Clicks3.3K

El Espíritu Santo y la carne, dos puntos opuestos.

El Apóstol San Pablo nos invita a morir a las obras de la carne para alcanzar la vida eterna: “Si viven según la carne morirán, pero si con el espíritu hacen morir las obras del cuerpo vivirán.”