Clicks9

Los mensajes de Jesus sobre el Purgatorio a Maria Valtorta

Yugo
2
Los mensajes de Jesus sobre el Purgatorio a Maria ValtortaMore
Los mensajes de Jesus sobre el Purgatorio a Maria Valtorta
Yugo
Los mensajes de Jesus sobre el Purgatorio a Maria Valtorta
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 18 de junio de 1983


Rosario: Madre mía, Madre mía, no me abandones, Madre mía, ¡no!.. no me abandones.
Cada día me encuentro más lejos de Ti, madre mía.
Madre: ¿Porqué creéis que hay tan larga distancia para llegara Mí, cuando Me encuentro tan cerca de vosotros todos, hijos Míos?
Vosotros en todo momento media la distancia para alejaro…More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 18 de junio de 1983


Rosario: Madre mía, Madre mía, no me abandones, Madre mía, ¡no!.. no me abandones.
Cada día me encuentro más lejos de Ti, madre mía.
Madre: ¿Porqué creéis que hay tan larga distancia para llegara Mí, cuando Me encuentro tan cerca de vosotros todos, hijos Míos?
Vosotros en todo momento media la distancia para alejaros de Mí. No, hijos míos, cada día tenemos que estar más cerca unos de otros, porque es necesario permanecer unidos en todo momento
No vengo a hacerles nada, vengo a dejarles libres, pero... sí, quiero grabar en vuestras mentes humanas que todos vais a ser testigos de algo muy desagradable, que se cruzará en vuestros caminos algo que ustedes mismos no podrían comprender en estos momentos.
Ustedes quieren vivir para el PLACER... EL PLACER Y LA GLORIA de vuestras almas está en los Brazos de Mi Hijo.
ESTAIS VIVIENDO EN EL INFIERNO Y NO "SE" DAIS CUENTA ¿Porqué se detienen ustedes para llegar a Mí?... cuando vengo cargada de Gracia Divina para derramarla entre los hombres.
Abrid la puerta de vuestros corazones.
Escuchadme por un momento... porque todos vosotros, llegará el momento en que tendréis tanto que dar a vuestros hermanos, aunque hoy todos os encontráis como vacíos, pero todos tendréis mucho que dar a los demás... porque aunque no Me habéis comprendido Yo he querido que TODO SEA GRABADO EN VUESTRAS ALMAS, para que todo pueda florecer un día.
Cuánta lucha va a haber entre los hombres y CUANTA SANGRE DERRAMADA. POR LA FALTA DE UNION Y DE AMOR.
Para buscar la PAZ y el AMOR, no hay que volar y volar, no solamente basta con ser fiel a Mi Hijo, y así encontrareis la PAZ y la JUSTICIA DIVINA que tanto necesita el hombre.
Hija mía, me manifiesto ante a ti, solamente para bendecirte y estrecharte entre Mis Brazos y después crecerá la semilla dentro de ti, hija mía.
Pídeme fuertemente en tu corazón... y todo te será concedido, hija mía. Tiene que crecer la Fe dentro de ti, hija Mía,
Yo soy distinta a como se Me representa en la tierra.
Yo soy enviada a la tierra, para la salvación de los hombres. Soy enviada para enseñarles la caridad a los hombres.
La Caridad es AMOR y no encerrarse solamente sino abrazarte a los hermanos y entregarte del todo a ellos y no encontrarte diferente a los demás.
Siéntete entre tus hermanos lo más pequeño y serás la más crecida delante de Mí.
Esa es la caridad que Yo deseo para todos los hombres, que os améis como Mi Hijo Divino os ha amado a todos.
¿De que "les" vale a todos vosotros, el cerrarse en una alcoba a orar, si esa oración después no fructifica y tenéis odio a los hermanos?
Hay que AMAR y del AMOR crece la Oración... y ahora te bendigo, hija mía...
Todas las naciones de la tierra despertaran para encender sus armas de fuego y despertarán sus nuevas GUERRAS.
Hace tanto tiempo que vengo transmitiendo las mismas "plegarias"
NO QUISIERA QUE ESPAÑA FUERA SOMETIDA A UNA GUERRA... pero ya no tendréis escapatoria... será lentamente, vencerá también... pero esa guerra no es la voluntad de Mi Hijo, no, ES LA VOLUNTAD DEL HOMBRE.
Vosotros, hijos míos, seguid orando, unidos a Mí, para que todo suceda lentamente y que el Padre tenga misericordia.
Rosario: Madre, parece que estamos castigados, ¡no llueve! y ¡tanta calor como estamos pasando!
Madre: Todo ésto, no es por voluntad del Padre, es fruto de la mala voluntad del hombre.
Mi Hijo está en todo momento, de rodillas ante el Padre pidiéndoLe la salvación de los hombres, pero el hombre todavía no ha aprendido a andar en la tierra y quiere hoy echarse a andar y hay tanto que aprender en la tierra... principalmente el precepto de Mi Divino Hijo: Amaos los unos a los otros, y ESTO, ES LO QUE HA MUERTO ENTRE LOS HOMBRES, EL AMOR.
Despertad, despertaos, que estáis todos dormidos y vivís en el odio.
Por ese odio seréis todos los hombres abrasados y borrados de la tierra.
Y... no por La voluntad del Padre, sino por culpa de vosotros mismos.
Hoy me voy a dirigir a varios de vosotros porque es mandato del Padre y es Mi Voluntad.
No quiero reñiros a ninguno, porque habéis sido pequeños CORDEROS para llegar al REBAÑO de Mi Hijo.
Pero quiero avisaros con tiempo, hijos míos, con mucho tiempo. No enfadaros conmigo nunca, hijos míos.
Os digo que los espíritus malignos os rodean en todo momento a todos vosotros.
Hijos míos, cuando llegue el momento en que os sintáis humillados por un hermano, no apaguéis la luz de vuestros corazones.
(Mensaje privado del que entresacamos):
Mi Hijo también fue humillado y ofendido por los hombres, hijo mío, por eso, no te duelan las ofensas de la tierra, porque en la tierra estáis UNOS MOMENTOS NADA MÁS.
Ustedes creen que tienen una larga vida, pero EL TIEMPO QUE ESTAIS VOSOTROS EN LA TIERRA, SON SEGUNDOS PARA MÍ, por eso no importaros el ser humillados en la tierra.
El que en la tierra sea humillado, en la presencia de Mi Hijo será ensalzado.
Cada día hablar, hablar...
Rosario: No Te entiendo Madre mía...
Madre: Cada día hablar, hablar, no sirve para nada, sino entregaros los unos al servicio de los otros y así todos unidos podréis entregar a Mi Hijo los frutos de Su Doctrina que habéis aprendido y practicado y así seréis vosotros entregados también por Mi Hijo, al Padre.
El Padre está en todo momento ensanchando y ensanchando la BARCA para que todos podáis uniros a ÉL en élla... pero antes de esta UNION con el Padre, LOS HOMBRES TENDRAN UNA GRAN BATALLA LOS UNOS CONTRA LOS OTROS.
LOS MINISTROS DE MI DIVINO HIJO SON LOS PRIMEROS QUE HAN EMPEZADO A FORMAR LA GUERRA LOS UNOS CONTRA LOS OTROS, pero hijos míos, seguid Mis Palabras, porque no quiero veros azotados todos, por el enemigo.
VENID A MI HIJITOS MIOS, PORQUE YO OS NECESITO.
(Una devota entrega envuelto, un CALIZ para que la Madre lo bendiga y dice la Madre):
Hija mía, ¿tu sabes lo que Me has entregado? ¿eres consciente de ello, hija mía?
Algún día todos seréis conscientes de vuestros actos... hoy, todavía estáis alejados de vosotros mismos.
Lo más importante, hija mía, de esto que Me has entregado, es que LA SANGRE DE MI HIJO NO REBOSE Y SEA DERRAMADA POR LOS SUELOS, porque quizás muchos de vosotros, un día se sentirán sedientos de esa SANGRE de Mi Divino Hijo y NO PODRAN BEBER... pero estad tranquilos, hijos míos, porque YO ESTOY MANDANDOOS HOMBRES QUE HE ELEGIDO DE ACA Y DE ALLA, para que en esos momentos de grandes tribulaciones, de hambre y de sed, PUEDAN USTEDES BEBER Y COMER DEL CUERPO DE MI DIVINO HIJO.
Por eso, hilos míos, quiero que se hagan ustedes conscientes de que VOSOTROS NO QUEDAREIS HUERFANOS.
En todos vuestros REBAÑOS, que habéis formado con vuestro sacrificio Mi Hijo enviará un MINISTRO SUYO, SABIO, para que seáis dirigidos y salvadas vuestras almas por esos Ministros que Mi Hijo está eligiendo en la tierra.
Rosario: Ay Madre, Madre, no me vuelvas más a la tierra... quiero irme contigo, Madre mía.
Madre: Si en estos momentos, por la. Voluntad del Padre, a todos vosotros Yo os transportara a la presencia del Padre... llorarían ustedes por vuestros hermanos en la tierra, porque como buenos elegidos y encerrados fuertemente en Mi Corazón, ustedes no sería capaces de abandonar a vuestros hermanos que gimen en la tierra... por eso quiero y es voluntad del Padre, que quedéis aún un tiempo en la tierra, para que compartan ustedes el AMOR con todos vuestros hermanos, porque vosotros sois LA MACETA DONDE LA PLANTA DEL AMOR DEBE CRECER.
Rosario: Madre mía, qué alta estás... Tú sabes que a mí, la altura, me da mareos.
(La Madre comienza a repartir claveles a diversas personas, acompañando dicha acción de diversos mensajes):
Madre: Enciérralo en tu corazón, porque no es solo una flor, es algo que te entrego con todo cariño, para que esa blancura que tiene, se conserve en todo momento en tu corazón.
J. hijo mío: aunque apenas los hombres puedan ahora escuchar tu voz, algún día tu voz despertará como un torrente para que todos los hombres puedan comprenderte, pero ahora hijo mío, te deseo así, humilde y que apenas sea escuchada tu voz, pero Yo te prometo hijo mío, que el timbre de tu voz será escuchado un día.
B. No puedes negarme, hijo mío, no puedes negarme porque te he escogido para Mí, tú tienes que ser labrador de almas, tu boca tiene tanto que decir a los hombres.
No sonrías hijo mío, porque Yo lo único que quiero, es que sonría tu alma.
No muevas tus ojos... es tan pesado el peso que pongo sobre ti, pero Yo sé hijo mío que, con la ayuda de tus hermanos, tú labrarás el campo que Yo pondré ante ti en todo momento.
No Me rechaces hijo mío.
El que Me ve y me niega, no llegará a Mí... y el que no Me ve pero Me acepta, ése viene a Mí.
Hijo mío, tú estate seguro que estoy contigo y cuando Me veas pregónalo entre tus hermanos.
No te doy ahora una bendición porque anoche te la di, cuando estabas dormido, pequeño mío. (Estas palabras son dirigidas a un joven).
Pequeño mío tu alma resplandece en blancura como esa flor que te he entregado... Mi Bendición.
(Para todos): Vuestro deber, hijos míos, es permanecer unidos en Amor y Oración, en todo momento.
(Privado paro, el Pastor F. Dándole un clavel blanco): Guárdalo, hijo mío, porque esa flor te servirá para abrir la puerta a tus hermanos; porque llegará el momento en que los hombres llegarán a ti y no encontraran palabras, pero encontrarán en ti, escritas en tu corazón las tablas de la Ley del amor, porque así tú obrarás y obrarás... y labraras el camino para que todos tus hermanos puedan cobijarse en tu rebaño.
Nunca tendrás grandezas, pero si, tendrás bondad en tu corazón y fuerza para abrir las puertas a tus hermanos. Llegarán tantos hermanos tuyos, acariciándote, pero por 30 monedas, como a Mi Hijo te venderán, hijo mío.
Pero agacha tu cabeza y sigue a aquel que quiera venderte, porque yo cortaré la cuerda... esa cuerda con que querrán arrastrarte al precipicio, hijo mío.
Ten fuerza porque Yo estaré siempre contigo, y ahora levanta tu mano y da la bendición a todos tus hermanos.
(Privado para P.)
Hija mía, P. cada día en tu alma hay más claridad, se van encendiendo los focos de tu alma hija mía, porque tienes que dar mucha luz a tus hermanos.
(Privado para C.)
Hija mía, no te abraces nunca a. lo que no puede llegar a Mí.
(Privado para un niño que acaba de hacer la primera comunión en Córdoba.):
David, hijo mío... David te llamarás para Mí; hijo mío.
Te ayudaré, para, que la Gloria (de Dios) divina que derramo sobre ti, no sea arrastrada por los hombres... que quede prisionera en tu corazón, para que un día puedas darLe a Mi Hijo tanta gloria... porque necesito tantas almas como la tuya, hijo mío, paro dar testimonio a los hombres que HAN HECHO CRECER TANTO ODIO EN LA TIERRA, pero ustedes derramarán gloria divina entre todos sus antepasados (parece referirse aquí la. Madre a este niño y otros que como él, derramarán... etc.) para que ellos se den cuenta, de lo que han desaprovechado.
Ni soy Yo lo que veis, ni lo que os han enseñado... soy algo, más sencilla... soy la Verdad y la Vida; soy la gloria del hombre y no, el ODIO... soy la alianza del AMOR, hijo mío.
Por eso hijo mío, la piedra que tú has puesto en Mi Camino y en el camino de tantos hombres, hermanos muy crecidos tuyos... sobre esa piedra, Yo te prometo, que el QUINTO JINETE DEL APOCALIPSIS QUE YA VIENE DESBOCADO, SOBRE ELLA MORIRA... por eso hijo mío, no calles tu "pico" (boca), para que el timbre de tu voz se pueda grabar en el Corazón del Padre, hijo mío, David.
Rosario: No Te vayas, Madre mía, no Te vayas... Adiós, adiós Madre, adiós