Clicks56

La Iglesia de Mi Hijo entrara´ en la oscuridad por el mal proceder

Yugo
2
La Iglesia de Mi Hijo entrara´ en la oscuridad por el mal procederMore
La Iglesia de Mi Hijo entrara´ en la oscuridad por el mal proceder
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 25 de Julio de 1984

(Festividad de Santiago Apóstol)


Rosario:– Madre, ayúdame, Madre mía, ayúdame, por favor, mas que nunca ayúdame. Te necesito Madre, Te necesito por favor, Te necesito, Madre, más que nunca.
Madre:– Esa necesidad que tú sientes en tu corazón, hija mía, es la angustia del mundo, hija mía.
El mundo cada día está durmiend…More
MENSAJE DE LA MADRE A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA, 25 de Julio de 1984

(Festividad de Santiago Apóstol)


Rosario:– Madre, ayúdame, Madre mía, ayúdame, por favor, mas que nunca ayúdame. Te necesito Madre, Te necesito por favor, Te necesito, Madre, más que nunca.
Madre:– Esa necesidad que tú sientes en tu corazón, hija mía, es la angustia del mundo, hija mía.
El mundo cada día está durmiendo en su soledad y aun, todavía, no se ha dado cuenta... cuando se dé cuenta de que se duerme en su soledad, querrá echarse hacia atrás, y ya, no tendrá tiempo.
Ahora estáis muy a tiempo, porque TODOS TENEIS UNA MISION QUE CUMPLIR DELANTE DE MÍ, en estos momentos.
¿No os estáis dando cuenta, de que para llegar a Mí, hijos Míos, NO HAY FRONTERAS?
¿No os estáis dando cuenta, de que YO estoy... haciendo crecer este REBAÑO con hijos míos de todos los países de la tierra?... ¿para hacerle comprender a vuestra mente humana, que TODOS SOIS MIS HIJOS... que no hago distinción de ninguno de vosotros?... ¿que todos Me hacéis feliz?
(Entre los asistentes hay devotos de 5 naciones)
Rosario:– Madre, Madre.
Madre:– Solamente quisiera deciros que si cada uno de vosotros dedicara una ORACION por muy pequeña que fuera, dedicada a la salvación de mundo... el mundo se salvaría, porque la salvación está en vuestras manos, hijos míos.
LA ORACION DA VIDA... y LA ORACION DA MUERTE AL ODIO... y en estos momentos desgraciadamente, HAY TANTO ODIO.
Cuando Me encuentro entre vosotros, Me pregunto a Mí misma: ¿porqué Odio y no, AMOR?
¿Porque MIS hijos están odiándose?
¿Porqué esta carga tan inmensa? cuando llegará el momento en que seréis fulminados y no llegareis a compartir el AMOR con Mi Hijo?... ¿porqué?
Rosario:– Madre, Madre.
Madre:– Quiero rodeares a todos, para que todos permanezcan ustedes UNIDOS.
NO QUIERO QUE NINGÚN HIJO MIO SEA DESVIADO DE ESTE REBAÑO.
PORQUE YO SIEMPRE ESTARE UNIDA A VOSOTROS.
Rosario:– Qué grande es esta gruta donde me estás metiendo.
(A veces la Madre hace caminar a la vidente por elevadas y empinadas montañas, estrechos caminos y trochas casi intransitables, hoy la introduce en una "gran gruta").
Madre:– Ninguno "seréis" confundido, si "sabéis" darle VIDA A MIS PALABRAS... si caéis en la gran debilidad, Todos seréis fulminados. Pero estar alerta a Mis Palabras, que Mis Palabras son Palabras de aliento, Palabras de SALVACION.
No vengo por un cambio... vengo solamente para servirlos, pero quiero que estén ustedes todos alerta... despiertos y no, dormidos... porque no quiero que llegue el momento, en que puedan ustedes ser cogidos desprevenidos.
Por eso, os pido que estéis despiertos, porque Mis Palabras se cumplirán.
No he venido para estar con vosotros y pasar el tiempo, he venido para algo MUY IMPORTANTE.
He venido como MADRE DE DIOS Y MADRE VUESTRA, para salvar a todos los hombres, he venido porque deseo algo muy importante de vosotros y que en todo momento quisiera repetiros.
PERO, TODAVIA NO ESTAIS MADUROS... tengo que MADURARLOS con Mis Caricias.
Con estas llegadas (venidas) Mías, espero Yo, vuestra madured... y cuando estéis maduros, YO llegaré con un CESTO, que será MI CORAZON INMACULADO, estrecharé el árbol y Mi CESTO, se llenará de frutos y esos frutos seréis vosotros... porque las hojas del árbol volarán... ellas serán las que cargarán con toda la maldad... por eso, hijitos míos, deteneros, UNIROS TODOS, y dejarlo madurar y dejarlo DAR FRUTO.
Mi CESTO es una FELICIDAD... todos tendréis colocación en él.
Sentiros todos pecadores.
Si alguno de vosotros no se siente pecador, que tire su primera piedra.
Aquel que se sienta más pecador, más pronto será llevado a la presencia del Padre, porque es señal que ha tenido su arrepentimiento.
(Privado para V. y digno de meditación por todos):
EspéraMe, espéraMe... porque también tú, hija mía compartirás la grandeza de este CESTO que... estoy preparando con tanto amor para los hombres.
Abre los ojos, hija mía, abre los ojos y que EL MUNDO NO TE DETENGA, porque un día, cuando ya no estés dormida, tú veras la gran inmensidad... la gran inmensidad, hija mía... la gran figura de la MAJESTAD DE MI HIJO, porque Mi Hijo viene lleno de MAJESTAD a los hombres y TODOS VOSOTROS SEREIS TESTIGOS, porque todos vais a ver la MAJESTAD... porque será UNA LUZ TAN POTENTE QUE NI UN SER DE LA TIERRA PODRA CERRAR SUS OJOS, SIN HABER VISTO LA LUZ DE MI HIJO.
Rosario:– Madre, Madre ¿porqué no llenas mi boca de INTELIGENCIA, para poderles explicar a mis hermanos, TU DIVINIDAD (= Tu maravillosa belleza) porque eres algo que yo no puedo explicarles.
Madre:– He labrado todos los caminos, hija mía, para que ninguna piedra pueda ponerse en tu camino y puedas llegar a Mí... ya has llegado a Mí y Yo te voy a recibir con todo Mi Corazón, pero algo muy importante querría decirte: YO TE NECESITO, aunque tú no puedas comprenderlo, YO TE NECESITO, hija mía... tienes que ORAR INTENSAMENTE, hija mía.
Rosario:– Madre, Madre, no puedo mas Madre, ¡no! no puedo más, Madre mía, ayúdame, Madre mía...
(Tras unos momentos de silencio exclama de pronto: – ¡No, Madre... Tú no puedes permitirlo, Madre mía, no, no.
Eso no puede ser, Madre mía, no... no lo permitas, Madre mía, no.
Te amaré día y noche y haré que todos mis hermanos Te amen estaré contigo en todo momento Madre mía,... el mundo no me importa nada, solamente mis hermanos y Tú, Madre mía.
Madre mía, ¡no!... ¡no! Madre, Madre, ¡no!
(Estas misteriosas exclamaciones obedecerá el temor que embarga el corazón de la vidente ante algo presumiblemente contrario a la Voluntad del Padre, que vaya a tener lugar, por lo que pide a la Madre que no lo permita)
(Privado a una devota): Has llegado la última, pero muy a tiempo, hija mía, no creas que no te llevo en Mi Corazón, hija mía, en todo momento mi "predicación" es para todos, porque YO VENGO PARA JUSTOS Y PECADORES, hija Mía, pero vais empobreciendo vuestras almas, hija mía.
ORAD INTENSAMENTE, HIJOS MÍOS, PARA QUE LA SILLA DE PEDRO, PARA QUE LA SILLA DE PEDRO, NO CAIGA EN LAS MANOS DEL ENEMIGO, PORQUE EL ENEMIGO ESTÁ LUCHANDO INTENSAMENTE, INTENSAMENTE... PARA PODER GANAR ESE TRIUNFO... PERO HIJOS MÍOS NO DEJADLO.
A TODOS LOS MINISTROS DE MI HIJO, LES RUEGO Y LES SUPLICÓ, QUE ¿CUANDO QUERRÁN ESCUCHARME?, por favor, SE LO RUEGO INTENSAMENTE.
MUY PRONTO MI HIJO BAJARA A LA TIERRA Y SE LO EXIGIRÁ AMARGAMENTE. QUE ME ESCUCHEN POR FAVOR, SOLAMENTE POR LA SALVACIÓN DE USTEDES.
Porque si ellos no tienen fuerza para SALVAR LA SILLA DE PEDRO, SE PERDERÁ EN EL OCÉANO COMO UN BARCO DE PAPEL, Y SERÁN DESTRUIDOS TODOS... por favor.
Escuchadme por favor, hijitos Míos.

Rosario: No te vayas Madre mía.
Madre: (Privado para J.): Sígueme quitando espinas, hijo mío, aunque no seas comprendido sígueme quitando esquinas.
A veces serás "disgusto" para el mundo, pero Yo quiero que tú me comprendas, aunque no te comprendan los hombres.
Vas a ser despreciado, el mundo no tendrá en cuenta tu nombre, pero tú sigue quitando espinas, porque en esas espinas que tú vas a quitar, tendrás que enseñar a caminará tus hermanos... y si les enseñas a caminar por espinas, volverán hacia atrás, hijo mío... labra el camino por donde van a pasar tus hermanos, porque Yo estaré contigo J. hijo mío.
(Privado para F.): Toma, hija mía, porque nunca me pides nada y eres la más necesitada hija Mía. (Le da una flor).
(Privado para P.): Toma... como sonríe tu alma... tu me necesitas en todo momento, hijo mío, si Mi no serias nada, por eso hijo mío, quiero que tú seas para Mí, lo mismo que en estos momentos Yo soy para ti, porque soy algo tan sencillo... y tú para mí eres algo tan especial.
(Privado para R.): No tengas miedo, hija mía, no tengas miedo.
No lo aceptes como una flor. (Le da una flor), porque es algo más importante... quiero que por la mediación de esa flor, tu te pueda dirigir a tantos hermanos tuyos que Me necesitan...
HÁBLALES DE MÍ... HÁBLALES DE MÍ... a ver si con el eco de tu voz pueden despertar, hija mía.
– Para mi hija M. (no está presente), aunque sea marchitada (la flor que entrega a un devoto para que se la lleve), tienes que llevársela, hijo mío... eres pequeño para el mundo, pero algo tan importante para Mí... quiero que sea transportada esta flor... tendrás que dar tanto testimonios de Mí, hijo Mío, de Mí.
(Privado para el Padre F.): F., llevas muchas espinas (le entrega una rosa con espinas) pero son muchas más a las tendrás que abrazarte, hijo mío, serán tan fuertes las espinas que tendrás que sobrepasar, para poder llegar a Mí... pero nunca me abandones hijo mío, nunca, nunca.
Cuánto te agradezco tu firmeza, hijo mío, esa gran firmeza hará recorrer los caminos con tus hermanos para presentarlos, un día, al Padre.
Si los abandonas hijo mío, el Padre tendrá que exigirte, y tu nunca podrás entregarLe, por eso hijo Mío, manténte firme, por qué serás apaleado por los malos tiempos, pero tu sígueme, si es que así lo deseas... no quiero obligarte a nada, porque se hijo Mío, que es tan fuerte y tan terrible la riada que tienes que pasar... tu solo... pero Yo saldré a tu encuentro... Nunca, nunca te desesperes, porque Yo estoy en tu soledad.
Cuando Mi Hijo vaya a estar contigo en esa soledad y valentía, no te dejes vencer, no... quédate al borde de la criba... porque todos vais a ser cribados, y aquel que consiga quedar al borde de la criba, cuántas gracias tiene que dar al Padre.
– A. Llevas los ojos detrás de una flor, hija mía, pero va a haber para todos.
(La Madre sigue repartiendo flores.)
Solamente queréis ser complacidos cuando pedís y pedís y pedís... pero no os dais cuenta de que Yo sé las necesidades de todo y a veces, necesitéis más vosotros que aquel hermano para quien pedís.
(Frase esta, última, muy digna de meditación).
– Te lo dado porque hay un hermano tuyo que lo necesita y no me lo has pedido para él. (una flor).
– Cógela hija mía, que aunque tú no la veas, Yo estaré junto a ti hasta que tú puedas cogerla. (Una flor a una invidente).
Y ahora mi bendición es para todos. (Bendice la Madre)
Rosario: Adiós Madre, adiós...
Yugo
La Iglesia de Mi Hijo entrara´ en la oscuridad por el mal proceder
adeste fideles likes this.