Clicks20

141 Visiones de María Valtorta - El Evangelio como me ha sido dado

Yugo
31
141 Visiones de María Valtorta - El Evangelio como me ha sido dado
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
Cruz Blanca, 28 Junio de 1983.


Señor: El hombre al recibirme con amor debe dejar cabida en su morada para. Mi.
Pepe: Señor, mi corazón está abierto para Ti, ¿porqué dices, Padre mío, que tengo que dejar cabida?
Mi corazón es pequeño, Señor, pero Tu amor cabe unido en el amor de mi corazón hacia Ti y hacia los que me rodean.
Señor: Vengo a vosotros, como …More
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
Cruz Blanca, 28 Junio de 1983.


Señor: El hombre al recibirme con amor debe dejar cabida en su morada para. Mi.
Pepe: Señor, mi corazón está abierto para Ti, ¿porqué dices, Padre mío, que tengo que dejar cabida?
Mi corazón es pequeño, Señor, pero Tu amor cabe unido en el amor de mi corazón hacia Ti y hacia los que me rodean.
Señor: Vengo a vosotros, como el Hijo de Dios... no vengo como juez ni como "justiciero"... vengo a daros unas palabras de amor, para que vuestros corazones tristes se alegren conMigo.
Quiero que seáis vosotros los EVANGELIOS OLVIDADOS POR MIS MINISTROS.
Quiero de vosotros... quiero la luz de vuestro espíritu para alumbraros el camino que hay que seguir.
Vosotros os preguntáis: ¿no eres Tú quien nos da la luz para el camino?
Así es: YO SOY LA LUZ y vosotros Mis instrumentos.
Cada una de las almas "tenéis" una misión que cumplir.
Todo el que tiene amor, tiene Mi palabra y la vida en su corazón.
Algunos os desesperáis y Yo os digo: ¡esperad! ¡no os desesperéis!, que pronto y presta está la hora en que os reuniréis con el Hijo del hombre.
El que se considere el más grande de los hombres... es el más pequeño delante de Mí.
Pepe: Padre mío, ¿qué podemos darTe nosotros, pequeñas criaturas de Dios, qué podemos darte mi Señor?
Señor: Todo o nada
Pepe: ¿Todo o nada, mi Señor?
Señor: AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS, y así Me lo daréis TODO. Si no os amáis, no Me daréis NADA, y NADA RECIBIREIS
Pepe: Sí, amado Jesús, ahora sí lo comprendo. ¡Si Tú lo dices Señor! pero, ¿qué podemos hacer Padre mío?
Señor: Ya os he dicho que sois instrumentos para Mi y YO SERE LA. LUZ QUE ALUMBRARA LOS CAMINOS PARA CONDUCIROS AL REINO DE MI PADRE.
(Mensaje privado a un devoto):
Grandes contratiempos tienes para ti, hijo mío, pero tienes que aceptarlos con AMOR, no con VIOLENCIA y en verdad te digo que los sufrimientos que te esperan más adelante, esas espinas se convertirán en rosas en vuestro hogar.
(Continúa para todos en general):
Quiero que rechacéis la palabra de aquel que pronuncia Mi Nombre y NO ES MIO NI DE MI PADRE.
Mi palabra es VIDA para vosotros... y el que quiera vivir la tomará.
El que no la tome... es libre para escoger lo que quiera, pero YO SOY ése que esperáis alcanzar algún día, no muy lejano.
Pepe: Señor, Padre santo y eterno, ¿porqué no os quedáis con nosotros y nos conduces conTigo, seguros? Tengo un miedo tan grande.
Ya no quiero ir a tierras lejanas ni a ningún sitio, Te lo suplico Señor, Te lo suplico Padre mío.
(Alude el vidente a las órdenes que a. veces recibe él y otros videntes de viajar a diversos lugares y a otras naciones en plan de apostolado del mensaje del Palmar, cosa que obedecen pero siempre como a. regañadientes, por no ser de su agrado humanamente hablando. Continúa el vidente):
Déjame vivir conTigo y para TI, déjame Señor... si, amado mío.
Tu doctrina es sólo AMOR, es CARIDAD Y COMPRENSION, no ODIO, NI RENCORES NI VIOLENCIAS, sólo AMOR, Señor.
Señor, si nos falta Tú, nos falta todo.
Señor, da fortaleza a Tu IGLESIA, arroja al enemigo de ELLA, para que cuando vayamos a recibir TU CUERPO; el pan de cada día, que Te recibamos a TI, Padre mío, QUE NO RECIBAMOS EL FALSO PAN QUE NOS OFRECEN MINISTROS TUYOS HOY... no, Padre mío, y sé que no son todos, pero los que siguen Tu palabra, Tus mandatos divinos, están aterrorizados porque son muchas las cosas que confunden a unos y a otros, Señor.
Señor: El que conduce la Barca de Pedro lanzará pronto una orden que negará la comunión a. todo aquel que se atreva a distribuir Mi Cuerpo sin tener las manos consagradas.
El que no acate las órdenes del que conduce la Barca de Pedro no será amado por Mi Padre... ni por Mí. tampoco
Sé que muchos de vosotros os ocultareis muy pronto en las catacumbas.
Algunos de vosotros seréis purificados por Mi Padre.
Mi Cuerpo será distribuido... con autorización del que conduce la Barca de Pedro.
Pepe: Señor, ¿falta mucho? ¿en que tiempo será, mi Señor? Dame esa alegría, porque quiero estar alegre conTigo.
¿Lo he de anotar o solamente quedará grabado en mi corazón, hasta que llegue el día en que Tú pronuncies la palabra: ¿AHORA ES EL MOMENTO?
Tomaré con alegría y con amor la palabra de Mi Dios y Señor, encima de todas las cosas de este mundo.
Señor: El alma que ama sólo tiene que rechazar al hombre sin luz, al hombre de las tinieblas.
Si un hermano viene a ti, abre tus brazos para él.
Si no tiene un trozo de pan para comer, dale del tuyo y entonces sabrás que es a Mí, a quien das de comer.
Si no tiene lecho donde descansar su cuerpo, deja el tuyo para que lo ocupe, ese que lo necesita.
Entonces sabrás que el Hijo de Dios llama a tus puestas y será socorrido con el amor de tu corazón.
Si rechazares a uno sólo de tus hermanos, te has rechazado a ti mismo y MI CORAZON ESTARA CERRADO PARA TI
Pepe: Padre mío, no me metas miedo... mi corazón esta abierto para todos.
Si cayera algún día, Señor, ayúdame a levantarme.
Dame fortaleza para vivir conTigo.
Dame amor para amar. Dame sufrimientos paro consolar al que sufre.
DANOS SANTOS SACERDOTES.
Pon alegría en nuestros corazones, no tristeza.
Señor: Os bendigo a todos, hermanos míos, vuestros sufrimientos unidos a vuestros problemas y a vuestros familiares los pongo ante Mi Madre María, Madre vuestra también y ahora marcho al Padre y os bendigo en el Nombre de Mi Padre, en el Mío y del Espíritu santo.
Pepe: Señor, yo Te bendigo por encima de todas las cosas.
Bendito el Nombre de Cristo en las alturas, en la tierra y en todos los lugares. Adiós, Padre mío, adiós.

DEL MENSAJE DEL DIA 2 de Julio. El Señor aparece a Cayetano ante la Cruz Blanca. Al final de éxtasis brota de labios del vidente esta oración que puede dar mucho que pensar:
Señor, danos luz para vivir contigo, danos amor para amar, danos oído para oír tus Palabras, alivio a los enfermos, danos el PAN de cada día, TU CUERPO, Señor, TU CUERPO, Padre mío, danos santos SACERDOTES... DA VIDA Y FORTALEZA AL QUE CONDUCE LA BARCA DE PEDRO, Señor, QUE NO DEJE EL VATICANO PARA GOBERNAR POLONIA
(El Señor le replica al vidente y éste exclama "ESAS SON TUS PALABRAS SEÑOR DEL OTRO DIA ¿Cómo un Papa puede dejar la Silla "gestatoria", mejor dicho, la Barca de Pedro, para gobernar un país?... Es más grande gobernar la CRUZ que una nación, Padre mío... (De nuevo arguye el vidente): Tú me lo has dicho, Señor y Tus palabras han quedado prendidas en mi corazón y tengo miedo por el que conduce la Barca de Pedro... (Se defiende el vidente): "Señor, no he hablado más que DOS PALABRAS, sólo dos palabras y NO HE DICHO EL SECRETO, Padre mío... NO ME REPRENDAS, Señor.
Perdóname Padre mío... si mis palabras y mi lengua han hablado MAS DE LA CUENTA, arráncamela Señor, porque yo solamente quiero servirte y amarte Padre mío; por siempre Te amo por encima de todas las cosas... Os amo, Os amo, Os amo... Qué angustia hay en mi, Padre mío.
Yugo
MENSAJE DE LA MADRE A PEPE CAYETANO
Cruz Blanca, 11 de Junio l983


Pepe: Atiendo Tus Palabras, Madre mía.
Madre: Grandes alborotos están ocurriendo en la población de Madrid.
Espero de vosotros, una vez mas, que oréis para que no caigáis en la tentación.
El hombre ha tomado la justicia por su mano y NO TIENE TEMOR A LA JUSTICIA DIVINA.
Si al menos se detuvieran los hombres, unos momentos …More
MENSAJE DE LA MADRE A PEPE CAYETANO
Cruz Blanca, 11 de Junio l983


Pepe: Atiendo Tus Palabras, Madre mía.
Madre: Grandes alborotos están ocurriendo en la población de Madrid.
Espero de vosotros, una vez mas, que oréis para que no caigáis en la tentación.
El hombre ha tomado la justicia por su mano y NO TIENE TEMOR A LA JUSTICIA DIVINA.
Si al menos se detuvieran los hombres, unos momentos y pensaran que sólo Dios es su Salvador... es la Justicia para todos.
Amar, Orar... para que la tentación no llegue a vuestros corazones.
LLORO LAGRIMAS DE SANGRE POR LA MUCHAS ALMAS QUE SE PIERDEN.
LLORO Y SEGUIRE LLORANDO HASTA QUE EL HOMBRE RECAPACITE.
Tened un poco de compasión de Aquel que tomó la CRUZ, por la salvación de todos vosotros.
José, hijo muy amado de Mi Padre y Padre vuestro, diles a tus hermanos que EL CASTIGO AVANZA MUY DEPRISA.
Esperabais el MILAGRO... no es así... porque el MILAGRO lo hubieseis ganado con las lágrimas del arrepentimiento y amor.
Pero no es Mi deseo que lloreis por el milagro, no, llorad, llorad por vuestras faltas, pues bien te dijo Mi Hijo: "Reiné, reino y reinaré por encima de todas las cosas. MI TRIUNFO SERA EN ESTE SAGRADO LUGAR TAN PROFANADO POR LOS HOMBRES, Y REGADO CON LAS LAGRIMAS DE LOS QUE ESTAN PREPARADOS PARA EL SACRIFICIO.
Amado hijo mío, grandes sufrimientos te esperan y sé, sin tú decírmelo, que los recibirás con gran alegría, porque sabes que te esperan los Brazos de Aquel que cargó con tus pecados.
Pepe: Sí, Madre mía, sí Madre mía
¿Quién eres Tú que tantas palabras maravillosas dices para mí, cosas que no merezco, Madre mía?
Amo a Jesús con todas mis fuerzas, amo a mi prójimo.
Sí Madre mía, en la tierra... en la tierra todo lo acepto con amor en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
(Siguen varios breves mensajes privados, muy personales y continúa la Madre):
El ESCAPULARIO, hijos míos.
SE PONDRAN TODOS, EL ESCAPULARIO.
Madre, es que Tú deseas que todos se salven ¿, verdad?
Madre: Dile a tu hermana M.R. que cuando uno se propone una cosa se consigue... ella quiere ser buena... que se niegue a si misma y se encontrará.
Todos seréis buenos cuando os améis los unos a los otros y cumpláis con todos los mandamientos de la. Ley del Padre.
FÁTIMA VA A SUFRIR.
LOURDES... la inteligencia del hombre, bombardeará la Iglesia.
Pepe: Madre María, Tú que eres la Reina y Soberana, Tú que todo lo puedes, pon paz en las naciones y que venga el fuego purificador a la tierra, para que todos unidos podamos ser EL REBAÑO DE CRISTO NUESTRO SALVADOR, JESUCRISTO, TU HIJO, y TU QUE SEAS LA PASTORA DIVINA que nos cuida del lobo que nos acecha en cada momento de nuestra existencia
Gloria a Dios en las alturas y a Ti, Reina y Soberana.
Míranos a todos con cara de alegría y no de tristeza.
Danos a Cristo para vivir con Cristo.
Danos paz a todo el mundo, al bueno y al malo, al bueno hazlo más bueno y al malo, hazlo bueno, para que todos estemos unidos contigo... y Tú... NO LLORES MAS LAGRIMAS DE SANGRE, porque esas lágrimas que traes en tu rostro, Madre mía, penetran en lo más profundo de mi alma.
Madre mía, si Tú lo tienes todo, no tienes porqué llorar, porque lo tienes todo allá arriba.
Madre: Me faltáis vosotros, hijos míos, vosotros sois los que me faltáis para, ser dichosa, hijos míos, para estar gozosa en el Reino del Padre.
Pepe: Madre mía. ¿qué quieres que hagamos?, dímelo y yo se lo diré a mis hermanos y todos lo haremos, Madre.
Madre: Una sola cosa, QUE OS AMEIS Y QUE OS PERDONEIS UNOS A OTROS.
Pepe: Que nos amemos y que nos perdonemos...
Madre: No hay una. sola alma entre vosotros, que no tenga una pequeña cosa...
Pepe: ¿una pequeña cosa?...
Madre: ... que no turbe vuestro corazón impidiéndoos amaros y perdonaros.
Pepe: Pero, ¿porqué, porqué, Madre mía?
No Te entiendo Madre mía... ¿Tú quieres que oremos?, pues oraremos. ¿Tú quieres que nos amemos unos a otros?, pues nos amaremos siempre, pero por favor, Madre mía, NO LLORES, vente conmigo a mi casa, allí estarás conmigo y nadie Te molestará... ¿que no eres sólo mía?... ¿que eres de todos?... y sin embargo ¿aceptas pasar todos los sufrimientos?...
Perdóname Madre por lo que voy a decirte... no sé si eres buena o eres... perdóname ¿eh?... tonta, porque para, aguantar tanto...
Madre: Por AMOR, hijo mío, por AMOR.
Pepe: ¿Por Amor aguantas? ¿por la salvación de todos tus hijos?
Madre: Muchos aún no Me conocéis, aunque conocéis a Mi Hijo.
Mi Hijo Me reconoce a Mí, como vosotros Me reconoceréis algún día, porque DESPUES DEL CASTIGO VENDRA EL GRAN MILAGRO Y LA PURIFICACION DE LA TIERRA.
Para ti, hijo mío, he preparado un pequeño rinconcito, para que contemples el CASTIGO DE LA DESOBEDIENCIA DEL HOMBRE.
Pepe: Madre mía, María: si mis hermanos han de sufrir, quiero sufrir con mis hermanos parar MAYOR GLORIA DE DIOS... pero que se haga como Tú quieras, que se haga siempre la Voluntad de mi Señor, siempre.
Madre mía, ¿cuando vas a venir otra vez?
Madre: El próximo día 13, estaré contigo y con todos vosotros.
Pepe: ¿El día trece?
Madre: Sí, hijo, mío, pues ese día se cumplirán los quince años de la primera vez que Me viste en este SAGRADO LUGAR y muchos más años, desde que Me viste en OTRO LUGAR, que NO FUE ESTE.
Pepe: ¿Adónde, Madre mía?
Madre: En el Colegio de los Hermanos del Sagrado Corazón de Jesús, en PUENTE GENIL, Hermanos de la Doctrina de Cristo, de...
Pepe: ¿de la qué?
Madre: De Lasalle
Pepe: Madre mía, yo tenía entonces dieciséis años y tengo ahora cuarenta y ocho cumplidos... yo no puedo acordarme de tal cosa, Madre, ya que tan buena memoria tienes, Madre mía, porque no dices también mis pecados, que han sido muchos de todas las maneras.
Te he ofendido a Ti, he ofendido a mi Señor... elevaré el amor de mi corazón al Padre.
Madre: Diles a tus hermanos, que les abrazo a todos y que este abrazo que les doy, es para que recuerden que MIS BRAZOS ESTAN EXTENDIDOS SIEMPRE A TODO EL QUE QUIERA BUSCAR EL REFUGIO DE AMOR, EN MI CORAZON INMACULADO.
Voy al Padre y os bendigo en el Nombre del Padre, de Mi Hijo Divino y del Espíritu Santo.
Contemplaros ahora unos a. otros tal como estáis en estos momentos, porque muchos de vosotros estaréis conmigo unidos con la ORACION Y EN LA PENITENCIA.
Yo os enseñaré el CAMINO, que todavía no habéis encontrado. OS AMO... AMAD A MI HIJO Y SED OBEDIENTES A VUESTRA IGLESIA QUE ESTA SUFRIENDO HORRORES, POR LAS MUCHAS LIBERTADES Y CONTRADICCIONES DE LOS PROPIOS OBISPOS QUE ELLOS HAN PUESTO EN LA IGLESIA.
Pepe: Madre mía, esta noche me dejas en una tristeza muy grande, porque yo esperaba alegría de Ti, Madre mía y VUESTRA SANGRE, VUESTRO ROSTRO ENSANGRENTADO ME HA PARTIDO EL ALMA.
Madre mía, quiero unirme al dolor contigo... Danos luz para ver el Camino de Dios

N.B. El vidente estuvo contemplando constantemente e Rostro de la Madre, surcado por Lágrimas de Sangre que trotaban de sus ojos. A ello alude el vidente en sus últimas frases.
One more comment from Yugo
Yugo
141 Visiones de María Valtorta - El Evangelio como me ha sido dado
adeste fideles likes this.