Clicks3.5K

Sin Dios no se pueden dar buenos frutos.

Cristo nos ha elegido para que demos buenos frutos y la clave está en el corazón: "De la abundancia del corazón habla la boca." Pero el único que nos cambia el corazón es Dios. Así es que si …More
Cristo nos ha elegido para que demos buenos frutos y la clave está en el corazón: "De la abundancia del corazón habla la boca." Pero el único que nos cambia el corazón es Dios. Así es que si queremos dar buenas frutos unámonos a Jesucristo porque sin Él nada podemos hacer.