Clicks1

El identikit del Padre.

P.Elia
El “Identikit” del Padre Evangelio del Domingo 31 de Marzo 2019, Cuarta de Cuaresma Queridos hermanos y hermanas, Jesús, contándonos la parábola del Padre bueno en el pasaje del Evangelio de Lucas …More
El “Identikit” del Padre
Evangelio del Domingo 31 de Marzo 2019, Cuarta de Cuaresma

Queridos hermanos y hermanas, Jesús, contándonos la parábola del Padre bueno en el pasaje del Evangelio de Lucas que escucharemos el domingo 31 de marzo, dibuja, por así decirlo, una especie de identikit del Padre de quien Él es la imagen visible..

Por lo general, meditando en esta parábola, la atención se centra sobre todo en el hijo menor, en sus desventuras y, finalmente, en su regreso a la casa del Padre. Pero ahora nos gustaría concentrarnos sobre todo en el hijo mayor, que solo aparentemente se queda con su padre y hace su voluntad. En realidad, el es solo físicamente cercano al padre y su obediencia se parece más a la de un esclavo que a la de un hijo. de hecho su corazón está muy lejos de él.

De los verbos utilizados por Jesús para describir la relación entre el Padre y su Hijo mayor, podemos entender algo del misterio del ser y de la acción del Padre.

Como sabemos, el hijo mayor, indignado por la bienvenida que el Padre había reservado para con el hijo menor, no quería entrar a la casa para participar en la fiesta que se había organizado para su regreso. La actitud que el Padre usa hacia su hijo mayor es verdaderamente impactante: de hecho, el Padre, dice Jesús, con humildad y amor, salió al encuentro del Hijo ...

De verdad, el Padre, en Jesús, sale "de sí mismo", de su silencio, de su misterio para amar a la humanidad hasta la "Locura de la Cruz" ...

Para suplicarle ... Dios que, en Jesús crucificado, suplica a cada hombre y mujer que se reconcilien ... les suplica que abran sus corazones, endurecidos por el orgullo, la indiferencia y el resentimiento, a la alegría del amor que les hace perfectos como el Padre que hace que su sol salga sobre buenos y malos y que llueva sobre justos e injustos. Y que se regocija más por un pecador convertido que por todos los que no necesitan conversión ...

Y al final las increíbles palabras : ¡Todo lo que es mío es tuyo! Dijo el Padre. Qué increíble, maravilloso, incomprensible misterio. Dios el Padre que, en Jesús su Hijo, nos da todo lo que es suyo, es decir su vida divina ... ¿Cómo se puede, queridos hermanos y hermanas, no amar con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas a un Padre tan maravilloso?