)
era sencillo y franco, amable y jovial; totalmente ajeno a las críticas y nada dado a las conversaciones frívolas. No poseía una inteligencia privilegiada, pero, gracias a su constancia y tesón, consiguió buenos resultados en los estudios. A pesar de su juventud, impartía la clase con tal maestría que los superiores se sentían plenamente …More
Su perfil religioso y pedagógico
José (H. Berardo José)
era sencillo y franco, amable y jovial; totalmente ajeno a las críticas y nada dado a las conversaciones frívolas. No poseía una inteligencia privilegiada, pero, gracias a su constancia y tesón, consiguió buenos resultados en los estudios. A pesar de su juventud, impartía la clase con tal maestría que los superiores se sentían plenamente satisfechos con él. Las grandes y fundadas esperanzas que éstos tenían depositadas en él se vieron truncadas inesperadamente con su martirio, en la flor de su vida -a punto de cumplir los 24 años-.
Ayape Remón, Ángel (H. Bruno José)
Cáseda (Navarra), 1915; Toledo, 1936
Perfil religioso y pedagógico
Como profesor, Ángel (H. Bruno José) se distingue en que escucha con docilidad las observaciones que se le hacen sobre la manera de dirigir una clase, y en que las pone en práctica. Se sentía animado de ardientes deseos y anhelos de catequizar a los niños y jóvenes.
De inteligencia despierta, conjugaba su carácter firme, inclinado a defender sus ideas, con la …
More
Perfil religioso y pedagógico
Como profesor, Ángel (H. Bruno José) se distingue en que escucha con docilidad las observaciones que se le hacen sobre la manera de dirigir una clase, y en que las pone en práctica. Se sentía animado de ardientes deseos y anhelos de catequizar a los niños y jóvenes.
De inteligencia despierta, conjugaba su carácter firme, inclinado a defender sus ideas, con la comprensión hacia los demás, pero siempre obedecía en lo que se le mandaba. Su
temperamento era agradable y humano, lo que le hacía ganarse la simpatía y el afecto de los demás. A los 21 años sufre el martirio.
Álvarez Palacín, Braulio (H. Camerino)
Villamedianilla (Burgos) ,1900; Madrid, 1936
Perfil educativo y religioso
El H. Camerino desde sus primeras actuaciones supo ganarse el afecto de sus alumnos —que le tenían un gran respeto— y fue un excelente profesor; conseguía que ellos aprendieran y que se formaran en la práctica de las virtudes cristianas. Según los testigos, era un educador y un apóstol.
Si algo lo caracterizó en su vida, fue su entrega a los demás. Desde que llegó …More
Perfil educativo y religioso
El H. Camerino desde sus primeras actuaciones supo ganarse el afecto de sus alumnos —que le tenían un gran respeto— y fue un excelente profesor; conseguía que ellos aprendieran y que se formaran en la práctica de las virtudes cristianas. Según los testigos, era un educador y un apóstol.
Si algo lo caracterizó en su vida, fue su entrega a los demás. Desde que llegó al noviciado, prestó, con grandísima abnegación, sus servicios como enfermero a los hermanos de su comunidad, y siguió prestándoselos hasta su muerte. Dicen los que lo conocieron que era caritativo, franco y abnegado, cualidades que lo hacían ser apreciado por cuantos lo trataban. Su carácter abierto y amable y, especialmente, su abnegación y su caridad era lo que atraía y convencía, de verdad, a sus discípulos.
Iglesias Bañuelos, Julián (H. Cipriano José)
Los Valcárceres (Burgos), 1893; Toledo, 1936
Perfil religioso y celo apostólico
Sus cualidades intelectuales, a las que añadía una prudencia y una habilidad extraordinarias —muy apreciadas por los hermanos—, favorecían el espíritu de unión y de mutua caridad en la comunidad. Él supo conservarlas hasta el final, durante su estancia en la cárcel y en momento del martirio.
Su
piedad era en él fruto de una convicción íntima, forjada en la asid…More
Perfil religioso y celo apostólico
Sus cualidades intelectuales, a las que añadía una prudencia y una habilidad extraordinarias —muy apreciadas por los hermanos—, favorecían el espíritu de unión y de mutua caridad en la comunidad. Él supo conservarlas hasta el final, durante su estancia en la cárcel y en momento del martirio.
Su
piedad era en él fruto de una convicción íntima, forjada en la asidua lectura espiritual que alimentaba a diario con los ejercicios propios de su estado, seguidos con gran fidelidad. Visitaba con frecuencia al Santísimo.
Su celo en la enseñanza religiosa, así como en el trabajo que diariamente desempeñaba en el colegio como director, se podría considerar de humilde e inteligente.
Oza Motinot, Henri (H. Colombanus-Paul)
Lyon (Francia), 1877; Santander, 1937
Perfil religioso y humano
Las dificultades que encontró Henri (H. Colombanus-Paul) en el ejercicio de su profesión no influyeron lo más mínimo en su vida interior. Al contrario, fueron un estímulo para relacionarse más íntimamente con Dios y para consolidar su espíritu marista en la humildad, la sencillez y la modestia.
Los hermanos apreciaban su
carácter bondadoso y servicial y su vida de More
Perfil religioso y humano
Las dificultades que encontró Henri (H. Colombanus-Paul) en el ejercicio de su profesión no influyeron lo más mínimo en su vida interior. Al contrario, fueron un estímulo para relacionarse más íntimamente con Dios y para consolidar su espíritu marista en la humildad, la sencillez y la modestia.
Los hermanos apreciaban su
carácter bondadoso y servicial y su vida de abnegación y de sacrificio.
Cuando estalló el movimiento revolucionario, él podía haberse salvado inscribiéndose en el consulado francés y, haciendo valer su nacionalidad, y volver a su patria. Sin embargo, el amor a sus hermanos españoles lo empujó a correr la misma suerte que ellos.
González García, Casimiro (H. Crisanto)
Torrelaguna (Madrid), 1897; Fontdepou (Lleida) 1936