Clicks6

Una hermosa historia!

P.Elia
Una hermosa historia! Solemnidad de la Santísima Trinidad, 16 de Junio 2019 Queridos hermanos y hermanas, el primer misterio de nuestra increíble y maravillosa fe cristiana, es decir, el misterio de …More
Una hermosa historia!
Solemnidad de la Santísima Trinidad, 16 de Junio 2019


Queridos hermanos y hermanas, el primer misterio de nuestra increíble y maravillosa fe cristiana, es decir, el misterio de la Santísima Trinidad, un Dios en tres personas, Dios no lo reveló sentado, como haría un catedrático detrás del escritorio, sino que lo reveló a través de una hermosa historia, la historia de la salvación que nos es comunicada a través de la Santa Biblia y la tradición de la Iglesia, interpretada con autoridad por el Magisterio de la Iglesia.

Dios crea, a partir de un hombre y una mujer, Abraham y Sara, ya viejos y, además, marcados por la muerte, el pueblo judío, y se revela a sí mismo como el Creador providente de todo el universo de una manera particular del hombre creado en su Imagen y semejanza, varón y mujer.

Durante una historia que duró aproximadamente 2000 años, Dios se revela al pueblo elegido como un Padre amoroso, justo y cercano para protegerlo y guiarlo hasta la tierra prometida que era solo una "figura" de la verdadera Patria de nosotros los cristianos es decir el Cielo.

En la plenitud del tiempo, envía a su único hijo, Jesús, quien, haciéndose hombre en el vientre más puro de María, realiza el plan del Padre sobre el hombre, abriéndonos la "puerta" de la Vida Eterna.

De hecho, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, (este es el segundo misterio principal de nuestra fe), hijo de Dios y María, por los méritos de su vida, pasión, muerte y resurrección, y ascensión al Cielo nos merece el primer Don, ósea , el Espíritu santo quien es encargado de llevar a cabo Su obra de Redención. Por esta razón, queridos hermanos y hermanas, llenos de gratitud, nosotros los cristianos no dejamos de repetir con alegría, junto con toda la Iglesia: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.