Nuestro Señor está presente en la humildad

Donde no hay iglesia el sacerdote va, hace un altar y celebra la santa misa. Eso sí alegra el corazón de Jesús.