45:31
Yugo
2134

100 Segundos para el fin

100 Segundos para el finMore
100 Segundos para el fin
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 11 de Febrero de 1987

(Fiesta de Nª. Sra. de Lourdes


Rosario:– ¡Madre, Madre! ¿es posible Madre mía, que Tú puedas venir HOY a nosotros?
No, Madre mía, yo no tengo frío... (Hace una fría y húmeda noche de invierno)
Desde que advertí Tu presencia, se me quitó el frío, Madre mía.
TeniéndoTe a Ti, no hay frío, Madre.
Madre:– ¡Oh hijitos …More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 11 de Febrero de 1987

(Fiesta de Nª. Sra. de Lourdes


Rosario:– ¡Madre, Madre! ¿es posible Madre mía, que Tú puedas venir HOY a nosotros?
No, Madre mía, yo no tengo frío... (Hace una fría y húmeda noche de invierno)
Desde que advertí Tu presencia, se me quitó el frío, Madre mía.
TeniéndoTe a Ti, no hay frío, Madre.
Madre:– ¡Oh hijitos Míos! ¡oh hijitos Míos! ESTAD ALERTA hijitos Míos, ESTAD ALERTA porque un día, ustedes serán la voz que venza la ira del enemigo... porque el enemigo cada día está más furioso, hijitos Míos.
Por eso, ESTAD ALERTA hijitos Míos.
Con vuestra constancia lo venceréis, para salvar la Creación del Padre, hijitos Míos.
No sentiros en ningún momento abandonados, hijitos Míos.
Sí es que estáis en algún momento en dudas y sentís el abandono, ES QUE HABEIS OLVIDADO LA ORACION, hijitos Míos, por eso ORAR Y ORAR, porque Orar es Amar.
En cada momento repito siempre las mismas palabras: ORAR ES AMAR.
Manteneros ALERTA todos, para que cuando sientan ustedes el ruido del enemigo, puedan ustedes vencerle, hijitos Míos.
Manteneos todos UNIDOS, porque un día el mundo os va a escuchar a todos... porque HOY se siente sordo el mundo, Hoy nada quiere escuchar y NADA QUE VENGA DE MÍ, pero un día, hijitos Míos, TODOS QUERRAN ESCUCHARME y YA SERA MUY TARDE.
Por eso HOY les digo a todos: ALERTA HIJITOS MIOS, MANTENEOS ALERTA, para que todos los hombres de la tierra puedan despertar un día, para que se den cuenta de que han caído en las redes del enemigo y que por eso se sienten lejos de Mi Divino Hijo.
Cuando un día sientan el AMOR de Mi Divino Hijo, tendrán que arrepentirse todos.

El hombre que siente el AMOR de Mi Hijo es como si hubiera nacido de nuevo, pero aquel hombre que está lejos de Mi Hijo, NUNCA TENDRA NADA, siempre estará como un árbol silvestre que lo bambolea un vendaval, pero aquel que tenga a Mi Hijo, siempre tendrá que sentirse orgulloso porque ha sabido escoger lo mejor.
Por eso Yo os digo en todo momento que habéis sido escogidos para un día, entregar lo mejor al Padre.
Sé que ésto cuesta hijitos Míos, pero ustedes tendrán que despertar a tantos hermanos vuestros que se sienten en estos momentos en la profundidad de sus sueños...
¡Ay, ay, ay qué dormidos están los hombres!
¡Ay, qué lejos están Mis Ministros, de Mí Hijo! qué lejos se sienten de Él... que apenas escuchan Su Voz.
Un día querrán Escuchar la Voz de Mi Hijo, pero YA NO TENDRAN TIEMPO...
¡Ay de ellos!... ¡Ay de ellos!... cuánto tendrán que arrepentirse.
Hijitos Míos, no guiaros por esos caminos, que quedareis perdidos, porque ahora estáis a tiempo de escuchar Mi Voz y esta Voz Mía puede ser transmitida a todos los rincones de la tierra... porque Yo he escogido un puñado de hombres para la salvación de la tierra.
El mundo, hijos Míos,
aunque ustedes no puedan comprenderlo se dividirá en TRES partes y de las TRES partes, quedará UNA formada por aquellos que acepten la Voluntad de Mi Hijo y la mayor parte será conducida por el enemigo a donde no podrán volver nunca más a la Presencia del Padre.
¡Oh hijos Míos! ¡Oh hijos Míos!, qué ansiedad siento por el mundo, hijitos Míos.
Quiero que en todo momento seáis el punto de mira de este Sagrado Lugar... de este Lugar tan abandonado por los Ministros de Mi Hijo, y tan enriquecido por vuestras oraciones, aunque ustedes crean que no están haciendo nada.
Si hijos Míos, sí... ES MUY IMPORTANTE... MUY IMPORTANTE QUE MANTENGAIS EN TODO MOMENTO LA VIDA DE ESTE SAGRADO LUGAR... QUE UN DIA ESTE LUGAR SERA COMO UNA FUENTE QUE DESPEDIRA GLORIA DIVINA PARA TODOS LOS HOMBRES.
Os esperan grandes catástrofes, hijitos Míos, pero, ¡estar tranquilos hijos Míos!, porque vuestras oraciones vencerán la ira del enemigo.
Quiero que comuniquen ustedes a todo el mundo QUE NO CALLE EN NINGUN MOMENTO EL ECO DE LA ORACION, PORQUE EL ECO DE LA ORACION ESTA METIDO EN LO MAS PROFUNDO DEL CORAZON DEL PADRE.

No creáis hijos Míos, que vuestras pequeñas oraciones es están empobreciendo cada día más... ¡no!... cada día se enriquecen más en el Corazón del Padre. POR ESO HIJITOS MIOS, NO QUIERO QUE MUERA LA ORACION EN ESTE SAGRADO LUGAR.
Quiero que vuestras almas sean fuentes de gratitud.
No vengo a pediros nada... pero sí vengo a entregaros tantas cosas que el hombre ignora.
Hijitos Míos... vosotros sois Mi Nueva Iglesia y seréis el ejemplo de tantos pueblos que día a día van siendo FULMINADOS POR LA IRA DEL ENEMIGO... hijitos Míos.
(Privado para A.B devota de Francia)
Pónsela a Mi Hijo (le da una flor) en el Sagrario, hija Mía, pues Mi Hijo llora ya que se siente abandonado en el Sagrario porque el HOMBRE VIVE EN ESTOS MOMENTOS LA GRAN CONFUSION.
Mi Hijo es reconocido por el hombre como el GRAN ENEMIGO... y no debe ser así, pues Mi Hijo es AMIGO DE TODOS LOS HOMBRES, y no, el enemigo de los hombres.
VUESTRO AMIGO ES MI HIJO... ES AMIGO Y CAMINO.

Rosario:– ¡Oh Madre mía!
Madre:– No cansaros en ningún momento de vuestras tareas, hijos Míos... vuestras tareas son saber mantener la UNION, el AMOR y la ORACION, hijos Míos.
Alguno de vosotros tiene que ser el más fuerte, hijos Míos.
No dejaros vencer de la pereza, porque estas plegarias Mías, quiero que lleguen a todos los rincones de la tierna.
EL AMOR Y LA ORACION SON TAN IMPORTANTES... QUE CONSTITUYEN UN ACTO DE SALVACION DE LA HUMANIDAD, hijitos Míos.
NO CANSAROS EN NINGUN MOMENTO, HIJITOS MIOS, PORQUE YO NO ME IRE, QUEDARE AQUI EN ESTE SAGRADO LUGAR ESPERANDO A QUE SE CUMPLA EN ÉL LA VOLUNTAD DEL PADRE.
Cada uno de vosotros hijitos Míos, es como un BRAZO DE LUZ, que podéis enviarlo a todos cuantos os rodean, porque habéis tenido la dicha da ser escogidos, hijos Míos.
¡Cuántos hermanos vuestros hubieran querido tener la misma dicha, hijos Míos!
No estáis aquí por vuestra voluntad, estáis aquí por la Voluntad, del Padre, porque el Padre se ha dignado escogeros para Él, hijitos Míos, para que deis vuestra Luz, que es Su (del Padre) Luz a aquellos que no la tienen... para que enseñéis a aquellos que no saben nada ni quieren saber en ningún momento.
Vuestros ejemplos les harán comprender y volverán, cuando un día se sientan sedientos, Yo esperaré para aplacar la sed de todos los hombres, hijos Míos.
Repartíos estas flores... repartíos estas flores entre todos, porque el saber repartir es como el saber amar, y el AMOR es tan importante, que llegará un momento, hijitos Míos, en que CON LA FUERZA DEL AMOR Y DE LA ORACION, SERA SALVADA LA SILLA DE PEDRO DE LA GRAN CATASTROFE QUE LA AMENAZA... PORQUE EL ENEMIGO ESTA TAN FURIOSO QUE CADA DIA SE ESTA FILTRANDO EN LO MAS SAGRADO.
Por eso hijos Míos, NO DEJAR DE ORAR, en ningún momento, PORQUE YO SIEMPRE ESTARE CON VOSOTROS TODOS, PARA QUE UN DIA TODOS LOS PUEBLOS SE ENCUENTREN UNIDOS BAJO EL MISMO SIGNO DE LA CRUZ, con la ayuda del Vicario de Mi Hijo, porque el Vicario de Mi Hijo está amenazado por los hombres, porque el hombre se confunde y todavía no ha llegado a conocerlo.
Es tan inmensa su profundidad que ningún hombre de la tierra llegará a conocer al Vicario de Mi Hijo... el SANTO PADRE hijitos Míos... porque el Santo Padre está en la tierra por la Voluntad del Padre, para SALVAR LA SANTA IGLESIA CATOLICA, APOSTOLICA Y ROMANA, porque la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana posee la Cabeza visible de Pedro... esa Cabeza que es el espejo de la Humanidad, y el mundo cada día, está amenazando con destruirla.
Por eso Yo os ruego que os mantengáis todos alerta, porque Me estáis sirviendo de una grande ayuda, aunque no podáis ahora comprenderlo.

Repartiros las flores, pues quiero que tengan ustedes todos una flor... cada uno.
(Al Sacerdote presente le ordena bendecir)
Bendice F. hijo Mío, para que te dé cuenta de este pequeño rebaño te pertenece.
No te entristezcas en ningún momento, porque este pequeño rebaño sea tan reducido, hijo Mío.
Un día tu pequeño rebaño ocupará una inmensidad... por eso hijo Mío, CONSERVA LOS POCOS, PORQUE LOS MUCHOS YA VENDRAN.
Más vale lo poco y limpio, que no, lo mucho ensuciado por la ira del enemigo.
Yo solamente quiero poner en tu presencia lo más limpio y lo más puro, aunque tengas momentos en que no puedas comprenderlo, hijo Mío, pero compréndelos porque tú eres quien un día podrás conducirlos por el Camino del Padre, porque ellos no encuentran otro camino que el de la cizaña.
Por eso hijo Mío, háblales para aplacar la ira, porque el hombre cada día esta más empedernido y más lleno de furias (odios) porque nada tiene y todo lo quiere, sin saber que es lo que puede venir a Mí y qué es lo que no puede llegar a Mí.
Bendice hijo Mío, a tus hermanos
(Bendice el sacerdote y continúa la Madre, a todos):
Sé que todos sois pecadores, pero Yo no puedo perdonar vuestros pecados... NO TENGO PODER PARA ABSOLVER VUESTROS PECADOS.
Yo tengo poder solamente, para venir a vosotros, para HABLAROS DE AMOR.
La tierra cada día se está cubriendo con la Luz del Padre, por eso, hijitos Míos, no perder vuestro tiempo e introduciros en la Casa de Mi Padre, porque llegará el momento en que la Casa de Mi Padre será vuestro único REFUGIO.
Rosario:– Adiós Madre... adiós...
Madre:– Yo estaré con vosotros hijitos Míos, en todo momento.
Vengo a traeros la PAZ... y no he podido recoger ni hacer cumplir los deseos del Padre, porque el hombre se encuentra resistente en todo momento.
El hombre se encuentra muy lejos de Mi Hijo en todo momento.
No penséis que cumplís con Mi Hijo solamente diciendo: ¡Señor, Señor!, porque no seréis escuchados.
Practicad el Amor unos con otros.
TraedMe cada uno las penalidades de vuestros hermanos y seréis escuchados... vuestras penalidades Yo las conoceré y Mi Hijo también las reconocerá.
Abrid vuestros ojos para reconocer las penas de vuestros hermanos y así aliviarlas antes de que queden fulminados en ellas.
El planeta de la Tierra se va contaminando cada día más... y más... y más... porque se va apagando la FUERZA DEL AMOR y se va despertando la POTENCIA DEL ODIO EN LA HUMANIDAD.

Rosario:– ¡Adiós Madre... adiós... adiós Madre mía, llévame conTigo, Madre mía... adiós!
perceo3 likes this.
Yugo
100 Segundos para el fin