Clicks1.7K

Soledad: Ausencia de Dios

jahfuentes
La soledad y el abandono completo tanto atormentó al mismo Jesús que crucificado en la cruz gritó: "¡Dios mio, Dios mio! ¿Por qué me has abandonado?" Sólo después de haber lanzado ese grito de …More
La soledad y el abandono completo tanto atormentó al mismo Jesús que crucificado en la cruz gritó: "¡Dios mio, Dios mio! ¿Por qué me has abandonado?" Sólo después de haber lanzado ese grito de abandono, pudo acercarse nuevamente al Padre y decir: "En tus manos encomiendo mi espíritu!".

Propiedad de la Editorial Don Bosco, S.A. Tarjeta de Apostolado No. 60