Clicks10

38._EL HERRERO Y EL CRUCIFIJO. "A los niños. Pláticas y ejemplos". P. Ramón Sarabia.

Lectura dramatizada de los diversos ejemplos (narraciones) del libro "A los niños. Pláticas y ejemplos", del Reverendo Padre Ramón Sarabia. Se trata de una recopilación de las historias que el …More
Lectura dramatizada de los diversos ejemplos (narraciones) del libro "A los niños. Pláticas y ejemplos", del Reverendo Padre Ramón Sarabia. Se trata de una recopilación de las historias que el famoso P. Sarabia contaba a los niños, reunidos en la iglesia, en sus misiones por toda España en la primera mitad del siglo XX, gracias a las cuales podemos conocer los rasgos de la espiritualidad de aquel tiempo y su aplicación concreta a la formación religiosa infantil de entonces. El oyente de estas dramatizaciones -o el lector del libro en cuestión- observará sorprendido la gran diferencia de estilo y contenidos respecto a los que los catequistas emplean en nuestros días, y deducirá que la adecuación a la psicología infantil de estas historias sería muy discutida en la época en que nos encontramos, y posiblemente no permitida, por introducir junto al Amor de Dios el elemento del Temor de Dios, y junto a la evidencia de su Divina Misericordia, la de su Divina Justicia, sin ningún tipo de complejo al emplear ante los niños términos que hoy serían considerados como traumáticos o políticamente incorrectos, tales como Cielo, infierno, pecado, muerte, salvación, Gloria, Purgatorio, impío, ateo, mahometano, pureza, necesidad del Bautismo, ángel, demonio, Satanás, blasfemia, libertino, hereje, apóstata, Cruzada, martirio, etc. La publicación en audio de este antiguo libro tiene como fin el conocimiento y estudio del estilo predicador de la España de principios de siglo pasado, por si pudiera servir de alguna manera al investigador, sin que se proponga para ser destinado realmente a la evangelización o a la predicación, y mucho menos infantil. Como hemos señalado, no pocos psicólogos actuales dictaminarían que tal adoctrinamiento, con su durísimo lenguaje y vehemente declamación, podría afectar al equilibrio emocional del catecúmeno -sobre todo si se trata de un niño-, crearle miedos y distorsionar su relación abierta y tolerante con la sociedad. La dramatización tan enfática de la lectura obedece a la preocupación de ofrecer una mayor fidelidad a lo que serían las auténticas narraciones orales de D. Ramón Sarabia desde aquellos púlpitos, hoy ya seguramente derruidos u obsoletos.

El mensaje fundamental que el P. Sarabia intenta dirigir a los niños de su época con estos ejemplos, es el de advertirles contra los peligros de las tentaciones del mundo y de la maldad de las personas impías, las cuales pueden seducir y desviar al alma inocente del camino que conduce al Cielo y abocarla directamente a la condenación eterna del infierno. El memento mori, es decir, la meditación sobre la muerte como hecho inevitable que acaecerá dentro de unos años para cualquier persona, junto con el amor debido a Dios Creador, la gratitud amorosa por los padecimientos de Jesucristo en su dolorosa Pasión, la confianza en la Virgen María, las llamadas a la oración y a frecuentar los sacramentos -especialmente el de la Eucaristía-, el amor al sufrimiento y la consideración del honor de acabar posiblemente muriendo martirizados, constituyen los parámetros en que se encuadra esta espiritualidad, una interesante concepción que inspira al catecúmeno un terror básico a morir en pecado mortal y quemarse eternamente en las llamas del infierno, una repulsión frontal hacia la blasfemia, la impiedad, el ateísmo y el libertinaje -despreciando y apartándose de los hombres y mujeres que viven de esta manera-, y una esperanza poética y enardecida de la natural fe en Dios, del amor hacia Él y de la confianza absoluta en que si se le pide, ayudará a cualquier alma a no extraviarse o bien a recuperar el estado de Gracia perdido, el cual evita una eternidad de horrorosos sufrimientos en caso de fallecer repentinamente.

D. RAMON SARABIA BARBERO. Nació en Pola de Lena (Asturias, España) el 19 de diciembre de 1875. Redentorista, gran predicador, conocido como: “El Padre Sarabia”. Hijo de Manuel Sarabia Giraldo y de Sagrario Barbero de los Ángeles. Ingresó en el noviciado del Espino el 29 de Octubre de 1889, y se ordenó sacerdote el 27 de mayo de 1899. Su primer sermón fue en Pola de Lena el 15 de agosto de 1900. Fue profesor de Retórica, y mas tarde ya se dedicó a lo que hizo toda su vida: las misiones. Escribió varios libros y poesías. Poseía varias condecoraciones, entre ellas la Encomienda de Isabel la Católica e Hijo Predilecto de Lena. Hay una calle en Pola de Lena que lleva su nombre. Falleció en Madrid el 17 de julio de 1958.

Lista de reproducción de los ejemplos del Padre Sarabia: "A los niños. Pláticas y ejemplos". Padre Ramón Sarabia