49:50

Dejémonos renovar por la misericordia de Dios. 1Pe 1,3.

Dios en su infinita misericordia se ha compadecido de nosotros y nos hace nacer de nuevo para un esperanza viva.