Clicks28

19 DE JUNIO, SANTA JULIANA FALCONIERI

Irapuato
1
TheAzulkilashmza fecha: 19 de junio n.: c. 1270 - †: 1341 - país: Italia canonización: Conf. Culto: Inocencio XI 26 jul 1678 - C: Clemente XII 16 jun 1737 hagiografía: «Vidas de los santos de A.…More
TheAzulkilashmza fecha: 19 de junio
n.: c. 1270 - †: 1341 - país: Italia
canonización: Conf. Culto: Inocencio XI 26 jul 1678 - C: Clemente XII 16 jun 1737
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI

Elogio:
En Florencia, en la Toscana, santa Juliana Falconeri, virgen, que fundó las Hermanas de la Orden de los Siervos de María, llamadas por su hábito religioso «Mantelatas».

refieren a este santo: Beata Juana Soderini

Santa Juliana fue una de las dos glorias de la noble familia de los Falconieri, junto con su tío, san Alejo, uno de los Siete Santos Fundadores de la Orden Servita. Su padre, Chiarissimo, y su madre, Riguardata, formaban una pareja muy devota y de gran riqueza, que costeó la construcción total de la magnífica iglesia de la Annunziata, en Florencia. Tanto él como ella habían pasado de la edad madura después de largos años de matrimonio sin haber tenido hijos, cuando nació Juliana, en 1270, como respuesta a la oración constante de la pareja. Después de la muerte de Chiarissimo, ocurrida cuando Juliana era muy pequeña, su tío Alejo compartió con Riguardata la tarea de educarla. Juliana nunca se preocupó por las diversiones y ocupaciones que interesaban a las niñas de su edad y prefería pasar el tiempo en la iglesia o en ejercicios de devoción. Su madre solía decirle que, si descuidaba la aguja y la rueca, le sería difícil encontrar marido. Pero aquella amenaza no provocaba ningún temor en Juliana y, al descubrir que su familia estaba en tratos con otras para arreglarle un matrimonio de conveniencia, llamó a solas a su tío y a su madre y les anunció su decisión inflexible de consagrarse a Dios y renunciar el mundo. Por entonces, sólo tenía quince años. Luego de recibir minuciosas y profundas instrucciones por parte de san Alejo, recibió el hábito de las servitas de manos de san Felipe Benizi, en la iglesia de la Annunziata y, un año después, hizo su profesión como terciaria de la orden.

Al parecer, el ritual empleado en aquella ocasión fue idéntico al que se utilizaba para recibir la profesión de un monje servita. Juliana continuó en su casa, y Riguardata, que en un principio se había opuesto a la profesión de su hija, acabó por ponerse bajo su dirección. Juliana tenía treinta y cuatro años cuando perdió a su madre, en 1304, y entonces abandonó su casa para trasladarse a otra, donde llevó una vida comunitaria con otras varias mujeres que se dedicaban a la plegaria y las obras de misericordia. Su hábito se asemejaba al de los monjes de la Orden Servita, sólo que, para facilitar sus trabajos manuales, llevaban mangas un poco más cortas por lo que se les puso el sobrenombre de «Mantellate», un término que, posteriormente, se aplicó a las terciarias en general. Luego de reiteradas negativas y a causa de los ruegos de sus compañeras, Juliana aceptó desempeñar el puesto de superiora y redactó un código de reglamentos que fue confirmado oficialmente por el Papa Martín V, ciento veinte años más tarde. De la misma manera como la Orden de las Siervas de María se adjudica a san Felipe Benizi, porque fue él quien redactó su constitución, también se venera a santa Juliana como fundadora de todos los sectores para religiosas de la Orden Servita, a pesar de que no fue ella la primera en figurar en sus filas.

Sus contemporáneos y las monjas que tuvieron el privilegio de ser conducidas por ella, dan testimonio de que su celo, su caridad y sus austeridades eran extraordinarios. Todos los que tuvieron alguna relación con ella, gozaron de su afectuosa bondad; nunca dejó escapar una oportunidad de ayudar a otros, sobre todo cuando se trataba de reconciliar a los enemigos, rescatar a los pecadores y aliviar a los enfermos. Sus mortificaciones llegaron a afectar gravemente su salud y, hacia el fin de su existencia, sufrió mucho a causa de los trastornos gástricos. Había adquirido la costumbre de comulgar tres veces a la semana y le causó una pena muy honda dejar de hacerlo durante su última enfermedad, porque sus frecuentes vómitos le impedían recibir el sacramento. Juliana murió en 1341, a los setenta y un años de edad y fue canonizada en 1737. En la colección de datos para la canonización, se hace referencia al hecho milagroso con que la Sagrada Eucaristía la consoló en sus últimos momentos. Asimismo, en memoria de aquel acontecimiento, las monjas de la orden llevan, en la parte superior izquierda de su hábito, sobre el pecho, la figura de una hostia circundada por rayos. Se declaró que todavía existe un documento que fue redactado a los dieciocho días de la muerte de santa Juliana, en presencia de numerosos testigos que rodeaban su lecho. El original está en latín y su traducción es ésta:
«El dejó memoria de sus maravillosas palabras» (Sal. 111,4). Pongamos nosotros en un registro cómo, hace dieciocho días, murió nuestra hermana Juliana y voló al cielo para reunirse con su esposo Jesús. Sucedió de esta manera:
Tenía más de setenta años de edad y su estómago se había debilitado a tal extremo, a causa de las penitencias que se imponía voluntariamente, a causa de los ayunos, las cadenas, los cinchos de acero, a causa de las disciplinas, las vigilias, las mortificaciones y abstinencias, que no podía ingerir ni retener ningún alimento. Al saber que, por aquella razón, estaría privada del viático del Sacratísimo Cuerpo de Cristo, nadie puede imaginar lo mucho que se lamentó y lloró, hasta el grado de que todos cuantos la observaban temieron que fuera a morir por la vehemencia de su dolor. Con toda su humildad, suplicó al padre Giacomo de Campo Reggio que, por lo menos le trajese al Santísimo Sacramento en una píxide y lo colocase frente a ella. Así se hizo; pero en cuanto apareció el sacerdote que portaba el Cuerpo de Nuestro Señor, ella se arrojó de bruces al suelo, extendió los brazos en cruz y adoró a su Maestro.
Todos vieron entonces que se le iluminó la cara, como la de un ángel. Suplicó entre sollozos que si no se le permitía unirse a Jesús, se la autorizara al menos a besarlo; pero el sacerdote se rehusó. Sin que cesaran sus gemidos, pidió que sobre la hoguera de su pecho extendiesen un velo y dejasen encima la hostia consagrada. Esta gracia le fue otorgada; pero entonces, ¡oh prodigio maravilloso!, la hostia que acababa de tocar el sitio bajo el cual latía su amante corazón, se perdió de vista y nunca más pudo ser hallada. Y en el preciso momento en que la hostia desapareció, Juliana, con una expresión de indescriptible júbilo en el rostro, como si estuviera arrobada en éxtasis, murió en el beso a Su Señor para asombro y admiración de todos los que estaban presentes: testigos: hermana Juana, hermana María, hermana Isabel, el padre Giacomo y otros de la casa.


La mencionada hermana Juana llegó a ser la beata Juana Soderini (l de septiembre), quien sucedió a la fundadora en el cargo de superiora general. Lo más curioso del caso es que no se mencione en el escrito el dato de haberse encontrado sobre la carne, en la parte izquierda del pecho de la santa, una marca redonda, con la forma de la hostia, como se comprobó después. Ninguna de las autoridades en la materia hizo mención de este prodigio antes de 1384, fecha en que apareció un manuscrito titulado "Giornale o Ricordi", escrito por el monje servita Nicola Mati, que trae una frase al respecto. El monje dice textualmente, al referirse a la beata Juana Soderini: «Ella fue la dichosa discípula que descubrió, antes que la hermana Isabel o cualquier otra, sobre el pecho de santa Juliana, la increíble maravilla de la figura de Cristo en la cruz, grabada sobre su carne, dentro de un círculo como una hostia». Debe admitirse, sin embargo, que el padre Mati habla del prodigio como de algo que, en su tiempo, era bien sabido por todos.

A pesar de lo que pueda suponerse, las informaciones que pueden obtenerse sobre la vida de Santa Juliana, son muy escasas. Los promotores de la causa de su beatificación parecen haberse conformado con obtener pruebas sobre un culto antiquísimo y sobre los milagros obrados por sus reliquias. Los bolandistas tuvieron que darse por satisfechos con reproducir en el Acta Sanctorum, junio, vol. IV, una breve biografía traducida del italiano por el Padre Archangelo Giani. Hay otra breve biografía escrita en francés por Fr. Soulier y otra más, en el mismo idioma, por el cardenal Lépicier; en italiano existen las de Poletti (1903), Barbagallo (1912) y Panichelli (1928).
fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Irapuato
Santos del Día:
San Romualdo, abad - Memoria litúrgica
calendario anterior:
7 de febrero
can.:C: Benedicto IX 1032
país: Italia - n.: c. 952 - †: 1027
hagiografía:«Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
San Romualdo, anacoreta y padre de los monjes Camaldulenses, que, habiendo nacido en Rávena, deseoso de la vida y disciplina eremítica, viajó por Italia durante …More
Santos del Día:
San Romualdo, abad - Memoria litúrgica
calendario anterior:
7 de febrero
can.:C: Benedicto IX 1032
país: Italia - n.: c. 952 - †: 1027
hagiografía:«Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
San Romualdo, anacoreta y padre de los monjes Camaldulenses, que, habiendo nacido en Rávena, deseoso de la vida y disciplina eremítica, viajó por Italia durante varios años, durante los cuales fundó pequeños monasterios y promovió la vida evangélica entre los monjes, hasta que terminó su labor en el monasterio de Val di Castro, en el Piceno.

Santos Gervasio y Protasio, mártires (6 coms.)
patronazgo:Patronos de Milán y Brescia, de los niños y de los trabajadores del heno; protectores contra robos, y contra el flujo sanguíneo y urinario; para pedir una buena cosecha (en especial de heno); patronos secundarios del obispado de Lugano (Suiza) en el rito ambrosiano.
can.:pre-congregación
país: Italia - †: transl. 386
hagiografía:«Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
En Milán, en la Liguria, santos Gervasio y Protasio, mártires, cuyos cuerpos fueron encontrados por san Ambrosio, que en este día los trasladó solemnemente a la nueva basílica que había edificado.
San Deodato de Nevers, obispo
patronazgo:protector contra la peste, la desgracia, los malos espíritus, las tormentas, niebla, lluvia e inundaciones.
can.:C: León IX 1049
país: Francia - †: c. 679
formas del nombre: Dieudonné, Dié, Didier
hagiografía:«Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
En los montes Vosgos, en el territorio de Burgundia, en Austrasia, san Deodato, obispo de Nevers, que fundó el monasterio que después recibió su nombre.
* Santa Quildomarca, abadesa
can.:culto local
país: Francia - †: c. 682
formas del nombre: Childomarca, Hildemarca
En el monasterio de Fécamp, en Neustria, de nuevo en la Francia actual, santa Quildomarca o Hildemarca, abadesa, que recibió cordialmente y atendió a san Leodegario, mutilado por Ebroino.
San Lamberto de Zaragoza, mártir
patronazgo:patrono de los niños.
can.:pre-congregación
país: España - †: c. s. VIII
hagiografía:Santi e Beati
En Zaragoza, en Hispania, san Lamberto, mártir.
Beato Gerlando, religioso
can.:culto local
país: Italia - †: c. 1271
formas del nombre: Gerlando de Alemania
hagiografía:Santi e Beati
En Caltagirone, de Sicilia, beato Gerlando, que, caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, se entregó generosamente al cuidado de las viudas y de los niños huérfanos.
Santa Juliana Falconeri, virgen y fundadora
can.:Conf. Culto: Inocencio XI 26 jul 1678 - C: Clemente XII 16 jun 1737
país: Italia - n.: c. 1270 - †: 1341
hagiografía:«Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
En Florencia, en la Toscana, santa Juliana Falconeri, virgen, que fundó las Hermanas de la Orden de los Siervos de María, llamadas por su hábito religioso «Mantelatas».
Beata Miguelina, viuda
can.:Conf. Culto: Clemente XII 24 abr 1737
país: Italia - n.: c. 1300 - †: 1356
formas del nombre: Metelli Malatesta
hagiografía:«Franciscanos para cada día» Fr. G. Ferrini O.F.M.
En Pesaro, en el Piceno, beata Miguelina, viuda, que entregó todos sus bienes a los pobres y, vestido el hábito de la Tercera Orden Regular de San Francisco, mendigando su pan llevó una vida humilde y muy disciplinada.
Beatos Sebastián Newdigate, Humfredo Middlemore y Guillermo Exmew, presbíteros y mártires
can.:Conf. Culto: León XIII 29 dic 1886
país: Reino Unido (UK) - †: 1535
hagiografía:«Año Cristiano» - AAVV, BAC, 2003
En Londres, en Inglaterra, beatos mártires Sebastián Newdigate, Humfredo Middlemore y Guillermo Exmew, presbíteros de la Cartuja de esta ciudad, los cuales, reinando Enrique VIII, por su probada fidelidad a la Iglesia católica fueron encarcelados y mantenidos de pie durante diecisiete días, amarrados con cadenas a unas columnas, hasta que consumaron su martirio ahorcados en Tyburn.
Beato Tomás Woodhouse, presbítero y mártir
can.:Conf. Culto: León XIII 29 dic 1886
país: Reino Unido (UK) - †: 1573
hagiografía:«Año Cristiano» - AAVV, BAC, 2003
También en Londres, beato Tomás Woodhouse, presbítero de la Orden de la Compañía de Jesús y mártir, que, ordenado sacerdote en tiempo de la reina católica María, posteriormente, en la persecución bajo la reina Isabel I, estuvo encarcelado más de doce años, reconciliando con la Iglesia católica a sus compañeros de cautiverio, hasta que consumó su martirio en Tyburn.
Santos Remigio Isoré y Modesto Andlauer, presbíteros y mártires
can.:B: Pío XII 17 abr 1955 - C: Juan Pablo II 1 oct 2000
país: China - †: 1900
hagiografía:«Año Cristiano» - AAVV, BAC, 2003
En la aldea de Wuyi, cerca de la ciudad de Xianxian, en la provincia china de Hebei, santos Remigio Isoré y Modesto Andlauer, presbíteros de la Orden de la Compañía de Jesús y mártires, que durante la persecución desencadenada por los seguidores del movimiento Yihetuan, fueron asesinados mientras oraban ante el altar.
Beata Elena Aiello, virgen y fundadora
can.:B: Benedicto XVI 14 sep 2011
país: Italia - n.: 1895 - †: 1961
En Roma, beata Elena Aiello, virgen, fundadora de las Hermanas Mínimas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.