01:28:53
Yugo
225

Un cafe con galat El fin de los ultimos tiempos.

Un cafe con galat El fin de los ultimos tiempos.More
Un cafe con galat El fin de los ultimos tiempos.
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR Y LA MADRE A CAYETANO
Cruz Blanca, 11 de Febrero de 1984
Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.


Pepe: Si, mi Señor, que el AMOR de Tu Corazón penetre en mí, para siempre, Padre mío.
¡Jesús y María!... qué alegría y qué tiempo que no Os veo juntos, como hoy ¿Qué me traes, mi Señor y mi Señora?
Señor: Traigo AMOR para repartir y consuelo para los tristes.
Amor, para el que …More
MENSAJE DEL SEÑOR Y LA MADRE A CAYETANO
Cruz Blanca, 11 de Febrero de 1984
Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.


Pepe: Si, mi Señor, que el AMOR de Tu Corazón penetre en mí, para siempre, Padre mío.
¡Jesús y María!... qué alegría y qué tiempo que no Os veo juntos, como hoy ¿Qué me traes, mi Señor y mi Señora?
Señor: Traigo AMOR para repartir y consuelo para los tristes.
Amor, para el que quiera tomarlo de los frutos del amor y Alegría, para el triste que quiera tornar consuelo de la Madre como Yo lo ofrezco.
Pepe: Madre mía y Señor mío. Todo cuanto nos dais, lo tomamos con la máxima alegría, pero Os suplico por el amor que Os tengo a los Dos, aclárame por lo que Tú más quieras, mi Señor, cuál es mi camino, qué tengo que hacer mi Señor, para sufrir con alegría las calumnias de los hombres.
Señor: El que entrega AMOR, no debe recoger discordias, porque el AMOR, es fruto divino, el cual tienes que acumular, para alimentar tu alma.
Si te calumnian, no te des por enterado... el camino de la Cruz, es tu camino.
Hijo de María eres y te tomo como esclavo... esclavo para redimir a los pecadores y glorificado serás en el Reino de mi Padre.
Pero, para ello, hace falta que el Amor que te entrego, lo dés tú, no a regañadientes ni con tristeza, sino con una alegría inmensa que brote de tu corazón al cual Yo amo.
Pepe: La Orden del Carmelo, ¿qué hago... qué hago, mi Señor?
Señor: Contratiempos tendrás en toda la tierra que quieras detener tus pasos, pero en verdad te digo que no se alargará el tiempo para que el Carmelo sea en este Sagrado Lugar donde Yo te dirigiré los pasos.
Vuestra hermana Teresa te conducirá y grandes frutos pondrás en las almas de los que te rodean, porque te tomé por obrero y labrador serás para la mayor Gloria del Padre.
He aquí Mi Madre, Madre tuya que como Madre te conducirá por el camino elegido y Yo te daré sabiduría, fortaleza y ¡cómo no! sufrimientos, porque ése es tu deseo.
Pepe: Señor, sólo quiero que mis sufrimientos sean tus sufrimientos... los tuyos los míos, Tu alegría mi alegría, pero solo quiero comer de Tu Pan Tu Cuerpo, y quiero por lecho el suelo, y por almohada una piedra, pero que sea elegida por mí, ése es mi deseo, para tener siempre puesta mi cabeza en la Cruz, a la cual amo con toda mi alma porque yo Te la puse con todos mis pecados y quiero repararlos con los mayores sufrimientos de mi vida.
Perdona Señor... a todos los que anden en el error, que sólo hay un camino que es el TUYO, con amor, con tristeza o alegría, todo el que se proponga seguir tus pasos, Señor, yo sé que Tú le das la Mano, para que vaya tras de Ti, Señor.
Hágase Tu Voluntad en todos nosotros, pero contén la cólera del Padre, Te lo suplico.
Me ofrezco como víctima en reparación de todos.
Gloria a Ti, mi Señor, porqué eres el Hijo de María, dulcísima Reina de los cielos, que tan en silencio estás escuchando las Palabras de Tu Hijo.
Si... si Madre mía... sólo la Cruz... si Madre mía... ¿una qué?... (Aludiendo a una persona presente): que ponga los sufrimientos a la Pasión de Cristo y que tenga confianza en Ti y se resolverán los problemas... sí...
Madre: M.M. dame el agua.
Pepe: ¿Cómo sabes Tú que trae agua M.M.? (La bendice con la Cruz diciendo: en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Madre: El amor hace milagros. Todo cuanto se hace con fe, está hecho en Mi Nombre y Mi Nombre obrará...
Pepe: (Pidiendo por una persona): Señor mío no te pido que la cures, pero arranca al menos al enemigo de su alma... mas, que sea lo que Tú quieras, no lo que yo Te pido.
Lo que Tú quieras, mi Señor... Sí, amado mío.
Señor: Hijitos muy amados, causa tristeza a Mi Corazón, porque estos tiempos que os rodean os confundirán, pero sí, os pido una cosa, como hermanos que os améis unos a otros y así quiero ser correspondido con el amor que os tengáis los unos a los otros.
José, pronto comenzará tu calvario, desde hoy en adelante andarás como ciego, como sordo y como necio, hasta que Yo ponga la sabiduría en tu corazón.
Pepe: Padre mío, dame por lo menos, amor para amar y tesoro para acumular los frutos que pueda tomar de mis hermanos.
Yugo
Un cafe con galat El fin de los ultimos tiempos.